La remasterización de Grim Fandango llegó para PlayStation 4 en 2015. | Fuente: PlayStation

En la generación pasada se pusieron de moda las reediciones HD. Se relanzaron con mejoras gráficas -con mayor o menor éxito- decenas de juegos de PlayStation 2 o de la Xbox original. Hasta Nintendo se subió al coche pero en menor medida que sus competidores.

Los años pasaron y la nueva generación adoptó esta moda como un estándar, al punto que a la fecha no hay evento en el que no se anuncie una nueva remasterización, remake, etc. El 2014, The Game Awards incluso tenía una categoría exclusiva para premiar a estas producciones. Y basta ver los catálogos de las actuales consolas para notar que esto de las reediciones es un negocio lucrativo y que no tiene visos de terminar.

Sé que hay muchos detractores de esta política, y muchos culpan a los remakes/remasterizaciones de la falta de nuevas IP o nuevas producciones. Pero una cosa no guarda relación con la otra. Hay estudios dedicados exclusivamente a lavarles la cara a los viejos títulos, para que corran en las actuales consolas.

Yo particularmente no estoy en contra de estas reediciones, y las veo como una alternativa para quienes no tuvieron la oportunidad de jugar el original en su momento. O también es una chance de volver a jugar títulos que por algún motivo ya no puedes jugar actualmente (se malogró tu consola, la vendiste, el juego se rayó, etc.).

La reedición de Mario Kart 8 para Nintendo Switch ha sido bien recibida por los fanáticos. | Fuente: Nintendo

Para las compañías, este rubro no solo sirve como una vía de ingresos con poca inversión (trabajar en una reedición tiene un presupuesto ínfimo comparado con una nueva IP), sino también para medir el mercado y ver si es rentable revivir o continuar con alguna saga (cof cof Crash Bandicoot cof cof).

Sin embargo, sí creo que esto de las remasterizaciones tiene un riesgo. Y es que no todos los juegos envejecen bien. Hay muchos títulos que, con el paso de los años, están desfasados, no solo a nivel gráfico sino a nivel jugable (lean mi análisis del remaster de PaRappa The Rapper Remastered). Como me dijo mi buen amigo Enrique ‘Junior’ Martínez, de Cultura Parallax, a veces la memoria es traicionera y esta suele ocultar las cosas negativas de algo que creíamos casi perfecto.

Estas remasterizaciones me permitieron jugar muchos títulos que en su momento no jugué, como Resident Evil Zero o Metal Gear Solid: Peace Walker, por mencionar solo un par. Por ello, mi recomendación para todos es que vean estas reediciones como una alternativa, y sáquense de la cabeza de que son las culpables de la falta de nuevos juegos. Esa es harina de otro costal.

0 Comentarios
Valora la nota:La generación de las reediciones, remasterizaciones, remakes y afines
¡Excelente!
Valoración Total
5/5
¿Qué opinas?