Carlos Galdós: “El Perú está avanzando, aunque la clase política tenga ganas de lo contrario”

El presentador y comediante conversó con Raúl Vargas en el programa Fuera de Serie sobre sus inicios en el humor, su familia y también sobre su visión política.

Carlos Galdós conversó con Raúl Vargas en la novena edición de 'Fuera de serie'. | Fuente: RPP

Se considera una persona reservada, que disfruta del silencio y de pocos amigos. Así se describe Carlos Galdós, como antítesis de sí mismo. Sin embargo, cuando está frente al público desde una cabina radial o en un auditorio, aflora todo su sentido del humor para reírse de sí mismo o de los protagonistas de su vida. Raúl Vargas conversó con él en el octavo episodio de Fuera de Serie.

Estudiaste comunicaciones, aspirabas a ser periodista o comunicador, pero ya por tu estilo, tu carácter, tu comportamiento en clase, debes haber empezado a decir, este 'pata' va a chambear en otro lado. ¿Cómo fueron los inicios? 

Yo en clase era más bien el que se sienta al último. No soy aficionado al protagonismo en el día a día. Más bien soy de los que observo, de los que miro. Entonces así me desenvolví en la universidad, en el colegio también. Me sentaba al último y miraba, muy callado.

Por lo menos en el patio, en confraternidad, si eras distinto

Lamento desilusionarte. Yo soy la antítesis de lo que muchas personas pueden creer o ver. Tengo muy pocos amigos. Entonces esa cosa del patio a la hora de los intermedios, que te reúnes con tus amigos, te haces bromas y una chica va y viene, te diviertes, no... Yo he me he dedicado a la observación siempre. Me gusta mirar, estar solo -que es diferente a la soledad-. Disfruto el silencio

Y cuando empiezas a caracterizarte como comediante ¿Cómo se sentía tu familia? ¿Pensaban, este chico es brillante, gracioso, divertido, pero qué será de él? El humor no es una cosa que tranquilice y satisfaga a todos

Yo nunca les dije nada, soy muy reservado.

Cosa que es bien difícil de creer

Por ejemplo, ante la clásica pregunta "cuáles son tus proyectos", no se lo cuento nunca a nadie. Y en mi familia, les envíe una nota, como si les hubiera mandado un parte (de matrimonio): "hago un show, me voy a presentar, si quieren vayan y véanlo".

Pero como niño y como joven en la familia si has sido divertido.

Como niño estaba de cajón en todas las actuaciones del colegio, en los juegos florales. Recuerdo que en las reuniones familiares era el bailarín.

 

FORMACIÓN

Y en qué momento decides ingresar al alboroto a la comedia. Que dicho sea de paso es un arte muy difícil, porque a diferencia de cualquier otra actuación en que uno interpreta a... en este caso uno inventa a…

En este caso uno se ríe de sí mismo. Me rio de todo lo que me pueda incomodar. Lo estiro, lo agrando... es como una manera de curarse a la larga, curarse de todo lo que te molesta

Cuándo entonces lo decides

A partir de la radio. Yo hacía un programa de en Studio 92 que se llamaba Caídos del catre

Una expresión estupenda, que quiere decir que estás medio desorientado, medio perdido

Era un programa de mañanita, me caigo del catre para ir a estudiar, ir a la universidad. En ese programa contaba mis historias, que tenía lugares comunes de gente joven, la universidad, tus padres. Y decido hacer el programa de radio en vivo, en la Estación de Barranco. 

Y en qué momento decides ya no solo actuar, sino formarte.

A partir del primer show. El primer espectáculo lo hice como una humorada literalmente; si iba gente, bien. No pensé que se iba a llenar y que se iba a quedar gente a fuera. Eso era indudablemente por el programa de radio. A partir de eso dije esto tiene que crecer. Y me comencé a preparar, a tomar una serie de talleres, a ver a muchos comediantes.

