Gran Turismo Sport salió al mercado el 17 de octubre, en exclusiva para PlayStation 4. | Fuente: Polyphony Digital

Pese a ser una de las franquicias estrella de PlayStation, Gran Turismo (Polyphony Digital) estuvo alejada de los reflectores por varios años. La última aparición de la saga creada por Kazunori Yamauchi fue a fines de 2013, en PlayStation 3, y desde esa fecha mucha tela se ha cortado.

En estos cuatro años, no solo han aparecido buenos juegos de conducción, sino que sagas que antes estaban en un segundo plano han sabido repuntar y ahora son indiscutibles animadores del género.

Así que Gran Turismo regresa cuando la competencia está más dura que nunca. No solo está Forza Motorsport 7 sino que ha entrado a terciar Project CARS 2 con fuerza. ¿Será el retorno del rey? Tras varias horas al volante, creo que puedo dar una respuesta.

Gran Turismo Sport hace gala de un apartado jugable sólido, muy bien logrado. | Fuente: Polyphony Digital

Lo bueno
Gran Turismo Sport hace gala de un gran apartado jugable, con controles muy intuitivos y de fácil acceso. Creo que el juego bebe mucho de Gran Turismo 6, que era un buen simulador, pero con un control amigable para los recién iniciados en estas lides.

En Sport, las sensaciones son muy similares, incluso con asistencias en los frenos y en la dirección, que podemos activar para hacer aún más llevadera la experiencia. Eso sí, si buscamos la simulación más realista, podemos desbloquear todas estas asistencias y enfrentarnos al asfalto.

En este punto, huelga decir que siempre la experiencia es más rica con un timón y pedal, y para tal fin el juego es compatible con varias marcas del mercado. Eso sí, la experiencia con el joystick no es del todo deleznable.

A nivel gráfico, Gran Turismo Sport descuella. El diseño de los coches, sus interiores, el trabajo de la iluminación, la ambientación. Todo tiene un nivel altísimo: estamos acaso ante un nuevo referente de PlayStation 4 en este apartado.

El juego está extremadamente enfocado a ser una experiencia online, algo que lamentablemente acarrea polémicas decisiones (de las que hablaré en detalle más adelante). Sin embargo, hay muchas cosas por resaltar en este apartado.

En el multijugador, tenemos una amplia selección de competencias y eventos, a los que iremos accediendo después de una clasificación, que no solo está determinada por nuestras habilidades sino también por nuestra deportividad (o sea, si no hacemos trampa o provocamos accidentes).

El sistema pena severamente a los jugadores que entran con el único objetivo de malograrles la experiencia a los demás. Esto me parece saludable y espero que más juegos sigan ese ejemplo. También saludo la estabilidad del multijugador, casi sin problemas en todas las horas que jugué.

Finalmente quisiera resaltar el aparado sonoro. No solo han mejorado notablemente los efectos de sonido, el rugir de los motores, los frenazos en las pistas, sino que la selección de canciones es realmente llamativa. Aquí la saga ha mejorado mucho.

Gran Turismo Sport es compatible con PlayStation VR. No he probado esta opción, pero quienes lo han hecho destacan el buen trabajo en este apartado. Lamentablemente, el uso está limitado a carreras contra otro coche controlado por la IA del juego. Es un buen primer paso, pero creo que queda corto.

Los detalles interiores de los coches son abrumadores. | Fuente: Polyphony Digital

Lo malo
Las opciones offline (aunque decir ‘offline’ es un eufemismo) son pocas respecto a otros títulos del género, empezando por la ausencia de una campaña en la que podamos competir por un campeonato. En este rubro, Project CARS 2, por ejemplo, hace un muchísimo mejor trabajo.

El Modo Arcade engloba apenas carreras individuales y algunos retos, como contrarreloj y de derrape, pero nada que se asemeje a un torneo. Como dije líneas arriba, ahora todo eso lo vemos en el online del juego.

Tenemos el Modo GT, que se divide en otras tres opciones: escuela de conducción, reto de misión y experiencia en circuito. Pero esto no es más que una retahíla de misiones por cumplir, muchas de ellas de apenas segundos de duración. Acá es donde más se notan los excesivos tiempos de carga del juego.

En Gran Turismo Sport, tenemos poco más de 160 coches a nuestra disposición, y apenas 17 circuitos (con sus variantes). Esto puede quedar corto si lo comparamos con la competencia, pero en especial si lo comparamos con anteriores juegos de la saga, en los que la cantidad bordeaba fácilmente los mil vehículos.

En pocas horas podemos haber probado casi todas las pistas del juego (que se irán desbloqueando en la medida que subimos de nivel), pero lo más preocupante es que no podemos editar las condiciones climatológicas (así es, todas las carreras serán con el cielo despejado). Lo único que podemos cambiar es la hora en la que se desarrollará la competencia. Limitadísimo.

Si bien destaqué las bondades del apartado online, hay algunas ausencias que me dejaron con cierto sinsabor. Primero, para siquiera acceder deberemos ver obligatoriamente dos videos que explican la modalidad y nos incentivan al juego limpio. Pero lo más cuestionable es que no hay la posibilidad de jugar partidas rápidas. Solo hay un apartado en el que la comunidad crea competencias (también podemos crearlas nosotros) y nosotros podemos acceder a ellas.

El problema radica en que los usuarios tienen mucha libertad de creación y abundan las competencias con parámetros inverosímiles que nos alejan de probar una carrera casual, solo por diversión.

El Modo Foto de Gran Turismo Sport es plano, soso, restrictivo. Acá tenemos decenas de fotografías de paisajes. Nuestro trabajo se limita a elegir un coche y colocarlo sobre la imagen, y nada más. Puedes cambiar la orientación del vehículo, mover las llantas o encender las luces. Pero no puedes editar nada en la imagen de fondo, no puedes buscar otro ángulo, no puedes mover la cámara. Una modalidad que no da para más.

Gran Turismo Sport significa el retorno de la popular franquicia desde el 2013. | Fuente: Polyphony Digital

Lo feo
“Se requiere internet para acceder a la mayoría de funcionalidades”. Este mensaje/advertencia aparece en la portada del juego, y vaya que no mienten. Si no tienes conexión a internet, solo podrás acceder al Modo Arcade, jugar algunas carreras contra la IA, pero nada más.

No podrás acceder a las demás opciones offline ni siquiera al Modo Foto. De hecho, ni tus progresos se grabarán si es que no estás conectado a la red. En verdad, nunca me había topado con un juego tan restrictivo como Gran Turismo Sport.

El acceso a internet está lejos de ser un estándar ni siquiera en Estados Unidos, por lo que juegos con estas exigencias simplemente alejan al jugador. Basta que haya una actualización pendiente para que nos desconectemos y no podamos jugar casi a nada hasta que se haya completado la descarga.

Conclusión: Gran Turismo Sport busca que el jugador se comprometa e invierta horas de horas en ser el mejor. Está enfocado para ese jugador competitivo, que disfruta de retos online y que busca imponerse en este apartado. Pero eso tiene un precio: Gran Turismo se aleja en demasía la experiencia offline, menguada al mínimo, dependiente de una conexión a internet. No lo recomiendo.

Y ustedes, ¿ya jugaron Gran Turismo Sport?, ¿qué opinan del nuevo juego de Polyphony Digital?

0 Comentarios
Valora la nota:Lo bueno, lo malo y lo feo de Gran Turismo Sport
¡Excelente!
Valoración Total
5/5
¿Qué opinas?