Natalia Majluf: "El museo debe formar parte de la vida de todos los peruanos"

La directora del Museo de Arte de Lima conversó con Raúl Vargas sobre qué es un museo hoy, cómo se debe incorporar a la sociedad y sobre su trayectoria.

Natalia Majluf conversó con Raúl Vargas en el sexto capítulo de Fuera de Serie. | Fuente: RPP Noticias

Natalia Majluf, historiadora e investigadora del arte, vive para y por el desarrollo cultural del país. Como directora del Museo de Arte de Lima (MALI), se ha trazado retos para fomentar y acercar a la gente las expresiones artísticas del Perú. Raúl Vargas conversó con ella, en la fastuosa Sala Prado de la institución que dirige, para el séptimo episodio de Fuera de Serie.

En tu carrera impresiona tu voluntad de investigación y tu entrega al arte, pero al mismo tiempo tu capacidad para llevar adelante una institución.

Los museos son lugares de conocimiento y el trabajo de gestión de un museo tiene que partir de una idea de las colecciones, la investigación y la búsqueda de nuevos conocimientos. Cómo esos conocimientos pueden difundirse y hacerse accesibles. Muchos tienen la imagen de que los museos son lugares llenos de armarios, de objetos viejos. Yo creo que hoy los museos más interesantes en todo el mundo son los que tiene un cuerpo de curadores que están trabajando permanentemente, mirando, aprendiendo e investigando para poder difundir. En el MALI tenemos la suerte de tener un grupo extraordinario de curadores jóvenes que han hecho grandes cosas y que han tenido, y esa es una política institucional, una voluntad de apertura, de convocatoria a los investigadores que están trabajando en el ámbito académico.

El museo en el fondo es también una recuperación de la memoria. Tú has insistido no solo en la pintura, sino también en la fotografía como medio que nos hace vivir el pasado.

Una de las cosas que hemos tratado de hacer en el museo consistentemente es ir ampliando la visión que se tiene de la historia del arte en el Perú. Por mucho tiempo fue solo la historia de la pintura o la escultura. Hemos tratado de incorporar los cambios que se vienen dando.

Este lugar fue muchas cosas, incluso cuartel

El edificio fue creado como lugar de exposición. Manuel Atanasio Fuentes, que fue uno de los gestores de la creación del Palacio de la Exposición y de todos los parques que lo rodean, escribió en un comunicado oficial que este lugar serviría para hacer exposiciones después de acabe la exposición nacional para la que fue construida. Y efectivamente, en la segunda planta de este edificio se acogió al Museo Nacional durante mucho tiempo. Con la Guerra del Pacífico este edificio sirvió primero de guarnición del Ejército peruano, me parece que fue hospital de sangre, y luego de guarnición del Ejército de ocupación. El museo se desarticuló y se refundó en 1906 como Museo Nacional de Historia. Luego las instalaciones de este se trasladaron a Pueblo Libre y este local, de propiedad municipal, quedó para otros usos.

Sirvió de Ministerio de Agricultura, fue sede de la Municipalidad de Lima en los años en que construía su nuevo local en la Plaza de Armas. En los años cincuenta, un grupo de personalidades, entre las que estaban Jorge Basadre, Raúl Porras Barrenechea y Héctor Velarde, se juntó para crear el Patronato de las Artes y la Municipalidad les entregó este local para que se hiciera un museo de arte. Con el apoyo del Gobierno, se renovó el Palacio de la Exposición y el Patronato empezó a trabajar. Con mucho esfuerzo y gracias a la familia Prado y Peña Prado, consiguieron que la colección que había formado Pedro Prado se entregue al Museo de Arte. Esa es la base sobre la que se construye esta visión de la historia del arte peruano, luego se van sumando muchísimas donaciones.

EL MUSEO HOY

¿Qué es un museo en la perspectiva contemporánea?

Un museo sigue siendo lo que siempre ha sido: un repositorio de piezas, de objetos que remiten a la historia y que son parte de la memoria colectiva. Son lugares donde esos objetos se hacen públicos. Esa para mí es la esencia de un museo. Lo que sí ha cambiado es la dinámica del museo, la forma en la que se relaciona con su público. En el MALI y en el país todavía hay mucho por hacer en el trabajo de formación de públicos, pero hoy un museo es un lugar muy abierto. Es importante que sea un espacio de sociabilización y es importante que tenga cafeterías, tiendas, librerías, conciertos, lugares de conversación y de encuentro.  Algo que también ha cambiado es que ahora es un foro público. Es importante el debate para un museo. No se puede estar al margen de las grandes discusiones del país.

El museo ya no es solo peruanista, por así decirlo, sino que se abre a una dimensión universal y americana.

Una cosa que me sorprende es que parece que la gente no tiene una idea muy clara de cómo llegan las cosas a los museos. Creen que están llenos de cosas desde siempre y que ahí van a estar. En el Perú empezamos muy tarde, este museo se fundó en 1954 y no llega a establecerse formalmente y a tener una colección hasta inicios de los sesentas. Eso es tardísimo. Hemos tenido que hacer un trabajo muy duro de construcción de colecciones, de traer las piezas emblemáticas de la historia del arte peruano al museo para hacerlas públicas. Es un esfuerzo de mucha gente. Este es el resultado del trabajo de muchísima gente. No es solo la donación que fundó el museo, sino posteriores como las de Manuel Checa Solari, Manuel Cisneros Sánchez y Teresa Blondet de Cisneros, Rafael Lemor, etc.

