South Park: Retaguardia en Peligro se lanzó el 17 de octubre, para PlayStation 4, Xbox One y PC. | Fuente: Ubisoft

South Park es -junto a Los Simpson- una de mis series favoritas. Siempre me ha gustado ese humor ácido, sus chistes políticamente incorrectos, su crítica satírica a la sociedad. Sé que no es del agrado de muchos y, por ello, aclaro mi fanatismo por la serie antes de iniciar el análisis.

South Park: Retaguardia en Peligro -en realidad se llama The Fractured but Whole, pero ya sabe cómo es esto del localizar títulos a nuestro idioma- es secuela directa de The Stick of Truth (2014), pero ya no está a cargo de Obsidian Entertainment sino por Ubisoft San Francisco.

¿Es una digna secuela del juegazo de la pasada generación? Los invito a seguir leyendo para responder esta interrogante.

El sistema de creación de personaje es muy completo: mi avatar es mi fiel reflejo. | Fuente: Ubisoft

Lo bueno
Retaguardia en Peligro bien podría ser un capítulo (remarco lo de capítulo) más de la nueva temporada de South Park. El videojuego refleja a la perfección la estética, el humor, la ironía y la desfachatez de la serie. Respeta los cánones y acoge con los brazos abiertos a los fanáticos.

El juego está plagado de homenajes a la serie, con participaciones y cameos de casi todos los personajes que han aparecido en sus más de 20 años de vida. Incluso, hay pequeños guiños a acontecimientos ocurridos en la serie, cosas que solo los fanáticos sabrán valorar.

Podría ahondar más en los cameos de personajes famosos o sobre algunas bromas (con polémica incluida) que aparecen en el juego, pero no quiero arruinarles la experiencia a quienes aún no terminan el juego o que tienen interés en jugarlo más adelante.

Para empezar a jugar, deberemos crear un personaje que será conocido como ‘El Nuevo’ de South Park. Para tal fin, tenemos un completo sistema de creación, para darle a nuestro avatar un look lo más cercano a nuestros deseos. Por si fuera poco, a medida que juguemos iremos ganando más opciones, como vello facial, tipos de peinado o marcas en la cara. De igual modo, tenemos decenas de trajes, que podemos cambiar de colores de acuerdo a nuestro gusto.

A nivel jugable, Retaguardia en Peligro significa un cambio respecto a su predecesor. Sigue siendo un RPG, pero ahora se incluye un elemento estratégico sumamente interesante. El campo de batalla ahora se divide en cuadrados y cada personaje tiene movimientos y ataques limitados a un determinado rango. Deberemos analizar nuestros poderes y sus efectos, así como los del enemigo.

Los poderes de nuestros personajes están determinados por la clase que adoptemos casi desde el inicio del juego, algo que podremos cambiar o ir adaptando a nuestras preferencias (mezclando clases incluso), si es que nuestra estrategia es ofensiva o defensiva. Así también, podremos cambiar a nuestros acompañantes antes de cada pelea de acuerdo a nuestras necesidades.

Por si fuera poco nuestro personaje tiene el ¿poder? de tirarse poderosos pedos (hasta lo llegan a llamar el ‘Justiciero Pedorro’), lo que se traduce en diversos y curiosos movimientos especiales. Estos no solo serán de utilidad en batalla, sino que también nos servirán para acceder a lugares inaccesibles.

En South Park: Retaguardia en Peligro, conseguiremos todo tipo de objetos (con unos nombres de lo más originales), con lo que podremos crear kits de vida, resurrección y también tótems que nos ayudan a subir nuestro poder en batalla. A más creaciones, subimos nuestro nivel y desbloqueamos más opciones. Lo mismo pasa con los uniformes, cuya cantidad puede llegar a ser abrumadora.

