Maximixe: Reconstrucción costaría cerca de US$8,000 millones

Consultora estima que la economía peruana crecerá 2.1% este año ante el impacto de El Niño Costero.

Solo la reconstrucción de infraestructura dañada costará US$5,000 millones. | Fuente: Andina

Los huaicos e inundaciones que desató el Niño costero parecen haber pasado y recién ahora se podrá conocer la profundidad de su impacto. En principio, el presidente de la consultora, Maximixe, Jorge Chávez, calculó que un plan de reconstrucción, rehabilitación y prevención a ejecutarse en tres años costaría cerca de US$8,000 millones.

Solo reponer la infraestructura dañada por el Niño Costero, según calcula Maximixe, demandará unos US$5,000 millones, de los cuales la mitad iría a la reposición de carreteras, puentes y caminos viales. En tanto, US$930 millones irían a la rehabilitación de activos no destruidos y unos US$2,000 millones a un plan de prevención.

“El costo de reconstrucción va a estar en función a cuál va a ser la estrategia que se aplique en el plan de reconstrucción, si solo se quiere reponer lo que se destruyó o se quiere hacer algo que mejore y que nos dé una mejor prevención hacia el futuro”, comentó.

 

Primeros cálculos. A inicios de abril el presidente Pedro Pablo Kuczynski estimó que la reconstrucción de los lugares afectados por El Niño costero, costaría unos US$ 9,000 millones. Pero para reducir la carga sobre los hombros del Estado, Chávez saludó que se busquen mecanismos como los de obras por impuestos.

“No necesariamente toda esta cifra va a salir del bolsillo del gobierno o del presupuesto público, parte puede ser también del sector privado a través de obras financiadas por responsabilidad social, como obras por impuestos o también iniciativas privadas”, anotó.

Impacto sobre la economía. Sin embargo, el impacto del Niño costero sobre la economía será mayor al esperado. En línea con otros analistas, el presidente de Maximixe proyecta que el Perú crecerá 2.1% este año, dado que el impulso de la reconstrucción recién se verá en el 2018. Además sostiene que es momento de ver una política monetaria que ayude a la recuperación.

“Ahora más bien el Banco Central debería tener una política más agresiva, bajar la tasa de referencia, reunirse con la superintendencia, con el ministerio de economía para sentarse con los bancos a ver cómo evitar que se rompa la cadena de pagos”, precisó.

Crecimiento débil. El crecimiento de este año, al igual que en el 2016, será sostenido por sectores primarios como minería, pesca y en menor medida por construcción, pero actividades clave para la generación de empleo como agricultura, manufactura y comercio tendrán un año sombrío.

¿Qué opinas?