Crash Bandicoot N. Sane Trilogy fue puesto a la venta el pasado 30 de junio en exclusiva para PlayStation 4. | Fuente: Activision

“Activision nos trae un gran éxito del pasado”, se escucha apenas iniciamos el juego. “Desarrollado por Vicarious Visions”, continúa la voz en off, para luego rematar con el nombre del gran protagonista: “¡Es Crash Bandicoot!”. Así es, camaradas, el marsupial más querido del mundo de los videojuegos está de regreso, y de qué manera.

Los fanáticos celebraron el anuncio de esta reedición -o remake (de eso hablaremos más adelante)-, pero también había temor sobre lo que podría significar traer al presente un juego de hace más de veinte años. Sin embargo, creo que los neoyorquinos de Vicarious Visions han tomado las decisiones correctas.

Este el es tráiler de lanzamiento de Crash Bandicoot N. Sane Trilogy. | Fuente: Activision

Lo bueno
¿Qué es Crash Bandicoot N. Sane Trilogy?, ¿un remake?, ¿una remasterización? Pues ni uno ni otro, al menos no completamente. La propia Vicarious Visions utiliza el término “remaster plus” para referirse a esta trilogía, ya que -según explicaron- utilizaron el mapa de diseño original de Naughty Dog para reconstruir el juego.

Con esta base, trabajaron los demás elementos, como las animaciones de Crash, la ambientación y el diseño de los enemigos, manteniéndose casi inalterables las mecánicas y la jugabilidad (en esta nota los pequeños cambios en detalle). Sin embargo, basta una comparación entre el original con la reedición para darnos cuenta que la esencia se ha mantenido.

Acá surge un debate en torno a la dificultad del juego. Apenas tuve la trilogía en manos, sentí de sopetón el golpe de los años. Crash Bandicoot y sus secuelas son juegos a la vieja usanza, títulos que exigen bastante del jugador, pero que resultan sumamente gratificante. No faltaron en la prensa internacional las alusiones a la saga Dark Souls, pero eso me parece algo sobredimensionado.

En el fanpage del blog compartí esta sensación y hubo consenso en que los actuales títulos suelen ser muy ‘amigables’ con los gamers, al punto de menospreciarlos. Ahora, hay reportes de pequeños cambios que pueden hacer un poco más complicada la experiencia (los bordes no son completamente planos), pero esto no cambia el hecho de que el juego desde siempre exigió suma precisión y concentración para superar un nivel. No exagero al decir que hay misiones que debo haber repetido hasta 20 veces antes de encontrar la maña y superarlas.

Eso sí, el reto no se limita solo a terminar el juego, sino en conseguir todos los secretos. Obtener todos los coleccionables (y con ello el preciado Trofeo de Platino) es un reto reservado solo para unos cuantos elegidos.

Los juegos de esta trilogía tienen algo que la mayoría de títulos actuales adolece: la rejugabilidad. No solo querremos seguir jugando para desbloquear los secretos, sino que también tenemos retos para terminar las fases en el menor tiempo posible. Al tener los mejores registros, podemos poner nuestros nombres y dejar bien en claro quién tiene el récord.

Como cierre, quisiera decir que este es uno de los recopilatorios más completos que hay en el mercado. Cuando se estrenó el remake de PaRappa The Rapper, cuestioné que solo se nos dé el primer juego, teniendo en cuenta lo que estábamos pagando por él. Pero en este caso tenemos los tres primeros juegos de la saga Crash Bandicoot -rehechos casi desde cero- a un muy buen precio ($40, en Estados Unidos).

Acá una comparativa entre el juego original y su reedición, lanzada 20 años después. | Fuente: IGN

Lo malo
Si bien destaqué la dificultad de Crash -y el reto que puede significar-, eso no oculta el hecho que el juego tenía falencias propias de la época en la que se lanzó. Acaso no es un plataformas del todo pulido en cuestión de precisión, control de saltos y manejo de físicas. Y esto no ha cambiado con el remake.

Ojo. Esto no estropea la experiencia ni significa que el juego sea difícil por sus falencias, sino que demanda del jugador entender estas características y adaptarse para poder sobrellevar el reto. Estoy seguro que la gente de Vicarious Visions es consciente de esto, pero mantuvo estas características en favor de una reedición más fidedigna.

Pese a esto, el remake sí ha incluido algunos cambios para hacer más llevadera la experiencia. Por ejemplo, si perdemos mucho en un lugar, mágicamente aparecerá una caja de checkpoint para no tener que repasar toda una sección del nivel. También hay pequeñas ayudas como reiniciar un nivel con una máscara Aku Aku o que de la nada aparezcan vidas extras en nuestro camino.

Entre las cosas que no aparecen en el juego respecto al original, lamento la ausencia del clásico menú para poder ingresar códigos (¡las vidas infinitas!). También se echó en falta una opción para editar el idioma del juego (para jugarlo en su idioma original hay que editar el idioma de la consola).

Algo que casi todas las reediciones o remakes tienen es la posibilidad de jugar el título original, para poder darnos una idea de cómo era el producto antes. En esta trilogía, no hay tal opción. De hecho, casi no hay referencias a los juegos de los noventa, salvo ver al Crash original al inicio (más que nada para restregarnos en la cara todo el trabajo hecho) y a algunas frases que aparecen en los tiempos de carga que nos recuerdan que podemos jugar con la cruceta del joystick para probar la jugabilidad clásica.

La trilogía incluye algunas novedades interesantes, como poder jugar con Coco la mayoría de misiones de los dos primeros juegos. | Fuente: Activision

Lo feo
Haber tenido que esperar tanto tiempo para poder tener a Crash de regreso. Cuando redacté este análisis, la trilogía ya mostraba buenos resultados de ventas y por ahí se rumorea que llegará a otras plataformas (es exclusivo de PlayStation 4). Espero que esta buena recepción en las ventas incentive a Activision a lanzar un nuevo título.

Conclusión: Crash Bandicoot y sus secuelas han sabido sobrellevar el paso de los años, acaso trascendiendo y mostrando a las nuevas generaciones cómo eran los juegos antes. Este ‘remaster plus’ está lejos de ser un producto perfecto y, como digo en el análisis, arrastra varias taras del original, pero eso no quita que es un juego sumamente entretenido y un reto altamente atractivo. Si tienes una PlayStation 4, no dudes en comprar esta trilogía.

Y ustedes, ¿ya jugaron Crash Bandicoot N. Sane Trilogy?, ¿lo recomiendan?, ¿qué recuerdos tienes del original?

0 Comentarios
Valora la nota:Lo bueno, lo malo y lo feo de Crash Bandicoot N. Sane Trilogy
¡Excelente!
Valoración Total
5/5
¿Qué opinas?