Crítica | "Deadpool 2": La risa afilada

La nueva historia del personaje de Marvel se burla de varias cosas (en especial de las películas de superhéroes), con el mismo estilo ultraviolento de la primera parte.

El estreno de "Deadpool 2" ha confirmado la supremacía de las películas de superhéroes en la taquilla mundial. | Fuente: 20th Century Fox

"Deadpool 2" es un mezcla de tres tipos de película: la comedia políticamente incorrecta, que no teme ser irrespetuosa y que no deja bien parado a nadie, la película de violencia coreografiada y con escenas gore, y por supuesto la cinta de superhéroes. Una combinación de la serie animada "Family Guy", "Kill Bill" y "X-Men". O algo así. 

Entre las películas de superhéroes, no hay otra que se parezca a las de Deadpool. Un personaje que le habla directamente al espectador con un tono ligero, en doble sentido, haciendo referencias todo el tiempo a la cultura pop (películas, canciones, cómics, celebridades, etc.) y que logra crear una conexión con el público que es consumidor habitual de estos productos. El interés se mantiene porque cada frase o acción del personaje puede ser una sorpresa. Así que quien sepa poco de esto puede quedar fuera de lugar, confundido por los múltiples nombres y apariciones que hay en la película.

 

Lo original no esta en su trama: Cable (Josh Brolin), un guerrero que ha viajado desde el futuro, quiere matar a un muchacho con poderes mutantes, y Deadpool deberá evitarlo. La película se sigue con interés por lo que sucede en cada escena, en lo que va desde lo violento a lo escatológico, desde la acción al disparate, desde lo cursi a lo sexual. "Deadpool 2" es una película que cruza los límites en lo expresívo (aunque nunca en la manera de contar), con un héroe no apto para menores de edad y al que le pesa tener los poderes de curarse de inmediato, de que nada lo pueda matar.

El director David Leitch, quien también hizo la primera parte de "John Wick", aprovecha lo mejor de las escenas de acción ─en especial en la larga secuencia de persecusión por la ciudad─ pero lo que gana en la película es el chiste. Por partes da la sensación de que a los guionistas se les ocurrió primero eso que provocara carcajadas y luego vieron dónde encajarlo.

Aunque en su tramo final llega algo agotada de emociones y de hilaridad, la película destaca en gran parte por el actor Ryan Reynolds, quien luego de haber sido Linterna Verde en el cine, encontró en Deadpool a un personaje que ahora es indesligable de sí mismo.

 

Valoración: 3.5/5


¿Qué esperar?: Una película divertida, con buenas escenas de acción, aunque podría empalagar que cada minuto quiera convencerte de lo graciosa que es. Atento a lo que los personajes dicen en inglés, porque en la versión subtitulada algunas referencias de Estados Unidos han sido cambiadas por latinoaméricanas. No se pierdan su segunda escena poscréditos que es insuperable. 

0 Comentarios
Valora la nota:Crítica: "Deadpool 2", una comedia afilada y violenta
¡Excelente!
Valoración Total
5/5
¿Qué opinas?