Ruidos nocturnos afectan a pacientes del Hospital Edgardo Rebagliati

Familiares indican que convalecientes son los más afectados. Municipio de Jesús María establece que está permitido como máximo 40 decibeles de ruido en zonas donde existan hospitales, estas obras superarían ampliamente lo permitido.

Los ciudadanos indicaron que la obra trabaja hasta altas horas de la noche perjudicando la salud de los pacientes. | Fuente: WhatsApp del Rotafono | Fotógrafo: Rotafono

(Rotafono de RPP). Familiares de pacientes en el Hospital Edgardo Rebagliati de Essalud, reportaron a través del WhatsApp del Rotafono que en el frontis se viene realizando una obra de mejoramiento de pista y sardinel en el cruce de la avenida Salaverry con Domingo Cueto en Jesús María, la cuál genera ruidos que afectan a los convalecientes.

“Es la medianoche y los señores vienen realizando trabajos con un ruido que molesta a todos los que se encuentran a los alrededores. La bulla llega hasta los pisos de hospitalización, es una falta de respeto por parte de la municipalidad y la empresa que realiza los trabajos”.

Los denunciantes pidieron una rápida intervención por parte de las autoridades para terminar con estos ruidos molestos que se generan a pocos metros de un centro hospitalario.

Lo permitido. Según la ordenanza número 310 emitida en el año 2009, establece en su artículo 4 que los ruidos permitidos zonas de protección especial como colegios, asilos, orfanatos y hospitales es en el horario diurno (7 a 10 de la noche) de 50 decibeles mientras que, en el nocturno (10 y 7 de la mañana) es de 40 decibles. El sonido de un camión pesado trasladandose llega a los 80 decibeles, por lo que el ruido propiciado por maquinaria que se encuentra destruyendo una pista y bloques de cemento tranquilamente superaría lo permitido.

Es preciso señalar que lo establecido por los municipios es a través de un previo estudio a los estándares nacionales de Calidad Ambiental para el ruido en la vía pública.

Reclamos. Los ciudadanos que consideren ruidosos los trabajos realizados en la vía pública pueden ejercer su reclamo al municipio local a través de una queja. Según la Defensoría del Pueblo, luego de presentar la solicitud, el municipio envía un fiscalizador a la zona con decibelímetro o sonómetros para establecer el número exacto de ruido producido.

Si los números son superiores al rango establecido por el reglamento, se procede a notificar el hecho y emitir sanciones a través de una resolución. Sin embargo, si se encuentra dentro de los límites, los municipios pueden establecer algunos parámetros para no comprometer la tranquilidad de los vecinos.

Valora la nota:Ruidos nocturnos afectan a pacientes del Hospital Edgardo Rebagliati
¡Excelente!
Valoración Total
5/5