Es importante tener una nutrición adecuada en la época de verano. | Fuente: Shutterstock

Consejos de nutrición para pasar un verano saludable

Disfruta de tu etapa favorita del año mientras mantienes tu alimentación bajo control con los siguientes consejos.

Finalmente están aquí los divertidos fines de semana en la playa, las barbacoas en la terraza y las cenas al aire libre, pero estas reuniones a menudo están cargadas de alimentos altos en calorías, como papas fritas, helados, cócteles y cervezas. A continuación, te damos algunas ideas para aprovechar del sol y la playa sin descuidar tu nutrición.

1) No te saltes el desayuno. Cuando no desayunamos, nuestro organismo entra en estado de “alerta”. Y una vez que finalmente nos alimentamos, el proceso de asimilación de los alimentos se redobla. Tomar un desayuno con proteínas, carbohidratos y grasas saludables activa tu metabolismo a toda velocidad y te proporciona energía para el día.

2) Hidrátate a menudo. El calor del verano te hace más susceptible a la deshidratación. Comienza el día bebiendo dos vasos de agua y sigue bebiendo en cada comida, así como antes y después de tu entrenamiento o actividad física. Lleva contigo una botella de agua a todas partes como recordatorio para mantenerte hidratado.

3) Disfruta de las frutas y verduras del verano. Es fácil hundirse en la rutina y comer las mismas frutas aburridas semana tras semana, pero con el verano vienen nuevas opciones. Incluye en tus comidas una mezcla de las coloridas frutas y verduras de la temporada, como sandías, moras, frambuesas y melocotones.

4) Aprovecha la comida marina. El verano es el momento ideal para obtener los mariscos y pescados más frescos de tu tienda de comestibles local. Asa el salmón, el atún, la langosta, las almejas al vapor y los calamares para una comida o cena baja en calorías y llena de proteínas.

5) Bebe té verde en lugar de té dulce. El té verde tiene un componente natural que ayuda a acelerar tu metabolismo. Esquiva el té de la caja y opta por el que preparas tú mismo con agua hirviendo y una bolsita de té.

6) Come saludablemente en la playa. Los puestos de helados y las barbacoas con alto contenido calórico tienen un efecto devastador en tu dieta, así que mantente alejado de esas tentaciones estando preparado. Empaca un cooler con hielo, agua embotellada, sándwiches con pan integral o pita, yogurt y mucha fruta. Te sentirás más saludable y feliz después de tu día en la playa.

¡Comienza a tomar decisiones más saludables desde hoy mismo! Recuerda, incluso pequeños cambios pueden tener un impacto en tu salud.

La responsabilidad del contenido y autoría del presente artículo es de RPP.