Los hinchas del Chapecoense lloran a sus jugadores

Los pocos dirigentes que quedan del club han contratado a psicólogos para atender a los familiares de los miembros del plantel que fallecieron.

Cientos de hinchas y familiares de las víctimas del accidente del avión que transportaba a los jugadores del Chapecoense a la final de la ida de la Copa Sudamericana se congregaron en el estadio Arena Condá para rendirles homenaje.

La llovizna que castigó en la mañana de hoy la pequeña ciudad de Chapecó, en el sureño estado de Santa Catarina, no impidió que la Arena Condá se convirtiera en punto de encuentro de consternados hinchas y de familiares de las víctimas en busca de informaciones.

Los aficionados, muchos usando la camiseta o ropas del color verde que identifica al club de Chapecó, llegaron con velas y flores hasta el estadio, ubicado junto a la sede del equipo, en un homenaje a las víctimas que dejó el accidente.

La tragedia. El conjunto brasileño viajaba a Colombia para disputar el partido de ida de la final de la Copa Sudamericana contra el Atlético Nacional y el accidente aéreo provocó la muerte de 71 de los 77 pasajeros que estaban a bordo del avión, según los últimos datos que proporcionó la Policía colombiana.

El avión pertenecía a la empresa boliviana Lamia y había sido fletado por el Chapecoense, que lo llenó con jugadores, dirigentes e invitados especiales, para la que sería su primera final de un torneo internacional en sus 43 años de historia.

Ayuda a familiares. Los pocos dirigentes que quedaron en el club tuvieron que improvisar un sistema de atención a los familiares de las víctimas y de divulgación de informaciones para dar cuenta de las centenas de personas que llegaron hasta la Arena Condá. Los familiares fueron recibidos en una sala exclusiva, en donde eran atendidas por médicos y psicólogos contratados por el club, en tanto que los demás hinchas permanecían en los alrededores sin ocultar su consternación.

Los jugadores del club que no viajaron por estar lesionados o fuera de forma, que se concentraron en los vestuarios del estadio tras conocer la noticia, también recibieron atención especial.

El ambiente de tristeza en esta ciudad de sólo 200,000 habitantes en que su club de fútbol era una referencia es visible no sólo en los alrededores del estadio sino en toda la ciudad, prácticamente paralizada y cuya alcaldía declaró luto oficial de 30 días, suspendió las aulas en las escuelas públicas y canceló los eventos relacionados a la Navidad y el Año Nuevo.

EFE

¿Qué opinas?