La escenas apocalípticas en un campo de refugiados palestinos recuperado en Siria

El ejército sirio expulsó a las fuerzas del Estado Islámico de su último reducto en Damasco, el campo de Yarmuk. Tras seis años de batalla el área es un amasijo de ruinas.

Un paisaje apocalíptico se extiende desde el campo de Yarmuk al barrio de Hajar Al Aswad, en Damasco, donde los soldados sirios disparan al aire para celebrar la victoria en una batalla contra los yihadistas.

Los edificios atestiguan la intensidad de los combates, comprobó un corresponsal de la agencia AFP durante una visita organizada para la prensa por el ministerio de Información.

En algunos lugares, montones de hormigón y de piedra bloquean completamente el paso de los peatones. Los pocos vehículos que han intentado lo imposible entre los amasijos de ruinas se han visto obligados a dar marcha atrás. En algunas zonas se siguen avistando humaredas que emanan de algunos inmuebles y vehículos aún en llamas.

Los combates estuvieron marcados por los bombardeos aéreos y los disparos de artillería que dejaron 250 muertos entre las fuerzas prorrégimen, contra 233 yihadistas y más de 60 civiles fallecidos, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), que cuenta con una red de informadores en el país.

En medio del caos, los soldados sirios, agotados y cubiertos de polvo, se tumban a descansar en el suelo. Uno de ellos tiene la mano ensangrentada. En el "barrio 30" del campo de Yarmuk, otros soldados que penetraron en el lugar tras la derrota del grupo Estado Islámico (EI), afirman felices que esperan que la paz y la seguridad vuelvan por fin y de forma definitiva a Damasco, plaza fuerte del régimen.

"Era la última batalla. Me siento muy feliz", indica el teniente Mohsen Ismail. "Damasco volverá a ser como antes. Espero que olvidemos estas horas de obuses y de sangre. La victoria nos hará olvidarlo todo", añade este responsable militar de 22 años.

Campo de refugiados

El régimen de Bashar Al Asad anunció el lunes que controlaba "totalmente" Damasco y sus alrededores por primera vez desde 2012, tras haber expulsado a los yihadistas del EI de su último reducto en la capital siria, tras un mes de ofensiva.

Antes de que estallara el conflicto sirio, en 2011, unas 160.000 personas vivían en Yarmuk, el mayor campo de refugiados palestinos de Siria, pero en la actualidad solo viven allí varios centenares de ellos. (AFP)

0 Comentarios
Valora la nota:La escenas apocalípticas en un campo de refugiados palestinos recuperado en Siria
¡Excelente!
Valoración Total
5/5
¿Qué opinas?