La música en el juego está muy bien elegida, es pegajosa y se adapta a la perfección a las acciones en pantalla. Hubiera deseado algo más de variedad, pero lo que hay me gusta. Retaguardia en Peligro nos da la oportunidad de jugar con las voces originales en inglés, pero también viene completamente doblado en español latinoamericano. Y valgan verdades, el trabajo en nuestro idioma es notable.

En el juego tenemos decenas de trajes y uniformes, algunos alusivos a otros títulos de Ubisoft. | Fuente: Ubisoft

Lo malo
El argumento de Retaguardia en Peligro es básicamente una parodia de la sempiterna pugna entre Marvel y DC. Hay sus bromas, parodias, todo perfecto para un capítulo de la serie (un capítulo doble, si somos generosos). Pero para un videojuego RPG extenso, el guión queda chico.

El argumento se fuerza para que dure más, y eso se siente más de la cuenta, ya sea con misiones anodinas o con el bloqueo de secciones que solo son accesibles tras aprender un determinado poder. Esto se complementa -para mal- con un lento progreso de personaje, que recién es capaz de acceder a todo el mapa en el último tramo de la campaña.

Y ya que hablo de la duración, pues debo decir que el juego lo terminé en unas 20 horas, completando casi todos los encargos secundarios y el 90% de trofeos (lo jugué en PlayStation 4). Ahora, si solo vas por la campaña, la experiencia se puede recudir a poco menos de 15 horas, algo exiguo ya que hablamos de un RPG.

El desplazamiento del personaje es lento, y llegar de un lugar a otro del mapa puede tomarnos varios minutos. Esto se atenúa con los puntos de desplazamiento rápido, pero lo malo es que tenemos que llegar uno de estos para recién desplazarnos a otro (y no es que estos puntos estén en cada esquina). Lo ideal hubiera sido hacerlos de libre acceso, de tal modo que abrimos el mapa y decidimos a qué lugar ir. Pero sospecho que esto no es más que otra ‘estrategia’ para hacer más duradero el juego.

A lo largo de la campaña sufrí pocos problemas técnicos, salvo por ahí un par de glitches en batalla (personajes atascados), por los que tuve que reiniciar la partida. Nada grave, pero sí detalles negativos que vale la pena mencionarse.

Como les comenté, jugué Retaguardia en Peligro doblado al español latinoamericano. Todo muy bien, salvo que en algunos momentos -en especial sobre el final- hubo desincronización entre las voces y el movimiento de los labios de los personajes.

Uno de los cameos más curiosos del juego es Morgan Freeman, que regenta una tienda de comida mexicana. | Fuente: Ubisoft

Lo feo
La dificultad de Retaguardia en Peligro. No me refiero a la polémica en torno a que el color de piel de nuestro personaje determina la dificultad (si es afroamericano, el juego es más difícil), cosa que al final queda en broma y no cambia en nada el reto, sino precisamente en lo poco desafiante que es el juego.

Solo tenemos tres niveles de dificultad. Pese a jugar en el nivel más elevado, en ningún momento sentí que Retaguardia en Peligro representara un reto mayúsculo. Tenemos demasiadas armas y poderes que nos dan la ventaja en todo momento. Ni las peleas contra los subjefes y jefes fueron complicadas.

De hecho, solo hay una pelea realmente difícil en todo el juego, y es completamente opcional.

Conclusión: South Park: Retaguardia en Peligro es un muy buen videojuego, con mecánicas interesantes, y plagado de parodias y bromas marca de fábrica. Un fanático definitivamente lo disfrutará, no solo por su argumento sino por las decenas de guiños a la serie. 100% recomendado. Eso sí, si no estás familiarizado con la serie y eres algo sensible con el humor ácido que destila, mejor busca otra alternativa.

Y ustedes, ¿ya jugaron South Park: Retaguardia en Peligro?, ¿qué opinan del nuevo juego de Ubisoft?

0 Comentarios
Valora la nota:Lo bueno, lo malo y lo feo de South Park: Retaguardia en Peligro
¡Excelente!
Valoración Total
5/5
¿Qué opinas?