A quienes por ejemplo

Muchos argentinos. (Enrique) Pinti, por decirte alguno. (Antonio) Gasalla. De los norteamericanos, los de siempre, Seinfeld. 

¿Peruanos, ninguno?

No tenía muchas referencias. Tenía alguna de Hugo Salazar. Si tenía la referencia, aunque no es peruano, de Vinko. Vinko hacia mucho humor de pie. Recuerdo haberlo visto en el Palace Atenea, en esto que era el café Concert. Y lo vi de infiltrado literalmente, porque no era un espacio para niños. 

¿Has tenido algunos cursos?

He tomado cursos en Buenos Aires. He ido en algún momento a Nueva York a algunas charlas o a Colombia, a festivales. Alguna vez le he dicho a mi representante consígueme una agenda de bares, pero no en Perú, sino en Buenos Aires o en Bogotá. Ella hizo sus contactos y me he parado en lugares espontáneos sin ningún rótulo. En Chile con mi esposa entramos a un stand up comedy, me pare y le dije al comediante si podríamos actuar juntos y comenzamos hacer humor de cómo éramos los peruanos, los chilenos. Me encanta el reto, eso es probarte a ti mismo. 

Si tuvieras que hacer un taller para crear actores, lo podrías hacer

No, no soy ladrón. Hay mucho ladrón haciendo eso. Cuatro tontos que tienen un show todos los viernes en un barcito... me parece de un ego... "Hago comediantes, te voy a dar los trucos..." yo no puedo, no me sale.

Hay algunas condiciones que se tienen para eso, son espontaneas

La mejor condición es la frustración y querer decir algo, para mí fue así. Yo estuve muy molesto con muchas cosas

Y no te gustaban los moldes que te llevan a esa expresión clásica, eres un renovador.

Yo odio que me digan que hago stand up comedy, porque tiene una secuencia: uno, dos, tres, plop, el remate del chiste. Yo no, yo te cuento una historia. La voy contando, la interactúo contigo, la siento. Hago unos videos que te pueden parecer graciosos o no, en fin.

¿Tienes algún guion, lo preparas? La espontaneidad es válida pero no tanto. 

Sí, tengo una ruta, lo otro sería suicida. De hecho, me he preparado en el tiempo y cada vez que subo al escenario sé que quiero comunicar. Voy por una rutita, pero también puedo improvisar mucho.

Carlos Galdós condujo por casi 17 años el programa de "Caídos del catre" en Studio 92. | Fuente: RPP

LA TERAPIA DEL HUMOR

¿Siempre has tenido un público miraflorino?

Me muevo mucho por ahí, digamos, pero va público de todos lados.

¿Y crees que hay una distancia entre el humor de Comas o Miraflores?

Nos reímos todos de lo mismo. Eso es un estigma. Cuando voy a Plaza Norte, a Los Olivos, a Independencia, en espacios de 3 mil o 4 mil personas, nos reímos mucho de cómo los ven. De cómo la gente los imagina, los que vivimos por Jesús María, Miraflores, Magdalena y es una visión tan chiquita…

Siempre hay una búsqueda de afinidad entre el comediante y el que observa.

A mí el humor me ha ayudado mucho, casi a niveles terapéuticos. Recuerdo el día que me divorciaba, léase el día en que tus maletitas están en la puerta de tu casa y la llave ya no te pertenece más. Tenía que hacer función esa noche. Fue una de las que más disfrute. Aparecí como siempre, digo “hola, buenas noches, me acabo de divorciar”. La gente se reía. “Chicos me acabo de divorciar les digo en serio, hoy esto es de larga data, porque no tengo a donde ir”

No era una táctica de humor

Claro, no estoy entrando con un chiste. Me acabo de divorciar y ahora acá viene el chiste, no. Esa función duro 4 horas y media. Terminó en una especie de foro, con la gente interactuando, preguntando, dándote consejos. Fue una noche muy graciosa, una locura.

Tenemos nuestros complejos, nuestros problemas, somos rajones, pero nos sentimos también a veces campeones

Nos sentimos campeones, que bueno eso. Hace tiempo que ya nos venimos sintiendo campeones.

