La fantástica historia del fotógrafo ciego de los Juegos Paralímpicos Río 2016

"No necesito ver para fotografiar, tengo los ojos del corazón", afirmó Joao Maia, quien tiene 41 años y perdió la visión a los 28 por una uveítis, una enfermedad inflamatoria de la vista.

En Instagram tiene casi 1.800 seguidores (@joaomaiafotografo). | Fuente: AFP

Joao Maia registra fantásticas imágenes de los Juegos Paralímpicos Río 2016 a través del lente de su cámara. Pero hay un detalle: es ciego. "No necesito ver para fotografiar, tengo los ojos del corazón", afirmó en tono poético. Y no le falta razón. 

Basta ver el trabajo de este brasileño para pensar que es un gran mentiroso: o no es ciego o no es fotógrafo. El salto con que la francesa Marie-Amélie le Fur rompió el récord mundial y se coronó campeona en el estadio olímpico de Rio lo retrató con la perfección de los grandes: su expresión al caer en la arena que estalla y hace un arco en perfecta armonía. Y fue él quien la tomó.

Su fantastica historia. Joao tiene 41 años y perdió la visión a los 28 por una uveítis, una enfermedad inflamatoria del ojo. En un año se apagó la luz, aunque explica que percibe bultos y algunos colores si están cerca. Fue así como el hasta entonces cartero de Sao Paulo aprendió a usar el bastón de ciego, tomó algunas clases de braille y abrazó el sueño de la fotografía. "Creo que es maravilloso poder mostrar cómo percibo el mundo, cómo lo 'veo', cómo lo siento, lo percibo", relató.

Es el primer gran evento que cubre Joao, que comenzó a tomarse la fotografía en serio en 2008. Antes de Río 2016 había hecho eventos test y competiciones locales, todas con muy poco público: perfecto para él, que se apoya principalmente en su audición. Comenzó a trabajar con una cámara tradicional en automático, pero ahora usa un teléfono celular de última generación, que le dice si la foto tiene buena iluminación y está enfocada.

Su forma de trabajar. Con la cámara en una mano y el bastón en la otra, Joao sube a la tribuna de fotógrafos y se posiciona. Primero intentó fotografiar las carreras de velocidad, pero la largada estaba muy lejos. "Cuando estoy cerca siento hasta el latido del corazón de los corredores, los pasos, las palmadas y estoy listo para el disparo. Pero entre el ruido del público y la distancia, me es difícil", reconoció.

Va acompañado de Ricardo Rojas y Leonardo Eroico, que impulsan el trabajo de Joao a través de su proyecto Superación-2016 que busca retratar los Juegos Paralímpicos de Río y en el que participa otro fotógrafo en silla de ruedas. Ambos son "sus ojos". "Sin ellos no podría hacer nada, son ellos que me ayudan con la edición, que yo no podría hacer, me suben las fotos a las redes sociales", explicó Joao.

Siempre ligado al deporte. Joao conoce bien el mundo del atletismo pues trató de hacer carrera paralímpica en lanzamiento de bala, dardo y disco. "No entré al equipo, el nivel es demasiado alto. Pero el deporte lo es todo para mí y ahora lo sigo con la cámara", señaló Joao, que vive de su pensión por invalidez del correo.

¿Próximo paso? "Aprender inglés", dijo... "Nos vamos para Tokio... O al menos, con eso sueño". AFP

Joao tiene 41 años. | Fuente: Instagram Joao Maia
La cámara de un móvil es su principal arma. | Fuente: AFP
Perdió la visión a los 28 por una uveítis, una enfermedad inflamatoria del ojo. | Fuente: AFP


¿Qué opinas?