The War Machine ya está disponible para PlayStation 4, y en las próximas semanas estará para las demás plataformas. | Fuente: Activision

Casi medio año después de su lanzamiento, Call of Duty: WWII busca renovarse para mantener enganchada a su inmensa comunidad. Con este fin, el pasado 10 de abril llegó The War Machine, el segundo DLC del juego de Activision.

Antes de hablar de la expansión, hay que mencionar que esta llega acompañada de notables cambios para el multijugador, modificaciones que afectaron a todos los usuarios, no solo a los poseedores del DLC.

El más notable es que ahora todos los jugadores tienen la capacidad de correr indefinidamente, un cambio que particularmente no comparto del todo, ya que el ‘cansancio’ era un elemento estratégico a tener en cuenta dentro de las partidas. Sin embargo, esto ha sido muy solicitado por la comunidad.

Además, se han eliminado las características especiales de cada clase de soldado, y ahora están disponibles para todos. Por ejemplo, el silenciador -antes exclusivo para los subfusiles en clase Aerotransportada- está como un mero aditamento en todo tipo de arma.

Finalmente, hay un cambio de accesibilidad en el menú del multijugador. Con la actualización, ya no es necesario estar en el cuartel para poder cobrar el salario diario o para escoger misiones o encargos. Todo está en un menú bastante intuitivo.

Ahora sí, hablemos del DLC. Tal como ocurrió con The Resistance, el segundo DLC trae bajo el brazo tres mapas nuevos para el multijugador además de una misión inédita para el Modo Guerra. Aparte, se continúa la historia del Modo Zombie.

Los tres mapas del multijugador son inéditos en la saga (no hay reciclados de otras entregas), y claramente diferenciados. Dunkerke es un mapa de regular extensión, con una amplia zona de playa que es la delicia de los francotiradores. V2 es una estación de lanzamiento de misiles muy bien estructurada, con la posibilidad de atacar desde zonas elevadas.

Pero mi favorito es, de lejos, Egipto, un mapa grande, en el que pelearemos en una amplia zona de excavaciones. Está plagado de recovecos y escondites para casi todos los tipos de soldado. Es un mapa que se acomoda a casi todos los modos de juego en WWII.

Aparte de los mapas para el multijugador, el DLC trae Operation Husky para el Modo Guerra. Las dos primeras partes de esta misión es más de lo mismo, con equipos intentando ganar una posición. Sin embargo, la tercera parte es toda una sorpresa, ya que se incluye un combate aéreo genial, como el de la campaña principal. Muy buena inclusión, que espero se replique en futuras entregas.

Para cerrar este DLC, tenemos la continuación de la campaña del Modo Zombie. Como ya dije en el análisis de The Resistance, ya hace mucho dejé de jugar esta modalidad, no porque sea mala sino por la falta de un equipo con quien coordinar para salir adelante.

Me ha gustado mucho este DLC. Si estás enganchado al multijugador de WWII, no dejes de comprarlo. Aunque mi recomendación es ir directamente al Season Pass, para tener todos los mapas salidos hasta el momento.

0 Comentarios
Valora la nota:Mis impresiones de The War Machine, el segundo DLC de Call of Duty: WWII
¡Excelente!
Valoración Total
5/5
¿Qué opinas?