Lo bueno, lo malo y lo feo de Mighty Morphin Power Rangers: Mega Battle

El blog Más Consolas analiza el nuevo videojuego de los Power Rangers, desarrollado por los peruanos de Bamtang Games.

Mighty Morphin Power Rangers: Mega Battle es un beat 'em up clásico, en el que debemos hacer frente a cientos de enemigos. | Fuente: Bandai Namco

La ignorancia es atrevida, reza el dicho. Y tiene mucha de razón. Hace unos meses, cuando se reveló el primer tráiler de la nueva película de los Power Rangers, me aventuré a decir que esa franquicia estaba muerta desde hace tiempo. Nada más equivocado.

Los Power Rangers es una de las franquicias más longevas, vigentes y rentables de la actualidad. Prueba de ello es que se acaba de estrenar su temporada 24 en televisión, y los productos relacionados a la saga representan millonarios ingresos para Saban. Sin mencionar la película hollywoodense en camino.

Sin embargo, muchos nos quedamos con la primera generación de Power Rangers, aquella que fue transmitida a mediados de los noventa en la televisión peruana. Eran épocas distintas, sin Internet ni cable masificado como hoy. No había muchas alternativas, ¿no?

Precisamente en base a esa primera generación de Power Rangers llega el nuevo videojuego de la franquicia. El título, que lleva el pomposo nombre de Saban's Mighty Morphin Power Rangers: Mega Battle, está publicado por Bandai Namco y fue desarrollado por los peruanos de Bamtang Games. Particular motivo para tener este videojuego en el radar.

Este es el tráiler de lanzamiento de Mighty Morphin Power Rangers: Mega Battle. | Fuente: Bandai Namco

Lo bueno
Creo que uno de los principales atractivos del juego es precisamente lo que mencioné en la introducción: la nostalgia. En Saban's Mighty Morphin Power Rangers: Mega Battle, tenemos no solo a los protagonistas originales, sino a sus clásicos enemigos, Rita Repulsa y Lord Zedd, así como a sus carismáticos secuaces.

También aparecen nuestros aliados Zordon y Alpha (con su “ayayayayay” marca de fábrica) y hasta Bulk y Skull, con su simpática melodía de fondo. Y es que las referencias nostálgicas no solo se basan a personajes o situaciones, sino también a las piezas musicales de la serie. Todo un acierto por parte del equipo de desarrollo.

Algunos escenarios tienen un diseño bastante destacable, como uno en el que peleamos sobre tablas en un extenso río y otro en el que -sobre un avión- tenemos que cuidarnos del fuerte viento. También hay misiones en las que peleamos en pleno tráfico y los coches se convierten en un aliado, pero también pueden acabar con nosotros si es que no sabemos esquivarlos.

Lo mejor del aparato jugable es cuando convocamos al poderoso Megazord para pelear contra enemigos de gran envergadura. Ahí, el juego cambia. Primero tenemos que disparar al rival en sus puntos débiles, pero cuidando de que sus ataques no nos impacten. Luego, pasado esto, hay una pelea cuerpo a cuerpo en la que para asestar golpes tendremos que cumplir una serie de comandos en un determinado tiempo (salvando distancias, me recordó bastante al clásico Bust a Groove).

Si bien en la siguiente sección del análisis hablaré de la jugabilidad, creo que el título de Bamtang Games gana mucho si lo jugamos en cooperativo, ya que podemos realizar combos únicos y hasta divertirnos intentando lanzar a un enemigo para que un compañero ejecute un combo aéreo.

La jugabilidad de Mighty Morphin Power Rangers: Mega Battle es básica, sin alardes. Pero a las horas se hace monótona. | Fuente: Bandai Namco

Lo malo
A nivel gráfico y técnico, estamos frente a un juego bastante discreto. Si bien por decisiones artísticas, se optó por un curioso diseño de personajes, cabezones, con un cuerpito -que algo que puede gustar o no-, las animaciones en sí son básicas, y los efectos visuales mediocres.

No puedo decir algo distinto del diseño de los escenarios, en los que la ausencia de detalles se vuelve una constante por casi toda la campaña. Igual con las ‘cinemáticas’ (sí, con comillas), que solo son imágenes estáticas. La cámara es la que se mueve, dando la ilusión de vida.

En los diálogos ocurre algo similar, mostrando los personajes estáticos y un texto en la parte inferior. Y acá hay una incongruencia difícil de entender: en el juego, tenemos unos diálogos que podemos acelerar presionando un botón. Pero también hay otro tipo de diálogos, en el que no tenemos esa opción. Solo aparece un botón para saltarnos el diálogo en su totalidad. Inexplicable.

