¿Cómo detener el castigo físico y humillante hacia niños y adolescentes?

El castigo físico y humillante es una práctica común en el país. Es socialmente aceptada y no está prohibida de manera explícita en la ley.

EFE

El abuso sexual, la violencia física y psicológica, y el acoso sexual son formas de violencia que tienen lugar en todos los entornos. 

En el hogar, los castigos corporales hacia los niños, es realizado en mayores ocasiones por las madres; sin embargo aquellas agresiones cometidas por los padres es mucho más violenta.

 

El castigo físico y humillante es una práctica común en el Perú.

“Las encuestas hablan por sí solas, indica que aquellas mujeres que han sido violentadas por sus padres, son violentadas ahora por sus esposos y además le pegan y humillan a sus hijos”, dijo Nelly Claux, Gerente de programas de Protección y Emergencia de Save The Children en el marco de la campaña “Todos contra la violencia hacia niñas, niños y adolescentes”.

El castigo físico y humillante puede adoptar diversas maneras incluyendo dos categorías de castigo que pueden ocurrir juntos o separados: 

1) Castigo físico, o la amenaza del mismo, que incluye golpear a un niño con la mano o con un objeto, patear, sacudir o lanzar a un niño, tirarle del pelo, forzarlo a estar en una posición humillante o dolorosa o forzarlo a hacer excesivo ejercicio físico o quemarlo. 

2) Castigo degradante o humillante, que toma diversas formas, como el castigo psicológico, el abuso verbal, la ridiculización, aislar o ignorar a un niño o niña. 

“Muchos adultos aceptan la violencia y la consideran como un mecanismo eficaz y educativo, sin comprender que esto le está causando daños psicológicos a sus hijos. Es necesario optar por una crianza positiva, que motive, que ayude a los niños a crecer”, agregó Claux.

Los casos de violencia física y humillante pueden denunciarse en las Demunas, en los Centros de Emergencia y en la policía; así como en la línea 100 del Ministerio de la mujer.

¿Qué opinas?