Los resfriados, tanto en bebés como en niños, son problemas frecuentes. | Fuente: Shutterstock

¿La primera gripe de tu hijo ya llegó y estás asustada?

A pesar de todos los cuidados, los virus existen y no podrás alejarte de ellos, pero sí seguir algunos consejos para superar la situación.

Es normal que todo lo que perjudique a tu bebé te afecte de manera abrumadora. Desafortunadamente, los virus existen y aunque intentes cuidarlo de todas las formas posibles, no podrás alejarte de ellos. Pero, ¿qué señales pueden indicar que está resfriado?

Los resfriados son sumamente contagiosos, están causados por virus y se transmiten por el contacto directo con personas o superficies contaminadas. En otras palabras, si tocas las manos de una persona que está resfriada y luego te tocas la boca o la nariz, puede que cojas un resfriado y lo transmitas a tu bebé.

Según Jorge Pineda, jefe del Servicio de Neumología del Hospital Edgardo Rebagliati, puedes saber que un bebé está resfriado cuando pierde el apetito, se muestra irritable, estornuda con frecuencia, presenta congestión nasal, fiebre mayor a 38 grados y dificultad para dormir. “Un resfriado es un proceso viral que dura de 3 a 5 días, en ese periodo los bebés deben ser examinados por un médico, de lo contrario, su salud podría agravarse”, advierte.

El especialista menciona también que es importante no olvidar los horarios de los jarabes o gotas recetadas por el pediatra, darles mucha agua y asegurarse de que tengan una buena alimentación. “Como medida de prevención es importante mantenerlos abrigados y evitar que se expongan al polvo o sustancias que les puedan provocar estornudos”, agrega.

Pero no todo es tan malo como suena. Los resfriados, tanto en bebés como en niños, son enfermedades frecuentes. Con paciencia, mucho cariño y atención, estos episodios desaparecerán pronto.

La responsabilidad del contenido y autoría del presente artículo es de RPP.