Hablemos de la jugabilidad: básica, simplona, sin riesgos. Empezamos sin el clásico traje y a medida que avanzamos podemos hacer mórfosis. Con ello, ganamos más vida y fuerza, para poder hacer llaves a los enemigos. Pero igual mantenemos los mismos combos por buena parte del juego.

Tenemos un árbol de experiencia que iremos desbloqueando gracias a monedas que iremos ganando durante la campaña. Esto desbloqueará más combos y poderes, pero su efecto no marca una diferencia real en el campo de batalla. Profundizaré al respecto en la siguiente sección del análisis.

Algo que merece una revisión es el efecto de los golpes, teniendo que estar casi perfectamente alineado con el enemigo para que nuestros puñetes y patadas impacten. No han sido pocas las veces en las que me quedé golpeando el aire. Esto se pudo corregir dándole un mayor alcance a los golpes o permitiéndonos desplazarnos mientras golpeamos. Así, podríamos corregir nuestra ubicación mientras atacamos, haciendo más llevadero el juego.

Saban's Mighty Morphin Power Rangers: Mega Battle está dividido en seis capítulos que, a su vez, están subdivididos en otros tres. Pero a partir del segundo capítulo, el juego se hace realmente monótono. Los enemigos son siempre los mismos, y no cambian sus patrones de ataque. Para paliar esto, los chicos de Bamtang Games suelen combinar oleadas de enemigos, mezclándolos. Pero esto no atenúa la sensación de “esto ya lo hice” que se siente hasta el final. De igual modo, las peleas al mando del Megazord son idénticas todas.

Sobre la dificultad, el juego puede hacerse terriblemente tedioso o excesivamente accesible. Sin puntos medios. Jugando en solitario, llegar a terminar una fase es todo un reto, ya sea por falta de pericia o por las falencias a nivel jugable antes mencionadas. Lo peor es que los checkpoints no ayudan en nada, teniendo que repetir toda una fase así nos ultimen a metros del final.

Luego, el juego se hace excesivamente fácil apenas subimos nuestra vida y resistencia en el árbol de experiencia. Las peleas con el Megazord son vistosas, pero también realmente fáciles. Las combinaciones son sencillas y el castigo por no cumplirlas es casi inexistente.

Faltan incentivos para seguir adelante. No hay retos, ni misiones secundarias. O bueno, hay unos cuantos, pero el premio por cumplirlos es nulo. Lo explico: durante la campaña, hay secciones en las que hay rehenes cautivos. Hasta nos indican la cantidad. Pero hacerlo o no, no cambia nada. No hay premios, no hay trofeos. Nada.

Finalmente, me sorprendió que el videojuego esté solo en inglés. Todos los textos, ya sea del menú o de los diálogos, están en el idioma de Shakespeare. Inexplicable decisión, teniendo en cuenta que no hay diálogos hablados en el juego, solo palabras.

Lo mejor de Mighty Morphin Power Rangers: Mega Battle son las batallas al mando del Megazord. | Fuente: Bandai Namco

Lo feo
El árbol de progresión de personaje es bastante nutrido, pero casi todo lo que iremos desbloqueando no sirve de mucho. Tenemos algunos combos, pero no muy efectivos. Lo ideal, como ya dije líneas arriba, es enfocarnos en mejorar la resistencia y el nivel de vida del personaje.

Y acá lo más frustrante del juego. Pese a que los combos que iremos desbloqueando son los mismos para todos, lo que vayamos ganando solo se quedará con un personaje. Así, para que otro ranger suba de nivel, tendremos que jugar con él, empezando desde cero.

Así, si queremos realizar especiales en conjunto (cuando jugamos en cooperativo), tendremos que desbloquear esta opción con todos los personajes. ¿Se imaginan cuánto tendremos que invertir para desbloquear ese poder en todos los personajes?

Conclusión: Saban's Mighty Morphin Power Rangers: Mega Battle es un producto fiel a su franquicia, con detalles que solo los más fanáticos sabrán atesorar. Sin embargo, como videojuego, es discreto, timorato, no se arriesga. Se podría decir que juega a lo seguro, algo que no necesariamente es malo. Lo malo es que no destaca en lo poco que se ha comprometido a ofrecer. No lo recomiendo.

Y ustedes, ¿ya jugaron Saban's Mighty Morphin Power Rangers: Mega Battle?, ¿qué opinan del nuevo videojuego de los Power Rangers?

¿Qué opinas?