Abrirán el castillo de Drácula para que dos personas duerman en Halloween

Los ganadores del concurso serán los primeros, después de más de 60 años, en pasar la noche del 31 de octubre en la terrorífica edificación.

Han tenido que pasar 68 años para que personas vuelvan a pasar una noche en el castillo de Drácula ubicado en Transilvania, Rumanía. La primera vez que alguien permaneció algunas horas dentro fue en 1948 y desde entonces nadie volvió. Ahora, dos ganadores de un concurso podrán dormir en el recinto la noche de Halloween, este 31 de octubre.

Airbnb es un aplicativo para buscar alojamiento en casas o departamentos. La empresa ha organizado el concurso para dos personas. Los ganadores participarán de una cena con vinos y podrán acostarse en ataúdes forrados con terciopelo rojo donde intentarán dormir (probablemente sin éxito). 

Para participar se debe escribir una frase con un mensaje del participante hacia el conde Drácula. Los ganadores viajarán a Rumanía con todo pagado y serán llevados al castillo donde también habrá camas por si la experiencia en los ataúdes es demasiado perturbadora.

La leyenda del conde, inspirada en la novela de Bram Stoker, atrae al Castillo de Bran (su nombre real) a unos 630,000 turistas al año. El anfitrión del concurso es un descendiente del escritor de la obra, Drake Stoker quien ha dicho a la agencia AP que quiere una experiencia realista y "que muestre la leenda en el maravilloso país que inspiró todo", informó el diario Clarín.

Los afortunados llegarán hacia la edificación tenebrosa en un carruaje jalado por dos caballos. "Bienvenido a mi morada. Entre libremente, por su propia voluntad y deje parte de la felicidad que trae", serán las palabras del anfitrión Stoker, como las mismas palabras de Drácula.

Luego irán a la mesa y comerán pollo con paprika, platillo que se describe en la historia. Eso sí, no se podrán tomar selfies en espejos porque la creencia asegura que los vampiros no pueden reflejarse en estos.

El castillo, que fuera inicialmente un recinto militar, fue morada de Vlad el Empalador, uno de los príncipes que tuvo Rumanía en el siglo XV y que tenía fama de ser cruel. Usaba estacas con las que empalaba a sus víctimas en ese lugar. Este personaje fue la inspiración para la historia del mundialmente conocido conde Drácula.

El local, regentado por una empresa organizadora de eventos, se alquila para bodas, fiestas y otros eventos, sin embargo desde 1948 nadie ha pasado una sola noche en el lugar. Hasta este 31 de octubre cuando los dos elegidos vivan probablemente una de sus experiencias más terroríficas y placenteras.

¿Qué opinas?