Nos sentimos campeones, pero al mismo tiempo somos pesimistas. Hay algo que no nos gusta en esta esquina, en esta persona, en ciertos pasos que da tal político. Los titulares de un diario te traen abajo. Hay una especie de contraste constante

Yo creo que los peruanos tenemos una foto de nosotros mismos muy devaluada. Y cuando la contrastas con el mundo entero, te das cuenta que la foto es la misma.

EL LEGADO MATERNO 

Una de tus características, es la temática de la mujer. Has exaltado esto, no solo por tu esposa, sino una hija tuya...

Claro, mi madre fundamentalmente. Además es una temática que expongo no solo en mi show, también en la página que escribo en la revista Somos. Eso tiene que ver con mi origen, provengo de un matriarcado absoluto y total. Yo he sido criado por mi madre y mi abuela, esa es la foto que tengo de familia.

Y desde ahí cómo se produce el humor

Es que es tan rico, el tema de la madre es inagotable. Lo único que tuve que hacer es capturar todas esas frases de mamá, contarlas y reírme un poco de las cosas que yo he vivido en casa. Además yo he tenido la suerte de vivir con estrechez económica. Esa es la mejor escuela. Yo soy de la generación en la que mi mamá compraba una esponjita para lavar la ropa…

Y unas zapatillas eran un momento culminante...

Y cuando te las compraban negras y blancas, le ponían Griffin Allwhite y vaya usted así al colegio. Las actuaciones eran "mama hay que alquilar el traje en casa mandril de disfraces". Ni muerta, te forraban la pantorrilla de la bota de Bolognesi con una cartulina negra. Pero eso es bueno, a mí me formó

Te dio todo un estilo peculiar

Indudablemente, al contar esas anécdotas

Que son tan vívidas, tan humanas, tan de todo el mundo

Además generacionales, ochenteras. Ir a comprar la ropa no era como hoy. Antes había un modelo de jean para todo el mundo, esos jeanes que los vendían en Monterrey en rumas y con estos parches cuadrados en la rodilla.

La ropa duraba muchísimo

Mi mama me compraba ropa crecedera. Era trabajadora del seguro social, imagínate pues, no había cómo. Entonces yo llevo esas historias.

Pero la mujer en definitiva es más inteligente, más práctica y está presente de una manera que tú admiras

Siempre. A mí me duele mucho cuando producto de algún bloque que puedo haber presentado en televisión, me dicen que desprecio a la mujer. Entiendo que son visiones, pero lo dejo pasar. No voy a estar haciendo explicaciones cada dos minutos. 

HUMOR CON CONTENIDO

Ahí ya empieza a jugar el factor tiempo, que es la madurez del actor.

Claro no soy el mismo de los 26 años, tengo 43. Era un demente literalmente. Ya con 43 quiero darle valor a las cosas, al contenido sin ser sermonero. Al haber pasado de un programa de entretenimiento a un programa donde manejo mucha información, me importa que la gente entienda el porqué, no solo tirar la piedra. Lo que me importa es darle valor al contenido, no que se rían solamente.

Entonces cuánto sientes que han cambiado los escenarios, el público y no solo como un símbolo de madurez personal, sino además porque la circunstancias llevan a imaginar otras situaciones, igualmente divertidas, pero con otro temperamento, con otra lógica

Eso tiene que ver con la generación.

Claro esa generación digital, en que la caricatura ha devenido en una categoría excepcional en el Perú, de extraordinaria creatividad.

El poder de los memes ¿No? En dos frases sentenciar algo. Eso me parece de un nivel de concreción, de agudeza muy importante. Hoy veo por ejemplo, que los jóvenes, los milenials, quizá muy preocupados por vivir la experiencia, no se la quieren perder. No están preocupados por la posesión, porque lo han visto nítidamente: el mundo se está acabando.

