Crítica | La Mujer Maravilla: ella sí puede

El personaje de los cómics que se convirtió en ícono del poder femenino reaparece en una película que emociona, entretiene y supera las expectativas.

Título original: Wonder Woman| Directora: Patty Jenkins | Año: 2017 | Duración: 140 minutos | Fuente: Warner Bros. Pictures /New Century Films

La Mujer Maravilla (Wonder Woman) funciona muy bien como historia de origen de la superheroína. Es un recuento de cómo la princesa Diana -hija de Hipólita, la reina de la amazonas guerreras- es criada en una tierra de mitos y fantasías, pero al crecer y salir a la realidad debe hacerle frente a un mundo de dominio masculino, caos y guerra permanente.

Diana (Gal Gadot) ha crecido con la historia de que el dios Zeus creó a las amazonas para evitar que Ares, el dios de la guerra, destruya al mundo. Y entonces se entrenará y asumirá como una misión de vida que cuando este aparezca otra vez, ella deberá combatirlo. Un espía (Chris Pine) que escapa de las fuerzas alemanas llegará accidentalmente a la isla de las amazonas con noticias de la gran guerra -la Primera Guerra Mundial- y Diana se ofrecerá a acompañarlo para encontrar a Ares, porque asume que es él, quien controla ese gran conflicto.

A partir de allí todo para Diana será una historia de descubrimiento frente a su visión inicial un tanto ingenua. Conocerá que en el mundo real hay lugares a los que las mujeres no pueden entrar o que ellas deben vestir trajes grandes e incómodos. Es decir, se topará con una serie de barreras sociales y jerarquías de género que le parecerán sin sentido.

Es claro el tema del empoderamiento femenino, pero está bien dosificado en el guion para que no se sienta solo como un discurso feminista y aleccionador. La directora Patty Jenkins tiene claro que esta es una historia de aventuras, de espías y soldados tratando de cumplir una misión (detener los gases tóxicos que preparan los alemanes), pero es una misión encabezada por una mujer que dice que sí puede hacerlo, y que es tan capaz de seducir, alzar la voz y pelear. La imponente Gal Gadot cumple aquí con todos los matices del personaje principal.

La película tiene también momentos menos logrados y algo redudantes, por lo que la cinta pudo ser menos extensa. Por ejemplo, pasa mucho tiempo y explicaciones en el trayecto de Diana hacia su primer gran combate. Y también es notoria la falta de un mejor acabado en los efectos digitales de algunas secuencias y la banda sonora, casi permanente, estorba en diversas situaciones y enfatiza lo que no hace falta. Tiene también algo del toque excesivo de Zack Snyder (inevitable porque es el productor) en el combate final, pero que no resiente el resultado en general. 

La Mujer Maravilla es la más Marvel de las películas de DC Comics. Al contrario de las tres anteriores películas de este universo -El hombre de acero, Batman vs Superman y Escuadrón Suicida-, que pretendían tan oscuras, pero que terminaban siendo caóticas, con momentos que rozaban el ridículo y con puntos débiles en su guion, en La Mujer Maravilla nada es aparatoso sino lineal, con espacios para el humor y para aligerar las tensiones del relato, y en especial la acción y el entretenimiento están siempre en el centro de la historia. Y también es muy Marvel porque como está desarrollado el personaje de la Mujer Maravilla es inevitable relacionarlo con el Capitán América, como figura icónica -incluso santa- que traspasa las trincheras y guía a las tropas en el campo de batalla.

La siguiente película donde aparecerá La Mujer Maravilla será La Liga de la Justicia. Se estrena en noviembre. | Fuente: Warner Bros. Pictures/ New Century Films
0 Comentarios
Valora la nota:Crítica | ¿Por qué nos ha gustado La Mujer Maravilla?
¡Excelente!
Valoración Total
5/5
¿Qué opinas?