También hubo adquisiciones

También y en las donaciones también participa gente que no tiene muchos recursos. Recibimos permanentemente libros, fotos. Eso es parte de una suma de voluntades. Este es un proyecto colectivo. La necesidad en un museo como este, que no recibe fondos del Estado regulares para operar, te obliga a abrirte a la sociedad, a tender puentes. Eso es algo muy bonito. Justamente, una de las cosas que más satisfacción nos da en el museo es haber logrado adquisiciones que ayudan a recuperar la memoria del país de distintas maneras. En los últimos años hemos traído muchas obras del exterior. En ese trabajo nos apoyó el Ministerio de Cultura. Hemos traído una colección, por ejemplo, de acuarelas costumbristas que yo llamo el eslabón perdido en la historia del costumbrismo. Son del momento fundacional de esta corriente en la década de 1820-1830, cuando aparece Pancho Fierro.

Majluf explicó los inicios del Museo de Arte de Lima y la historia de su sede. | Fuente: RPP Noticias

PANCHO FIERRO

Esos son los retratos un poco autobiográficos, por así decirlo.

Son fascinantes porque nos han dejado un registro increíble de la vida en Lima a fines del periodo colonial y a inicios de la República. ¡Esa colección estaba en Francia!

Una cosa formidable de Fierro es la alegría. No es la denuncia, a pesar de que también hay queja social, sino la alegría con la que observa la vida cotidiana.

Hay una ligereza en la factura y en el contenido de las imágenes, en el estilo suelto. El contenido, como dices, no es una retórica de protesta. Tiene un sentido distinto. Sus predecesores en el género eran mucho más descriptivos, quizás, en algún sentido, más fieles al entorno. Esa colección [de Pancho Fierro] y la discusión que tenemos sobre él y su obra quedarían incompleta si no la tuviésemos aquí en el museo. Fue una donación de Juan Carlos Verme, el actual presidente del museo, quien nos ayudó a adquirirla en un remate en París.

Este no es un trabajo personal. Otra cosa venerable es cómo se puede tener una comunidad y una ambición común que le da un espíritu distinto al esfuerzo.

Creo que lo que hemos logrado en el museo ha sido por un trabajo colectivo, en equipo, con profesionales de primer nivel en todas las áreas. Gente comprometida y entusiasta que solo piensa en hacer las cosas mejor, con un sentido de autocrítica, con capacidad de reflexionar. Esto lo puedo decir del presidente del Patronato, de los funcionarios, de todo el equipo del museo. En todos los ámbitos hay compromiso, entusiasmo. Este es un lugar muy lindo para trabajar. Nadie hace nada solo. Siempre es necesario trabajar en colectivo.

TRAYECTORIA

¿Cómo empezaste tú?

Comencé trabajando el siglo XIX y en realidad lo sigo haciendo, solo que me he ido un poco más atrás. Ahora estoy estudiando la independencia, la construcción material del Estado en el proceso de la independencia, que es un tema que siempre me ha interesado. Empecé estudiando a Francisco Laso, que para mí es el gran pintor latinoamericano del siglo XIX y mi tesis doctoral fue sobre cómo él inventa la imagen del indio en esa época y construye una idea de lo indio que forma parte de un primer discurso indigenista.

Hay una grandiosidad allí que a veces asombra un poco

Claro, el indigenismo antes de Laso hacía una denuncia que partía siempre de la degradación del indígena. Él construye una imagen idealizada del indio. Lo hace como parte de una idea de lo indio vinculado a lo cultural. Eso es clave para pensar en el tránsito al indigenismo. Ese es el centro de mi tesis doctoral. Mucho de lo que he trabajado ha sido también a partir de proyectos del museo, que son trabajos de investigación pero que se distinguen de lo que uno hace en el ámbito académico. Son más de divulgación, hay que reunir información, pero siempre hemos intentado que cada publicación del museo sea un verdadero aporte.

Esa es otra de las ramas importantes, hemos logrado establecer una bibliografía de pintura y de arte peruano.

Eso es algo que ha cambiado mucho en el Perú en el último cuarto de siglo. Cuando empecé a trabajar tenía el ejemplo de grandes historiadores y colegas, pero hasta el año 1987, cuando se publicó el catálogo razonado de Mario Urteaga con ocasión de la Bienal de Trujillo, no había una monografía académica, erudita, de este tipo sobre ningún pintor peruano. Eso no puede ser, es algo increíble. A partir de allí con el trabajo de muchos investigadores, y el museo ha contribuido también a eso, se ha logrado transformar gradualmente esa situación, pero todavía falta mucho. Esas investigaciones no están todavía pasando al sistema educativo peruano, ni a nivel de colegios ni a nivel de universidades.

Una de las cosas que queremos hacer, para lo que estamos comenzando a conversar con el Ministerio de Educación, es encontrar formas para que todos los recursos, las colecciones, los materiales digitales, sean usados por los colegios. Queremos ser más efectivos en eso, ese es el gran reto del MALI para los próximos años. El gran reto en los próximos cinco años es lograr que los contenidos del museo lleguen a más gente.

Majluf sobre la importancia de dos autores peruanos del siglo XIX: 'Pancho' Fierro y Francisco Laso. | Fuente: RPP Noticias
Escucha el programa completo de Natalia Majluf en Fuera de Serie. | Fuente: RPP Noticias
0 Comentarios
Valora la nota:Natalia Majluf: "El museo debe formar parte de la vida de todos los peruanos"
¡Excelente!
Valoración Total
5/5
¿Qué opinas?