La criptomoneda es, por excelencia, la divisa electrónica más reconocida del mundo, el popular Bitcoin.

La criptomoneda es, por excelencia, la divisa electrónica más reconocida del mundo, el popular Bitcoin. Las formas con las que denominar a uno de los fenómenos más importantes del mundo tecnológico del siglo XXI comienzan a agotarse y, sin embargo, no deja de ser una tarea extremadamente difícil el augurar, un mínimo, el futuro del BTC.

¿Qué va a ocurrir con esta criptomoneda —y todas las demás— en el plazo de un año? ¿Qué va a ocurrir, siquiera, de aquí al siguiente mes? Las respuestas pueden ser numerosas, pero, también, de lo más dispar. Desde expertos del sector monetario y financiero que han mostrado su confianza total en las divisas electrónicas, a otros que llegan a afirmar que “su valor es cero”.

Así pues, con los expertos divididos en posiciones tan distantes unas de otras, es casi que imposible hacer un pronóstico seguro. Por lo tanto, poco más se puede hacer que hablar de los factores que pueden llegar a tener una influencia sobre el futuro del BTC. A continuación, analizamos algunos de ellos.

La confianza de la comunidad inversora

Sin duda alguna, este es el punto más importante de cara al futuro del Bitcoin y cualquier otra criptomoneda que se base en un sistema descentralizado. Siempre y cuando cuenten con la confianza de los inversores, el precio de estas criptomonedas no sufrirá caídas pronunciadas ni descensos repentinos.

Por ejemplo, y pese a las caídas sufridas desde los récords alcanzados durante el mes de diciembre, el valor del Bitcoin se mantiene por encima de los 8.000 dólares, una marca que habría sido una máxima valoración histórica hace tan solo cinco meses. Mientras siga contando con este tipo de respaldo, está claro que si por algo no pasa el futuro del BTC es por una devaluación repentina y total.

La postura de los estados y organizaciones paraestatales

El reputado Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés) hacía público hace unos días un estudio acerca de un estudio acerca de las tres formas con las que se podría acabar con el Bitcoin. La primera que mencionaban, por supuesto, era la de establecer cierto tipo de control gubernamental sobre el sector de las criptomonedas.

Así pues, según el MIT, la Reserva Federal estadounidense podría crear una agencia especializada en el control de las criptomonedas o, incluso, comercializar su propia divisa electrónica. De esta forma, y si tuviese éxito, el gobierno norteamericano podría acabar con uno de los rasgos más característicos del Bitcoin —y de muchas otras criptomonedas como el Litecoin, Ethereum, o Bitcoin Cash—: su sistema descentralizado.

Esto permite que las criptomonedas mencionadas no estén regidas por un órgano central, sino que siguen más bien un sistema anárquico y en el que las decisiones se toman de acuerdo con la comunidad. Algo que, a los guardianes del sistema económico actual, no les gusta en absoluto.

¿Están Facebook y otras compañías tecnológicas dispuestas a sacar su cripto?

Si hay alguna empresa en el mundo que pueda crear su propia criptomoneda con una capacidad para hacerle frente al Bitcoin, habría que buscarlas en el sector tecnológico norteamericano. Facebook, Google, o Amazon cuentan con un número suficiente de usuarios fidelizados como para que, al menos, sus opciones mereciesen tenerse en cuenta.

Ahora bien, ¿hasta qué punto le interesa a este tipo de firmas crear su propia divisa electrónica? Mientras que a organizaciones tipo Amazon, centradas en las compras en línea, sí les podría interesar un producto de este estilo, no queda claro cuáles serían los beneficios de Facebook o Google. Sin embargo, lo que está fuera de toda duda es su capacidad de arrastrar usuarios.

El blockchain: ¿un futuro independiente?

También hay que tener en cuenta que el futuro del Bitcoin no se acaba en el valor de su criptomoneda o en los usos futuros que ésta pueda tener. Ya, en estos mismos momentos, el sistema blockchain es de una importancia supina, y uno de los valores no tangibles más destacados del mundo tecnológico.

Así pues, a la hora de hablar de los factores que influyen en el futuro de todas las criptomonedas y, especialmente, del Bitcoin, no podemos olvidarnos de factores externos como gobiernos, usuarios, o la actuación de las grandes compañías mundiales en este sector. Pero, ni por asomo, nos podemos olvidar del valor tecnológico que acompaña a este producto monetario, tanto o más importante que sus puntuales precios.

0 Comentarios
Valora la nota:¿Qué factores influyen en el futuro del Bitcoin?
¡Excelente!
Valoración Total
5/5
¿Qué opinas?