Crítica | "Tomb Raider": La aventura incompleta

Aunque la energía de Alicia Vikander domina la película, su guion tan predecible naufraga como tantas adaptaciones de videojuegos en la pantalla grande.

Título original: Tomb Raider | Director: Roar Uthaug | Año: 2018 | Duración: 122 minutos | Fuente: Warner Bros. Pictures

Las historias de los cómics han funcionado bien en el cine, y no solo las de superhéroes. No ha pasado lo mismo con los videojuegos adaptados a la gran pantalla con actores reales. Ni "Super Mario Bros.", "Street Fighter", "Resident Evil" o "Assasin's Creed", por citar algunos ejemplos, han sido buenas películas para el público o para la crítica. Será que no funcionan porque guionistas y directores quieren imitar el vértigo interactivo de jugar cuando el espectador de cine solo va a ver, o porque tratando de ser complejos no encuentran la esencia de historias que en apariencia son sencillas. La película más fiel a un videojuego tendría que tener solo escenas de acción, sin pausas ni reflexiones, pero eso seguramente no calificaría como una buena película porque narrativamente estaría muy limitada. Quizá lo mejor no sea seguir adaptando videojuegos a películas sino a series donde funciona el mismo mecanismo de superar largas etapas como episodios o temporadas, y sobra tiempo para desarrollar personajes. El debate tiene para largo.

Por estos días se ha estrenado una nueva adaptación al cine del videojuego "Tomb Raider", con la actriz Alicia Vikander en el papel de la heroína Lara Croft. Recordemos que Angelina Jolie ya había interpretado al personaje en dos películas estrenadas en el 2001 y 2003. Lara Croft es una versión femenina de Indiana Jones, y por eso importa cómo se desarrolla la aventura en la búsqueda de un tesoro perdido, enfrentando a villanos que también quieren poseerlo. Esta nueva película es una historia de origen del personaje. Lara Croft descubre secretos en el pasado de su familia y asume la misión de descubrir qué le pasó a su padre, un millonario e investigador de culturas y mitologías que desapareció una década atrás, y para eso viaja a una remota isla en Asia.  

 

"Tomb Raider" cumple a medias con entretener, sobre todo por algunas de sus escenas de acción. Una de ellas en especial, en la que Lara Croft debe escapar de una catarata, está muy bien resuelta porque se siente el peligro de enfrentar a la naturaleza. Pero en general su guion carece de verosimilitud, por más que esta sea una película con personajes estereotipados y sin mayores pretensiones dramáticas. El punto más notorio es lo poco creíble que resulta que el personaje de Lara Croft pueda hacer todo lo que vemos. Al inicio de la cinta aparece como una aguerrida peleadora de gimnasio, luego compite en una carrera de bicicletas, hay un flashback en el que vemos cómo practica tiro con arco cuando era niña. Y solo con eso luego es capaz de enfrentarse a hombres más fuertes y armados, escapar de diversas trampas, y seguir pistas complejas como la más experimentada de las exploradoras.

Un guion tan convencional no le aporta nada a una historia de aventuras en la que debería primar lo impredecible y sobrar emociones, pero aquí eso es lo que hace falta. Uno extraña lo muy creativas y divertidas que eran las trampas y obstáculos que debía atravesar Indiana Jones para cumplir con su misión. Lo mejor de la película es Alicia Vikander, quien con su presencia física y energía logra imprimir carácter a un personaje valiente, pero también vulnerable.

 

Valoración: 2.5/5

¿Qué esperar?: Una película para pasar el rato comiendo canchita (si logras entrar con ella).

0 Comentarios
Valora la nota:Crítica: "Tomb Raider", la gran heroína de los videojuegos volvió al cine
¡Excelente!
Valoración Total
5/5
¿Qué opinas?