Lienzo corporal: de tatuadores a artistas de la piel

Los tatuajes pasaron del estigma social a ser reconocidos como arte. Recorre el circuito de tatuadores en Lima, que contaron sus inicios y su visión sobre la industria.
Lienzo corporal: de tatuadores a artistas de la piel

“El alma libre es rara, pero la identificas fácilmente cuando la ves”
Charles Bukowski.

 Junior Santa Cruz.

El hombre con tatuajes de mayor antigüedad registrado vivió hace más de cinco mil años, aproximadamente 3.300 A.C. Fue encontrado en la frontera de Italia con Austria en los Alpes, en la zona llamada Otztal, por lo que fue conocido como Otzi. De unos 45 años de edad, tenía 70 tatuajes, que se cree que pudieron ser realizados con una función mágico-curativa, una suerte de acupuntura.​

En el Perú, la Dama de Cao fue una gobernante norteña que vivió en el año 400 D.C. Era considerada casi una divinidad a sus cortos 25 años de edad y su cuerpo fue encontrado con figuras en la piel de serpientes, arañas, cocodrilos, monos, leopardos, abejas y mariposas. Su majestuosa tumba fue la pista para que los especialistas determinen su posición social en la cultura Mochica, apenas 150 años después del señor de Sipán en Lambayeque.

La actualidad es otra historia para el tatuaje artístico, aunque sus inicios -por los años noventa- fueron duros. En esa época no había muchas tiendas con insumos para comprar agujas y los tatuadores iban hasta el Barrio Chino. Para Ramón Mendoza, todo comenzó a cambiar en 1994´, cuando abrió su primera tienda en la esquina de Alcanfores con Benavides en Miraflores, la histórica Rising Dragon.

"A las dos semanas de abrir, el programa Buenos Días Perú nos hizo una nota y nos quitó de encima la mala imagen que tenían en esa época los tatuadores y las personas tatuadas -cuenta-. Pero esta no es una profesión tan relajada como se ve en TV. Se requiere de mucho esfuerzo y sacrificio ya que se trabaja 24x7. La rebeldía tiene que ser inteligente”.

El pincel dio paso a la máquina. Los guantes son pieza esencial en la bioseguridad. | Fuente: Marcos Reátegui

/// El primer dragón 

Los tatuajes tienen hoy un rol menos ceremonial, pero todavía tienen una gran importancia para quienes los llevan. Antes de 1990, eran vistos en Lima como marcas de presidiarios. Pero con la aparición  de Rising Dragon, Body Hard, Stefano Tatoo, Arte Sagrado y Coyote, este arte se hizo más frecuente sobre la piel de los limeños.

 “Renzo Signori fue en realidad el primero en hacer tatuajes artísticos. Trabajaba en su casa y luego en la tienda de maquillaje permanente de su mama", cuenta Mendoza desde su estudio La Santa María en la ciudad sueca de Örebro. "Tenía mucho talento, pero dejó el tattoo hace mucho tiempo. Mi estudio [Rising Dragon] fue el primero en Lima. Stefano Alcántara empezó un poco tiempo después y el Coyote tatuaba en su tienda de discos en galerías Brasil”.

/// De la historia al presente

El tatuador ha dado pase al artista del cuerpo. Arte es la capacidad y habilidad de hacer algo como así también la manifestación de la actividad humana mediante la cual se interpreta lo real o se plasma lo imaginado con recursos plásticos, lingüísticos o sonoros.

Muchos tatuadores de la actualidad han salido de la Escuela de Bellas Artes y se capacitan en temas de bioseguridad. Los insumos se han sofisticado, por lo que se debe dudar cuando el precio por un tatuaje es muy barato.

Desde la primera tienda especializada en tatuajes de Martin Hildebrandt (New York, 1856) abierta en América, los estilos y calidad de los tatuajes han evolucionado. Los diseños rudimentarios dieron pase a las obras de arte que podemos ver hoy. Daniel De la Cruz, Cesar Pinto, Daniel Moreno (Zhimpa) y Adolfo Gutiérrez son cuatro de los máximos referentes peruanos con estilos reconocidos en diversas convenciones internacionales. Pero pese al boom de los tatuajes, no han perdido una visión crítica sobre este negocio.

