Las tragedias en la saga de Asgard

Una de las historias más trágicas en Saint Seiya.

Muy triste | Fuente: Youtube

En todo el universo de Saint Seiya existen historias de los personajes que lo dejan a uno con un nudo en la garganta. La saga de Asgard tiene personajes con pasados desgarradores, que sufren muertes aún más tristes. Repasemos un poco el antecedentes de cada uno de los 7 Dioses Guerreros que servían a Hilda de Polaris y a su hermana Flare.

Thor de Phecda Gamma: este gigante de corazón noble fue una persona muy humilde, situación que lo llevó a tener que cazar para poder comer. En una de sus expediciones en busca de alimento llegó a conocer a Hilda, quien curó las heridas de Thor, que quedando este último impactado por el noble corazón que poseía la representante de Odín en la tierra.

Fenrir de Alioth: según nos cuentan en la saga de Asgard, Fenrir vivió la traición de los humanos cuando era niño. Presenció cómo sus padres morían a manos de un oso. El enorme animal no pudo matara a Fenrir, porque fue defendido por una jauría de lobos, que se volvieron la nueva familia de este gran personaje.

Hagen de Merak Beta: el pasado de Hagen, más que trágico, fue duro. Vivió en el palacio junto con Hilda y Flare, prometiéndoles a ellas ser el más fuerte para siempre protegerlas, promesa que lo llevó a entrenar muy duro, incluso a altas temperaturas dentro de una cueva ubicada en Asgard.

Mime de Benetnasch Eta: aquí si nos encontramos frente a una tragedia, ya que Mime desde que fue un bebé que vivió junto al que consideraba su padre, Folkell, que era reconocido como un gran héroe de Asgard y quien además lo entrenó para convertirse en un Dios Guerrero. Sin embargo, cuando Mime era aún niño, encontró un pendiente con las fotos de dos personas, enterándose luego que ellos eran sus verdaderos padres, ambos asesinados por el propio Folkell. Luego de conocer esto, Mime decidió acabar con la vida del asesino de sus padres. Más adelante nos enteramos que Folkell realmente quería y protegía a Mime como su verdadero hijo.

Alberich de Megrez Delta: este personaje no tuvo un pasado trágico. Por el contrario, provenía de una familia muy reconocida en Asgard y eso lo hacía sentir mejor que sus compañeros. Alberich no poseía muchas habilidades físicas, sin embargo su arma secreta era su propio cerebro. Por eso era considerado “el cerebro de Asgard”.

Syd de Mizar Zeta: en este caso la peor parte la llevó su hermano gemelo, Bud de Alcor Zeta, quien fue separado de Syd debido a una creencia en Asgard de que los gemelos traían desgracias, regla que tuvieron que cumplir sus padres y separarlos al nacer. Un día, cuando Bud cazaba un conejo, conoció a Syd, quien a cambio de la vida del animal le entregó una Daga, la que era idéntica a la que él poseía.

Siegfried de Dubhe Alfa: el pasado de este Dios Guerrero fue similar al de Hagen, ya que también vivió en el Palacio de Hilda con algunas comodidades, siendo fiel protector de ella. Siegfried es elegido como Dios Guerrero de Dubhe y representa a la Estrella Alpha, dentro de la Osa Mayor.

Les dejo el fanpage de El Cuarto de Seiya por si tienen algún pedido o duda.

Finalmente, los invito al Museo de Saint Seiya donde estoy presente todos los fines de semana. 

Y tú, ¿has sentido el poder del cosmo? 

¡Nos leemos!

Los enemigos del polo norte | Fuente: Google imágenes
¿Qué opinas?