El bioimpresor en 3D a gotas, desarrollado por el Bayley Research Group en Oxford. | Fuente: Sam Olof / Alexander Graham

(Agencia N+1Hans Huerto) Una investigación publicada en la revista Scientific Reports da cuenta del método desarrollado por científicos de la Universidad de Oxford para imprimir en 3D de células cultivadas en laboratorio, para formar estructuras vivas. La medicina regenerativa se vería ampliamente beneficiada con este avance, en la medida en que permite la producción de tejidos y cartílagos complejos para reparar áreas dañadas del cuerpo.

Se trata de una serie de células humanas y animales que se pueden imprimir para crear estructuras de tejido de alta resolución, sobre la base de andamios sintéticos blandos, alrededor de los cuales se imprimen las células y se desarrollan. La técnica de impresión 3D aplicada a esta área ha tenido un complicado proceso de sofisticación, en la medida en que es difícil controlar con precisión la posición de las células en las estructuras.

Pero, dirigido por el Profesor Hagan Bayley, profesor de Biología Química en el Departamento de Química de Oxford, el equipo ideó una manera de producir tejidos en células autónomas que se apoyan en estructuras para mantener su forma. Las células estaban contenidas dentro de gotitas protectoras de nanolitro envueltas en un recubrimiento lipídico que podría ser ensamblado, capa por capa, en estructuras vivas. 

Anteriores experimentos infructuosos en el desarrollo de tejidos artificiales permitieron a los científicos de Oxford centrarse en el diseño de una plataforma de alta resolución de impresión celular, a partir de componentes relativamente baratos, que podrían ser utilizados para reproducir la producción de tejidos artificiales con la complejidad adecuada de un rango de células, incluyendo las células madre.

Los investigadores esperan que, con un mayor desarrollo, los materiales puedan tener un amplio impacto en la asistencia sanitaria en todo el mundo. Las aplicaciones potenciales incluyen la formación de modelos de tejidos humanos reproducibles que podrían eliminar la necesidad de pruebas clínicas en animales.

El equipo completó su investigación el año pasado, y desde entonces han tomado medidas para comercializar la técnica y hacerla más ampliamente disponible. En enero de 2016, OxSyBio se lanzó oficialmente fuera del Bayley Lab: la empresa pretende comercializar la técnica con fines industriales y biomédicos. En los próximos meses trabajarán para desarrollar nuevas técnicas de impresión complementarias, que permitan el uso de una gama más amplia de materiales vivos y híbridos, para producir tejidos a escala industrial.

0 Comentarios
Valora la nota:Un nuevo método para la impresión tridimensional de tejidos vivos
¡Excelente!
Valoración Total
5/5
¿Qué opinas?