Las herramientas han ido evolucionando con el pasar de los años. | Fuente: Marcos Reátegui

/// Old school hoy

De la Cruz inició sus prácticas en el Rising Dragon y ahora maneja su propia tienda, Danny Tattoo, uno de los locales donde trabajó para su amigo y 'profesor' Ramón Mendoza, con quien se inició en este mundo hace 20 años.

“Al inicio, tatuar era mucho más difícil porque no había plantillas y por eso no se usaba el transfer. Tenías que dibujar sobre la piel y no había buenas máquinas. A veces tenías que hacerte tus máquinas”, cuenta en su local, ubicado en el cruce de las calles miraflorinas Los Pinos y Shell. El punto de quiebre, explica, fue alrededor del 2004 con las redes sociales y la posibilidad de encontrar los trabajos de tatuadores de todo el mundo, además de compartir los suyos.   

“Recuerdo un señor que vino a mi tienda a tatuarse el rostro de una niña. Cuando terminé, se arrodilló y se puso a llorar. Yo le pedía perdón porque pensé que le había dolido mucho, pero me dijo que estaba bien, que en unas horas enterraba a su hija y quería sentir ese dolor de su perdida. Eso nunca lo olvidaré” dice Danny.

Danny aún trabaja en uno de los locales donde funcionó el histórico Rising Drágon | Fotógrafo: Marcos Reátegui

/// Del arte plástico al lienzo corporal

"Cuando empecé solo se podía aprender siendo aprendiz de tatuador, porque en esa época teníamos muy poca información sobre cómo hacerlo", nos dice Cesar Pinto. La experiencia le ha enseñado a no precipitarse, a conversar con sus clientes antes de comenzar su trabajo, de analizar juntos el diseño, porque es algo que uno llevará toda la vida.

Cesar es el primer tatuador que da clases de tatuaje en un instituto registrado. "Me gustaría que el tatuaje lo valoren como lo que es. Las personas mayores lo asocian con delincuencia y algo sin profesión. Un tatuaje mal hecho hará que te vean así y que no se valore como arte. Un tatuaje te da un perfil psicológico de la persona. Si llevas uno malo, va a dar una mala interpretación de lo que quieres comunicar".

Su local es un taller de arte (como lo llama junto a su compañera Iulia) donde da clases de cerámica, fotografía y otros tipos de expresiones artísticas. Un espacio donde todas las artes conviven sin jerarquías.

Cesar Pinto es uno de los nuevos referentes en la realidad del tatuaje. | Fotógrafo: Marcos Reátegui

/// El artista amigo

Todos lo conocen como Zhimpa, pero su verdadero nombre es Daniel Moreno y ha caminado casi la mitad de su vida con una máquina tatuadora en la mano. Las pieles de sus amigos del colegio fueron sus primeros lienzos. Cuando estudiaba en un colegio de Magdalena, ganó un concurso nacional escolar de dibujo.

"Al inicio de mi carrera no había pigmentos (colores), cada uno tenía que soldar las agujas en varillas con el estaño, no había maquinaria. Acá la primera convención fue hace unos años. En Europa van en más de 30", explica Moreno. "Sin embargo, el tatuador peruano y sudamericano es más romántico en sus trabajos. Cuando vamos a convenciones en el extranjero, sobresalimos porque tenemos esa fe en nuestra 'chamba'. Por eso el Perú está creciendo en todas sus ramas".

Cuando tenía 17 años, Zhimpa tuvo la posibilidad de ir a España a trabajar en diversas cosas alejadas al arte, pero no lo hiz. No era su destino. El tiempo lo puso en el lugar donde está. "Aún falta muchas normas para el beneficio tanto del artista como del cliente. Por ejemplo, en Alemania hay marcas de tintas que no se pueden usar porque generan reacciones en algunas personas. Si las usas, te cierran el local".

¿Un gremio de tatuadores? Zhimpa cree que el artista debe crecer personalmente para después crecer en conjunto. "Aún estamos en formación".