Me interesa imaginar qué imagen se va creando a lo largo de tu actuación en todo este tiempo, donde estas reflejando las costumbres nacionales. Cuánto de eso sientes que está quedando como una manera de ser

Siento que el público está cambiando y eso es bueno. Y eso me obliga a cambiar también. Es más, al año hago dos o tres shows de títulos diferentes. Yo me muevo con la coyuntura, que es para mí moneda corriente. Lo que siento y puedo recoger es que la gente disfruta cuando va a ver un espectáculo mío. Galdós te dice lo que siente, no tiene filtros. Hay cierto criterio, no soy un loco, pero digo las cosas, al menos lo que yo pienso, de manera nítida y clara aun desde el humor.  Yo creo que ese es mi pilar.

VIDA FAMILIAR

¿Cómo eres en el hogar?

Soy híper entregado a mi casa. Mi hogar es lo mejor del mundo. Ese es mi club. Todo ocurre en mi casa, con mis hijos, con mi esposa. Todo ocurre con mi familia, Todo ocurre ahí.

¿Y haces humor también con tus hijos?

Sí, nos reímos mucho. A mí me da pena, porque mi hija mayor que tiene 10 años, ha perdido el factor sorpresa. Ella tiene mucho teatro encima, muchos shows. Yo la he traído aquí al (teatro) Municipal, desde los 9 meses a ver ballet. Hace poco vimos La Traviata y tiene 10 años.

Ese es el otro Galdos que no conoce uno.

Que no lo conoce nadie. Mi elección si voy a Nueva York, entre un bar de comediantes o algo de humor, va por ir a ver opera o ballet.

¿Y harías cine?

No, pero si hago algo sería en el formato (de sus shows), porque no soy actor y respeto mucho a los actores.

POLÍTICA

Los peruanos pensamos que los políticos están hechos para mentir, que son oportunistas, que prometen y luego no cumplen. Hay un descreimiento muy fuerte, que es dañino a la postre, porque desde el comienzo la gente desconfía de que una nueva administración puede salir adelante.

Pero es que todo lo que has descrito ocurre, eso es lo peor. Ese pareciera ser el ejercicio de los políticos. Las promesas luego no se contrastan con la realidad. Además la gente elige superhéroes, elegimos personajes…

Que son todopoderosos

Claro, y no lo son. El sistema no se los permite. "Yo voy hacer esto", no puedes pues, porque tiene que pasar por tales manos, no es tan fácil. Y los políticos son figuras devaluadas, porque las campañas son cada vez más burdas. El manual de campaña: cargue al niño babeado, dele beso, coma todo lo que tenga que comer en el mercado, abrace a la señora, ponga cara triste. Es muy burdo. Y buscamos además el outsider y en esa búsqueda un día se va a presentar un demente y va a ganar.

Muchas gracias, me llevo a una reveladora entrevista. No me imaginaba toda la riqueza, y la variedad y la capacidad de desafío con que emprendes las cosas. Me emociona esa visión que tienes del Perú, que tiene que avanzar y está avanzando

De todas maneras está avanzando, así la clase política tenga ganas de lo contrario. Estamos avanzando y bien.

Y estamos aprendiendo política también

Sobre todo eso. Desde el gobierno si es un poco dramático que recién aprendan. Tú pensabas que yo era un vago Raúl, por eso te has llevado una grata impresión

Yo pensaba que eras un locumbeta, que suena a palabra antigua

Mi mamá, que es arequipeña, me dice eres un locumbeta y paras siempre todo chascoso (despeinado). No soy chascoso porque ya no tengo pelo y locumbeta no puedo ser porque tengo hijos, tengo familia y tengo ganas de vivir.

 

En este segmento Carlos Galdós habla sobre la vida con su madre y como esta experiencia marcó su humor. | Fuente: RPP
0 Comentarios
Valora la nota:Carlos Galdós: “El Perú está avanzando, aunque la clase política tenga ganas de lo contrario”
¡Excelente!
Valoración Total
5/5
¿Qué opinas?