Salir al exterior es importante para la salud. | Fuente: Shutterstock

Lo que le ocurre a tu cuerpo si nunca sales de casa

A todos nos encanta pasar algún día en el sofá viendo películas o leyendo un libro. Pero, ¿qué pasaría si hiciéramos eso todo el tiempo?

A pesar de no ser algo peligroso para tu vida (no, no morirás por no salir de casa), salir al exterior es importante para la salud. Para empezar, el sol aporta una buena dosis de Vitamina D.

A través de los alimentos obtenemos muchas vitaminas pero, precisamente la vitamina D, es la única que necesitamos obtener directamente del sol. La piel absorbe la vitamina en lo que se conoce como una reacción fotosintética de la exposición al sol. Si no tenemos contacto con la luz del sol, está claro que nos faltará este importante nutriente.

Según la doctora Ana María Roca Ruíz, una exposición al sol de 10 minutos por tres o cuatro días a la semana garantiza los niveles adecuados de esta vitamina, que es esencial para la salud de los huesos.

Otros de sus beneficios son la protección contra las enfermedades cardiovasculares y la diabetes. Un nivel bajo de ésta se ha relacionado con la esclerosis múltiple y el cáncer de próstata.  

Aparte de todos los beneficios que aporta la vitamina D, salir de casa también te hará adoptar un mejor estado de ánimo.

Tomar el sol, pero sin excesos. La exposición al sol tiene beneficios, ya lo hemos visto, pero su exceso es perjudicial. Aparte del daño solar obvio y las quemaduras, demasiada luz natural puede dañar el sistema inmunológico de la piel, aumentando el riesgo de sufrir cáncer.

La responsabilidad del contenido y autoría del presente artículo es de RPP.