Las doce drásticas condiciones de EE.UU. para llegar a un nuevo acuerdo con Irán

Washington advirtió de que, mientras Teherán no se preste a ello, le impondrá unas sanciones "sin precedentes" destinadas a debilitar el régimen iraní y cambiar su comportamiento.

Donald Trump es duramente criticado por las potencias europeas por su política exterior en Medio Oriente. | Fuente: Foto: AFP

Estados Unidos impuso doce drásticas condiciones para llegar a un nuevo acuerdo con Irán sobre sus programas nuclear y balístico, y advirtió de que, mientras Teherán no se preste a ello, le impondrá unas sanciones "sin precedentes" destinadas a debilitar el régimen iraní y cambiar su comportamiento.

En su primer discurso sobre política exterior, el nuevo secretario de Estado estadounidense, Mike Pompeo, enumeró una serie de duras exigencias a Teherán que algunos analistas interpretaron como una señal de que el objetivo real de Washington no es llegar a un nuevo acuerdo, sino presionar por un cambio de régimen en Irán.

"Irán no tendrá nunca más carta blanca para dominar Oriente Medio", garantizó Pompeo en su discurso en el centro de estudios conservador Heritage Foundation.

Dos semanas después de que el presidente estadounidense, Donald Trump, anunciara la retirada del acuerdo nuclear alcanzado en 2015 junto a Irán y otras cinco potencias, Pompeo aseguró que su Gobierno no está dispuesto a "renegociarlo".

En su lugar, EE.UU. quiere alcanzar con Irán un "tratado" -ratificado por el Congreso- que no solo aborde el programa nuclear, sino también otros temas difícilmente aceptables para Irán.

Hasan Rohaní, presidente de Irán, una de las potencias de Medio Oriente. | Fuente: Foto: AFP

Exige el fin del programa nuclear

En el plano nuclear, Irán "debe declarar completamente al OIEA (Organismo Internacional de la Energía Atómica) las anteriores dimensiones militares de su programa atómico, y abandonar ese trabajo permanentemente y de forma verificable", afirmó Pompeo.

También tiene que "proporcionar al OIEA un acceso incondicional a las instalaciones (nucleares) en todo el país", además de "acabar con el enriquecimiento de uranio y no buscar nunca un reprocesamiento de plutonio", cerrando su "reactor de agua pesada".

La cuarta condición de EE.UU. es que el régimen de los ayatolás "acabe con su proliferación de misiles balísticos", y la quinta es que "libere a todos los ciudadanos estadounidenses" y de países aliados "detenidos bajo cargos falsos o desaparecidos en Irán".

La lista se completa con una serie de exigencias relacionadas con las actividades iraníes en Oriente Medio: el fin de su apoyo al grupo libanés Hizbulá, a los palestinos Hamás y Yihad Islámica, a las "milicias chiíes" en Irak y a los hutíes en Yemen, además de a los talibanes en Afganistán y a Al Qaeda.

Participación en la guerra en Siria

Asimismo, EE.UU. exige que Irán "retire de Siria a las fuerzas bajo comando iraní" y detenga el apoyo a terroristas de las fuerzas Quds, la unidad internacional de la Guardia Revolucionaria iraní.  Por último, Irán debe cesar "sus amenazas de destruir Israel y su disparo de misiles hacia Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos".

Esas condiciones van más allá de las del acuerdo de 2015 -que permitía a Irán enriquecer uranio bajo límites estrictos- y encajan con el argumento de EE.UU. e Israel de que no se puede cambiar el comportamiento iraní centrándose solo en su actividad atómica.

Si Irán accediera a esos "grandes cambios", Estados Unidos está preparado para "acabar con los principales componentes de cada una de sus sanciones" contra el régimen, prometió Pompeo. "Estaremos dispuestos, en ese momento, a restablecer las relaciones diplomáticas y comerciales con Irán", además de "permitir que tenga tecnologías avanzadas" e incluso "apoyar la modernización" de la economía iraní y su "reintegración" en el mundo, agregó.

Mientras eso no ocurra, se impondrá "una presión financiera sin precedentes al régimen iraní", que se elevará hasta convertirse en "las sanciones más fuertes de la historia". "La punzada de las sanciones se volverá cada vez más dolorosa si el régimen no cambia su rumbo", subrayó.

Pompeo admitió que la reanudación de las sanciones, que afectan también a terceros países, "presenta dificultades financieras y económicas para algunos amigos" de Estados Unidos, como los países europeos, pero advirtió que eso no frenará a Washington a la hora de castigar a quienes hagan negocios en Irán.

La guerra en Siria deja más de 500,000 muertos, según el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos. | Fuente: Foto: AFP

¿Qué busca realmente Estados Unidos?

Dijo, además, que Trump agradecería el apoyo de Europa a su nueva estrategia, pero es consciente de que la Unión Europea (UE) podría "intentar mantener activo" el pacto de 2015.

Su discurso estuvo lleno de alusiones a que el pueblo iraní "merece algo mejor" que sus líderes actuales, y aunque no llegó a pedir abiertamente un cambio de régimen, sí lo insinuó. "En algún momento, el pueblo iraní conseguirá tomar una decisión sobre su liderazgo. Si toman rápidamente esa decisión, sería maravilloso. Si deciden no hacerlo, seguiremos firmes en esto hasta que logremos los resultados que hemos delineado", indicó Pompeo.

Suzanne Maloney, una experta en Irán del centro de estudios Brookings, vio en el discurso una prueba de que Trump busca un cambio de régimen, un objetivo que hasta ahora no ha perseguido "abiertamente" ningún presidente estadounidense.

"Pompeo no ha presentado una estrategia, sino un cúmulo de deseos inalcanzables que solo pueden interpretarse como un llamado al cambio de régimen en Irán", escribió Maloney en un tuit. 

EFE

0 Comentarios
Valora la nota:Las doce drásticas condiciones de EE.UU. para llegar a un nuevo acuerdo con Irán
¡Excelente!
Valoración Total
5/5
¿Qué opinas?