Daniel Moreno pasea su arte por todo el mundo. | Fotógrafo: Marcos Reátegui

/// Polifacético

El último personaje de esta historia es un tatuador, pero también pintor, escultor y artista plástico: Adolfo Gutiérrez. "Miraflores y el Centro de Lima fueron los primeros lugares de Lima en donde se hablaba de tatuajes artísticos. Con Internet pudimos ver cómo se trabajaba en los grandes eventos internacionales y ver las nuevas tendencias".

Sin embargo, aunque el tatuaje ha ganado mayor reconocimiento en el mundo artístico, cree que aún falta ingresar a otras esferas. "Marca Perú, por ejemplo, debería apoyar a los artistas que con mucho esfuerzo salen a representar bien a nuestro país en certámenes internacionales. Son eventos a los que puede ir toda la familia. Es arte".

Cuando empezó a vivir de este mundo allá por el año 1998, nunca se imaginó ser uno de los referentes con mayor trayectoria en el medio y que gracias a esto visitaría muchos lugares en el mundo. Su esfuerzo rindió frutos.

/// Proyectos y expansión de su arte

- Zhimpa no se queda ahí y ha dado un tiempo en su apretada agenda (en lo que queda del año tiene 3 convenciones internacionales y el 2018 ya tiene copado enero), para crear en su canal de Youtube un programa audiovisual llamado “Enchúlame el tatuaje". Cualquier persona puede participar enviando una foto de un tatuaje mal hecho a sus redes sociales y tras una votación, el ganador podrá obtener un covert (cobertura de tatuaje) completamente gratuito.

Dirección: Av. Larco 872, Miraflores.
Facebook: Zhimpatattoos.

**************************

- Cesar Pinto y su estudio de arte brindan talleres de cerámica, fotografía y una serie de opciones para personas de cualquier edad. Si uno desea iniciarse en el tatuaje, desde el punto de vista de quien lleva la aguja, da clases sobre cómo convertirte en tatuador en un conocido centro de especialización digital.

Dirección: Calle Mártir Olaya 201 Dpto. 501, Miraflores.
Facebook: Artcesarpinto.

**************************

- Adolfo Gutierrez comparte su tiempo entre los tatuajes, las esculturas y la pintura, por lo que viaja constantemente (acaba de regresar de Panamá, donde representó al Perú en un festival internacional del tatuaje) y tiene en mente crear una línea de ropa y accesorios que reflejen la diversidad en el movimiento del tatuaje peruano.

Instagram: Adolfogutierrezlopez5/.
Teléfono: 999044068.

**************************

- Daniel de la Cruz se mantiene fiel a su arte corporal en su fortín miraflorino en donde trabaja hace más de 10 años y donde uno puede adquirir accesorios para todos los tipos de gustos.

Dirección: calle Los Pinos 114, oficina 209, Miraflores.
Facebook: Danny-Tattoo.

**************************

- Ramón Mendoza, quien reside en la ciudad sueca de Örebro con sus hijos, tiene su estudio llamado "La Santa María" y se mantiene conectado con todo tipo de expresiones artísticas plásticas. 

Dirección: Rudbecksgatan 38, Örebro - Suecia.
Facebook: lasantamariatattoo

**************************

- Andrés Makishi, Zeitan, Giper, Iván Bolaños, Christian Chero, Danilo Mautino, Pabla Munay, Miguel Orcal y muchos más que la están rompiendo en la escena tatuadora peruana también merecen una mención en esta pequeña reseña sobre el tatuaje en el Perú. Esta es solo la punta de un iceberg artístico que seguirá creciendo. 

Como han ido evolucionando la máquinas en el tiempo. | Fuente: GRUPO RPP S.A.C. | Fotógrafo: Marcos Reátegui

 

Doctor Manuel Del Solar recomienda pensar bien las cosas antes de decidirse por un tatuaje.
0 Comentarios
Valora la nota:Lienzo corporal: de tatuadores a artistas de la piel
¡Excelente!
Valoración Total
5/5
¿Qué opinas?