Comercio ilegal de fauna en el Perú: 4 historias para entender esta amenaza

El tráfico de animales salvajes es una de las principales amenazas a la biodiversidad en el Peru

Quirquincho vivo rescatado durante operativo. | Fuente: Serfor

(Mongabay Latam). La fauna del Perú causa asombro por su riqueza y abundancia, pero se ve amenazada –entre otros factores– por el comercio ilegal. La población de animales emblemáticos como el cóndor andino, el puma, el oso de anteojos o la rana gigante del Titicaca se ve diezmada por el accionar de cazadores inescrupulosos, cuyos delitos que nutren ferias itinerantes, circos, restaurantes y hasta casas familiares, según las conclusiones del trabajo de la Policía Nacional del Perú.

“Es importante recordarle a la población que es ilegal tener fauna silvestre en sus casas, además de que es dañino para la salud. Los animales tienen muchas bacterias y parásitos que pueden ser graves para los seres humanos”, advirtió el comandante Jorge Quiroz, de la Dirección de Protección al Medio Ambiente de la Policía Nacional del Perú.

Ranas, pericos y hasta osos: las preocupantes cifras del comercio ilegal de fauna

Un balance  elaborado por la Dirección de Protección del Medio Ambiente de la Policía Nacional del Perú (PNP) dio con la cifra de 3870 animales rescatados entre enero y agosto del 2017. Entre los animales recuperados se encuentran ejemplares de especies en peligro como la rana gigante del Lago Titicaca (Telmatobius culeus), el mono machín negro (Cebus apella), el oso de anteojos (Tremarctos ornatus) y hasta el cóndor andino (Vultur gryphus).

Expertos y autoridades coinciden en que si bien es importante el tema del control, también es fundamental la prevención. Incluso desde el punto de vista económico es mejor prevenir, ya que las especies rescatadas deben recibir cuidado especial por parte del Estado  hasta que puedan ser reintroducidas a su entorno natural.  “Eso es bien difícil y costoso. La mayoría de especies se quedan en el centro de rescate de por vida y eso no beneficia a nadie. Las especies que se mantienen en los centros ya están muertas para la naturaleza”, explicó Yovana Murillo, Coordinadora de Tráfico y Salud de la Vida Silvestre de WCS Perú, en el reportaje “Alarmante: 3800 ejemplares de fauna silvestre fueron rescatados del tráfico ilegal”.

¿Cuál es la ruta por la que se trafica a las especies?

En el sur peruano existe una ruta especial del comercio ilegal de fauna silvestre. Puno y Juliaca son las ciudades más importantes por su posición estratégica de apertura al resto de ciudades importantes del país y por su cercanía a la frontera con Bolivia, de acuerdo al fiscal ambiental Óscar Jiménez.

“Se trae la fauna ilegal desde Bolivia al Perú solo en fechas especiales como fiestas costumbristas, pero desde el resto del Perú hacia Puno y Juliaca y viceversa el tráfico es fuerte. Esto porque (Puno y Juliaca) son ciudades principales para el tráfico ilegal por su cercanía a la frontera donde existe poca fiscalización. El Perú es donde se les vende y compra porque de aquí parte una gran red del tráfico al resto del país, incluso la capital. Además, no olvidemos que tenemos ciudades cercanas al mar para que las especies puedan ser exportadas”, explicó Jiménez a MongabayLatam en el informe “La ruta del comercio ilegal de fauna silvestre en el sur del Perú”.

Dos cóndores andinos, especies amenazadas, halladas durante el operativo en la Fiesta de las Cruces. | Fuente: Serfor

La amenaza del apetito asiático por las especies exóticas

Mongabay Latam también conversó con Lishu Li, subdirectora del programa de Tráfico de Vida Silvestre de WCS China, quien manifestó que debido al creciente movimiento económico y la gran población que posee dicho país, es “la principal nación asiática que recibe especies exóticas provenientes del tráfico ilegal de América Latina. Hong Kong es el principal puerto por supuesto”, afirmó.

Entre las especies más cotizadas por el mercado ilegal de fauna en China están reptiles como las iguanas, lagartijas y ranas, agregó Li. La experta señaló que también ha identificado a países con un crecimiento económico alto como mercados de especies exóticas latinoamericanas, entre ellos Tailandia, Malasia, Singapur e Indonesia. “Entre más dinero hay, hay una tendencia a comprar a especies exóticas. En los cuatro países que te comenté hay una alta demanda de especies de aves”, señaló Lishu Li en el reportaje “Comercio ilegal de fauna: ¿qué sabemos de la demanda asiática por especies de Latinoamérica?”.

¿Cómo puedes ayudar? Con un app

Para detener el tráfico ilegal de fauna, se necesita el apoyo de todos. Por eso, el Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre (Serfor) y WCS Perú han venidoimpulsando el uso del app iNaturalist, una base de datos de fauna silvestre que ayude a un reconocimiento eficaz de especies incautadas por parte de las autoridades encargadas de la fiscalización. 

Diego Coll, comunicador para el programa de Perú y Amazonía de WCS Perú, dijo a Mongabay Latam que existe una lista de 278 especies de fauna silvestre priorizadas para la aplicación de iNaturalist, entre las que encontramos a la rana gigante del Titicaca (Telmatobius culeus), el águila arpía (Harpia harpyja), el caimán negro (Melanosuchus niger) y muchos más. Los detalles se encuentran en el informe “Perú: ¿Cómo puedes ayudar con tus fotos a combatir el comercio ilegal de fauna?”.

Si quieres saber más sobre el comercio ilegal de fauna en Latinoamérica y el mundo, puedes revisar nuestra colección de historias.

 

0 Comentarios
Valora la nota:Comercio ilegal de fauna en el Perú: 4 historias para entender esta amenaza
¡Excelente!
Valoración Total
5/5
¿Qué opinas?