Reportan avances en lucha contra la violencia infantil en América Latina

Un informe del El Movimiento Mundial por la Infancia de Latinoamérica y el Caribe, destacó los progresos en las legislaciones, así como en la ratificación de convenios internacionales relativos a la lucha contra la violencia hacia la niñez.

Referencial/EFE

El Movimiento Mundial por la Infancia de Latinoamérica y el Caribe (MMI-LAC) presentó un nuevo informe sobre violencia contra la niñez en 18 países de la región, que si bien reconoce importantes avances en esta materia, identifica importantes desafíos pendientes para acabar con todos los tipos de violencia de la que son víctimas niñas, niños y adolescentes.

En la presentación del reporte, realizada el viernes durante la reunión anual del MMI-LAC, participó la Representante Especial del Secretario General de Naciones Unidas sobre Violencia contra la Niñez, Marta Santos Pais, varios representantes del Comité de Derechos del Niño y los directores de las principales organizaciones y redes que trabajan por la infancia en la región.

Basado en consultas realizadas a los Gobiernos y la sociedad civil, el informe destaca las acciones que han realizado 18 países de América Latina en seguimiento a las prioridades identificadas globalmente para reducir la violencia hacia los niños.

Entre los avances concretos, este informe subraya los progresos de los países de la región en adecuar sus legislaciones, así como en la ratificación de convenios internacionales relativos a la lucha contra la violencia hacia la niñez.

Igualmente, se destacan las nuevas leyes de combate al ‘bullying’ o acoso escolar en al menos un tercio de los países, y la ratificación del Tercer Protocolo de la Convención sobre los Derechos del Niño en Costa Rica y Bolivia que permitirá a su infancia y adolescencia denunciar ante Naciones Unidas posibles violaciones de sus derechos.

Por el contrario, se identifica como el mayor desafío para casi todos los países el de mejorar su capacidad de almacenar y registrar los casos de violencia contra la niñez, ya que la falta de datos dificulta conocer los tipos de violencia, quiénes son sus víctimas y dónde se encuentran.

Para Marta Santos Pais, en la región persiste una brecha entre el marco normativo de la Convención sobre los Derechos del Niño y la realidad diaria de millones de niños, que siguen identificando la violencia como una de sus mayores preocupaciones.

“La negociación internacional de la futura agenda de desarrollo nos ofrece una oportunidad única de incluir la eliminación de la violencia contra la niñez como un objetivo prioritario de desarrollo sostenible. Esto movilizaría recursos y esfuerzos que resultaría en grandes avances por la niñez”, apuntó Marta Santos Pais.

El Secretario General del MMI-LAC y Director para las Américas de ChildFund International, Paul Bode, destacó que “las niñas y adolescentes son las principales víctimas del abuso sexual en la región, y que los niños y niñas pertenecientes a poblaciones indígenas son los más expuestos a violaciones de sus derechos”.

Resaltó también que “la pobreza y pobreza extrema son desafíos pendientes y deben abordarse como causas estructurales para eliminar la violencia contra la niñez”.

El objetivo del estudio presentado por el MMI-LAC es motivar a los gobiernos a tomar aún más acciones para erradicar la violencia, así como promover un monitoreo cercano de la sociedad civil para garantizar el derecho de los niños y niñas a estar protegidos en el hogar, la escuela y la comunidad.







¿Qué opinas?