Barack Obama y los beneficios de su apoyo al matrimonio homosexual

En un país tan polarizado como EEUU, la declaración del candidato a la reelección puede conllevar algunos ´riesgos´.

Barack Obama se convirtió el miércoles pasado en el primer presidente estadounidense en expresar públicamente su respaldo al matrimonio homosexual, declaración que no está exenta de riesgos en el año en el que se jugará la reelección.

"He concluido que es importante para mí dar un paso adelante y afirmar que creo que las parejas del mismo sexo deberían poder casarse", indicó Obama en el Despacho Oval en una entrevista concedida a la cadena de televisión ABC.

Pero, ¿beneficiará a Obama su apoyo a las bodas gay? Sin duda, en un país tan polarizado como Estados Unidos, la declaración del candidato a la reelección puede conllevar algunos "riesgos", como recuerda el director del Centro de Investigación Pew, Andrew Kohut.

Treintaiocho estados prohíben el matrimonio homosexual en su territorio y solo en seis (Nueva York, Connecticut, Iowa, Massachusetts, Nuevo Hampshire y Vermont) y en Washington, la capital del país, es legal.

Carolina del Norte fue el último en sumarse a las prohibiciones y sus habitantes aprobaron el martes en un referendo una enmienda a la Constitución estatal que define el matrimonio exclusivamente como la unión entre un hombre y una mujer.

Estados como Carolina del Norte y Virginia fueron claves para la victoria demócrata en 2008 y lo van a volver a ser en las elecciones del 6 de noviembre. Ambos tienen aún un gran número de población socialmente conservadora que podría pasarse al bando republicano tras el anuncio de Obama.

Lo mismo puede ocurrir con los hispanos menos comprometidos y molestos con Obama por no haber cumplido su promesa de realizar una reforma migratoria, según el análisis del Centro de Investigación Pew.

Sin embargo, cada vez más ciudadanos estadounidenses están a favor de legalizar el matrimonio gay, según las cifras de Gallup, que confirman el cambio que se ha obrado en las últimas dos décadas.

De hecho, el pronunciamiento de Obama fue visto como "un avance" por activistas de América y políticos de EE.UU., mientras que su probable rival republicano, Mitt Romney, reafirmó su oposición.

"Mi punto de vista es que el matrimonio en sí mismo es una relación entre un hombre y una mujer, y esa es mi preferencia", dijo Romney en un acto en Oklahoma en el que destacó también que ha mantenido "el mismo punto de vista" durante toda la contienda por la nominación presidencial republicana, que ya tiene prácticamente asegurada.

Al final, solo el tiempo determinará si el apoyo de Obama al matrimonio homosexual le termina beneficiando o no en su intención de mantenerse cuatro años más en la Casa Blanca.

Con información de EFE

¿Qué opinas?