El oso de agua, un animal indestructible que podría beneficiar a los humanos

Los microscópicos tardígrados resisten condiciones extremas de vida y tienen una proteína que puede hacer más resistente al ADN humano.

Una proteína fabricada por el minúsculo tardígrado, el animal indestructible del planeta también conocido como osito de agua, podría proteger al ADN humano de los rayos X, según investigadores japoneses.

“Lo increíble es que la proteína que confiere al tardígrado esa resistencia puede ser transferida a otras células animales”, explicó Takekazu Kunieda, de la universidad de Kioto, coautor del estudio publicado este martes en la revista británica "Nature Communications".

Ositos de agua indestructibles. Apodados, a causa de su cuerpo redondeado, ositos de agua por el naturalista alemán Johann Goeze, que los describió en el siglo XVIII, los tardígrados viven en casi todo el planeta. Miden apenas medio milímetro de largo y se desplazan lenta y torpemente mediante sus ocho patas con garras.

Pero lo que fascina a los científicos no es su apariencia física de bolsa de aspiradora. La cualidad más destacada del tardígrado es su excepcional capacidad de adaptación, su increíble resistencia a condiciones extremas que aniquilarían a cualquier otro ser vivo. El animal puede permanecer a temperaturas muy por debajo de cero y apenas 20 minutos después de salir del congelador empezar a pasear de lo más campante; lo cual también puede hacer tras un baño de agua hirviendo.

Imagen microscópica de un tardigrado u 'osito de agua' | Fuente: University of North Carolina at Chapel Hill | Fotógrafo: Sinclair Stammers

Superpoderes. Tiene una longevidad que hace soñar y resiste al vacío espacial. En el 2007, miles de ositos de agua viajaron a bordo de una nave espacial y fueron expuestos al vacío del espacio a 270 km de altura. A su regreso, la mayoría de estos minúsculos invertebrados no presentaba alteración biológica alguna, e incluso se reprodujeron normalmente. Una hazaña que en las redes sociales le valió una filiación –un poco apresurada– con E.T.

Los ositos de agua sobreviven a presiones equivalentes a 300 veces la de la atmósfera y a dosis de rayos ultravioleta mortales para una mayoría de organismos vivos. Superpoderes que son un enigma para la ciencia.

Resisten la radiación. Al efectuar la secuencia de ADN del tardígrado, Takekazu Kunieda y sus colegas identificaron una proteína que protege el ADN del animal cuando es irradiado. Según los investigadores, se trata de una proteína específica de los tardígrados. Tras investigar más a fondo, los biólogos constataron en laboratorio que esta proteína puede resguardar a las células humanas de los rayos X. “Es asombroso ver que un solo gen sea suficiente para mejorar la tolerancia de las células humanas a las radiaciones”, admite el biólogo. Protegido por la proteína del tardígrado, el ADN padece dos veces menos daños, según el estudio.

“Pensamos que la protección podría funcionar como una especie de escudo capaz de resguardar al ADN humano de los ataques”, explica el japonés. El secreto de las otras increíbles capacidades de resistencia del tardígrado podrían también hallarse en su genoma.

Los tardigrados miden menos de la mitad de un milímetro, resisten temperaturas extremas y pueden vivir por años sin agua. | Fuente: Science Photo Library

Reparan su propio ADN. Los tardígrados resisten a la sequía extrema. Privado de agua, el animal es capaz de secarse por completo y sobrevivir con apenas 1 % de la cantidad de agua que habitualmente contiene. Su ADN se disloca entonces en múltiples pedazos pequeños. Queda en un estado cercano a la ausencia de vida, durante el cual su actividad vital se reduce al 0.01 % de lo normal. Hasta la llegada de días mejores.

Lo más sorprendente es que después, en el proceso de rehidratación, los tardígrados pueden reparar su propio ADN dañado y salir ilesos de esta deshidratación extrema.

“Si la tolerancia a la desecación es transferible va a transformar por completo nuestra manera de conservar materiales biológicos (células, cultivos, carnes, pescado)”, observa Takekazu Kunieda. Sin embargo, evocando los dilemas éticos de las manipulaciones genéticas, admite: “No creo que ello suceda en un futuro cercano”. (AFP)

Otra toma microscópica de un oso de agua. Una proteína de esta especie podría ayudar al ADN humano a resistir la radiación. | Fuente: Livescience | Fotógrafo: Byron Adams
Este tardigrado fue congelado por 30 años. Tras ser sacado de su prisión de hielo continuó viviendo y poniendo huevos. | Fuente: NIPR
Imágenes microscópicas en movimiento de tardigrados u ositos de agua. | Fuente: Youtube
¿Qué opinas?