Resident Evil 7 está disponible para las plataformas PlayStation 4, Xbox One y PC. | Fuente: Capcom

La industria de los videojuegos le debe mucho a Resident Evil. La saga de Capcom llegó hace 21 años para marcar un antes y un después, influyendo a toda una generación de gamers y desarrolladores. A estas alturas, un nuevo título de la saga no debe pasar desapercibido.

El anuncio de la séptima entrega numerada de Resident Evil ha sido especialmente polémica entre la prensa especializada, pero sobre todo entre los fanáticos, que cuestionan el cambio de jugabilidad y no faltó quien comparó lo nuevo de Capcom con el frustrado PT o con la saga Outlast.

¿Tendrán asidero estas comparaciones?, ¿este juego mereció llamarse Resident Evil?, ¿se confirma el declive de la saga? Son muchas las interrogantes que rondan la cabeza de los jugadores. Y espero que este análisis sirva para contestarlas.

Resident Evil 7 fue anunciado inicialmente como una demo llamada Kitchen (cocina), pero luego se reveló que en realidad era parte del nuevo juego de la saga. | Fuente: Capcom

Lo bueno
¿Qué características tiene que tener un Resident Evil para ser considerado un Resident Evil? Muchos reclaman el cambio a la primera persona en Resident Evil 7, y descalifican este juego por un tema de forma. Esto es lo peor que pueden hacer. Yo creo que este Resident Evil es más Resident Evil que varias de las entregas anteriores.

El Resident Evil 4 es uno de los favoritos de la fanaticada (para mí no, huelga decir), pero quien lo haya jugado no podrá negar que hubo un radical cambio (en jugabilidad y en enfoque) respecto a los anteriores. Y nadie se atrevió siquiera a decir que aquel juego “no era un Resident Evil”. Acá pasa todo lo contrario.

Yo creo que Resident Evil 7 rescata mucho de los juegos originales, creando un ambiente opresivo y de tensión continua. No es terror, sino preocupación, intriga, no saber qué viene adelante. Y eso es magnífico. Tenemos que administrar bien nuestros recuerdos, ya que nos dan poca munición y no hay muchos kits de salud. Esto es un Resident Evil puro y duro.

Pero también tenemos elementos que se habían perdido con los años: los puzles. Admito que son algo básicos y su solución está cantada, pero el sentimiento de buscar partes de un rompecabezas o de encontrar la clave de acceso a un recinto es muy satisfactoria.

También están presentes los documentos, que ahondan en la historia y que nos describen las cosas que pasaron antes de que llegáramos. Y -como cereza en la torta- se han rescatado algunos soniditos de los primeros juegos, como cuando colocamos un código en un panel.

Parte de este ambiente opresivo del que hablé se consigue gracias al soberbio trabajo en el apartado sonoro. Las melodías son precisas y arrancan en momentos puntuales, elevando la tensión al máximo. Y los efectos de sonido -el crujido de la madera, gruñidos, objetos que caen- nos dejan con la intriga de que algo está cerca y nos hacen tener siempre un dedo en el gatillo.

El juego es violento y muy gráfico. El gore siempre está presente, y seremos testigos de desmembramientos de extremidades o de muertes violentas que seguro dejarán tocados a los más susceptibles.

Finalmente, debo destacar que la versión de PlayStation 4 de Resident Evil 7 se puede jugar íntegramente con el PlayStation VR y sentir la experiencia en realidad virtual. No lo he probado, debo admitir, pero tengo referencias de que el trabajo es notable.

Capcom estrenó el motor gráfico RE Engine en este videojuego. | Fuente: Capcom

Lo malo
Ethan Winters perdió a su esposa, Mia, hace tres años. De la nada, recibió una comunicación que le da noticias sobre ella y decide acudir al llamado. No se le ocurre dar parte a la Policía y al único al que le comunica sobre su viaje es a un amigo. Así arranca Resident Evil 7, de la manera más ilógica posible.

La historia del juego lamentablemente no destaca. No solo hay incongruencias como las que acabo de mencionar, sino también hay diálogos y situaciones irreales, inconsistentes y hasta risibles. Reconozco que se han armado muy bien a los antagonistas y el guión (ayudado por los mencionados documentos) logra mantener la intriga por buena parte del juego, pero en determinado momento todo queda sin sustento.

Avanzada la campaña, tenemos que tomar una dura decisión, una elección que a priori debería desencadenar dos caminos argumentales radicalmente opuestos. Pero por motivos supongo que de presupuesto esto no ocurre. Sea cual fuera nuestra decisión, la historia continuará casi inalterable. Y el segundo final del que se ufana el juego termina siendo un pequeño cambio casi a modo de epílogo.

De hecho, al terminar el juego me quedé con esa sensación de que se quiso meter con calzador la historia de Ethan dentro del canon principal de la saga. Lamentablemente, al hacerlo quedaron más cabos sueltos que historias cerradas. Al final del juego tenemos como regalo un DLC que supuestamente explicará la presencia de cierto personaje. Pero este contenido aún no sale al mercado y su salida ha sido pospuesta aún sin fecha de lanzamiento oficial.

Si bien destaqué la tensión que logró crear Capcom, esto no quiere decir que el juego sea difícil. Al inicio solo podemos elegir entre Fácil y Normal, reservando la dificultad Manicomio para quienes terminen el juego. Solo en este último nivel tenemos un reto mayúsculo destinado a los más experimentados (o masoquistas).

Algo que no me terminó cuadrar es el tema de los puntos de guardado. Hay lugares seguros donde tenemos una grabadora de casetes (muy old school) para guardar la partida. Hasta ahí todo muy bien. Sin embargo, el juego está lleno de checkpoints que nos facilitarán las cosas sobremanera. Si morimos, no regresamos al punto de guardado, sino al checkpoint más cercano.

Salvo los antagonistas principales, no tenemos una gran variedad de enemigos que enfrentar. Están los Molded y sus variaciones, pero no mucho más. Eso sí, su diseño grotesco es realmente sobresaliente, en especial de aquellos que reptan.

La visión en primera persona no altera en lo más mínimo la esencia del juego, que es un survival horror en toda regla. | Fuente: Capcom

Lo feo
Saludo que Capcom haya traído este juego doblado íntegramente a nuestro idioma. Lamentablemente, no se ha localizado para Latinoamérica, sino que se ha reciclado el doblaje español para nuestra región, y hay que decir que este no tiene un buen nivel. Desde ya mi recomendación es jugar Resident Evil 7 en su idioma original.

Conclusión: Tras algunos descalabros y títulos discretos, la saga Resident Evil necesitaba un regreso a los orígenes. Y Capcom lo ha logrado con un juego que respeta los cánones de las primeras entregas, pero que se aventura a probar nuevos caminos. Resident Evil 7 superó ampliamente mis expectativas. Lo recomiendo, y desde ya espero que el DLC gratuito que complementa la historia no demore mucho tiempo más en llegar.

Y ustedes, ¿ya jugaron Resident Evil 7?, ¿qué les pareció la nueva entrega de la otrora saga de zombis?

0 Comentarios
Valora la nota:Lo bueno, lo malo y lo feo de Resident Evil 7
¡Excelente!
Valoración Total
5/5
¿Qué opinas?