Los aborígenes de Oceanía son los humanos más antiguos del planeta

Un estudio publicado por la revista Nature revela que los aborígenes de Oceanía son descendientes directos de los primeros humanos que salieron de África.

Los aborígenes australianos son descendientes directos de los primeros hombres que salieron de África. | Fuente: eldiario.es

Un estudio llevado a cabo por un equipo internacional de científicos ha revelado que los aborígenes de Oceanía, australianos y papús (de Papúa Nueva Guinea), provienen directamente de los primeros humanos que salieron de África y no de aquellos que se movieron hacia Asia o Europa. Esto los hace los hace los humanos más antiguos del planeta.

La investigación fue publicada en la revista Nature y sus resultados provienen del estudio genético de 83 aborígenes australianos y 25 de Papúa Nueva Guinea. Los análisis apuntan a que los aborígenes de Oceanía salieron directamente de África de manera independiente a los grupos que se dirigieron a Asia o Europa, ya que su genética está directamente relacionada con la de los primeros humanos que salieron del continente africano. La separación de los otros grupos que fueron a Europa y Asia se podría haber producido hace 58.000 años.

Divisiones. Unos 8.000 años después de este cisma, los aborígenes australianos y papús (entonces del mismo grupo) llegaron a Sahul, el continente australiano. Los autores advierten que la separación de los dos grupos se produjo hace 37.000 años, curiosamente, mucho antes que la separación física de Australia y Nueva Guinea, que no tuvo lugar hasta hace 10.000 años. Por su parte, los aborígenes que se quedaron en Australia comenzaron a separarse hace 31.000 años coincidiendo con la formación de un desierto en el centro de la isla.

"Hemos descubierto que la diversidad genética entre los aborígenes australianos es increíble, tal vez porque el continente está habitado desde hace mucho tiempo y la creación del desierto dio lugar a grupos genéticamente diferentes", dice en un comunicado la autora principal, Anna Sapfo Malaspina, investigadora del Museo de Historia Natural de la Universidad de Copenhague. Tal como apunta El País de España, "los aborígenes australianos difieren entre sí tanto como un español de Cádiz difiere de un chino de Pekín".

El aislamiento de Oceanía en relación al resto del mundo permitió que los aborígenes de este continente desarrollen una alta diversidad genética. | Fuente: lizardpoint.com
El estudio también revela que los aborígenes de Papua Nueva Guinea tienen un 2% de ADN de una especie humana incluso más antigua. | Fuente: elementaloaxaca.com
¿Qué opinas?