La serie de Netflix está desarrollada por diversos estudios de animación. | Fuente: Netflix

Ayer pasé la tarde viendo la primera temporada de Castlevania, la nueva serie de Netflix basada en el popular videojuego de Konami. Debo admitir que me gustó mucho, aunque me quedé con la sensación de estar frente a un globo de ensayo más que ante una producción hecha y derecha.

La producción de Netflix está claramente inspirada en el videojuego Castlevania III: Dracula's Curse (aparecido en 1990 para la Nintendo) y narra las aventuras del cazador de vampiros Trevor Belmont en su lucha contra Drácula.

Acá creo que la serie -la primera inspirada en el videojuego- parte con cierta ventaja, ya que puede narrar en detalle un argumento que en el videojuego no se trató a profundidad. Se puede construir mejor a los personajes y llenar cabos de un guión que en su momento no fue explotado.

Me gustó que la serie se haya abordado de manera madura, mostrándonos sin tapujos la violencia de la época y las taras de una sociedad sometida a la religión. Esto se complementa con unos diálogos arriesgados, cargados con ironía y humor negro. Por ahí leí que hay cierta inspiración en la serie Juego de Tronos, pero como no la he visto no puedo dar valía a tal analogía.

Pero como adelanté líneas arriba toda la producción me pareció un globo de ensayo. Fueron apenas cuatro capítulos de poco más de 20 minutos de duración cada uno. Más parecía una suerte de introducción a la serie. Eso sí, la producción pasó la prueba, ya que a poco después de su estreno Netflix confirmó una segunda temporada con el doble de capítulos.

Este es el teaser de la serie Castlevania, con la consola Nintendo de protagonista. | Fuente: Netflix

Pese a lo dicho, quedé más que conforme con la serie Castlevania y aguardo con expectativa la segunda temporada. Lo que sí lamento es que el éxito de la serie contrate con la actualidad de la saga de Konami, de la que casi no tenemos novedades -salvo anuncios de máquinas pachinko en Japón- desde el discreto Lords of Shadow 2, lanzado hace más de tres años.

Recientemente vimos cómo Konami era una de las vedettes de la Super Nintendo, desarrollando o publicando varios videojuegos de calidad para esta plataforma. Sin embargo, los tiempos han cambiado y la todopoderosa Konami es una sombra de lo que fue, enfocando hoy los esfuerzos en Pro Evolution Soccer y en el anecdótico Metal Gear Survive.

Cierro el post, pero quisiera saber su opinión: ¿qué les pareció la serie de Castlevania?, ¿quedaron con ganas de más?, ¿también lamentan el presente de la saga de Konami?

0 Comentarios
Valora la nota:El Castlevania de Netflix nos recuerda el mal momento del videojuego
¡Excelente!
Valoración Total
5/5
¿Qué opinas?