Patrocinan:

Perú vs. Francia: Los dos himnos más bellos del mundo a ras de cancha

La selección peruana se jugará la vida ante el combinado galo por el Mundial Rusia 2018. Antes del encuentro, los himnos mejor considerados del mundo se cantarán en Ekaterimburgo.

A raíz de la participación peruana en el Mundial, el himno peruano se canta en todo el mundo por nuestros compatriotas. | Fuente: EFE

El Himno Nacional del Perú retumbó fuerte en el Mordovia Arena de la ciudad rusa de Saransk el sábado pasado. El canto patrio se ha convertido en el símbolo más defendido y promovido por la hinchada peruana. Al otro lado de la cancha se interpretará "La marsellesa", considerado uno de los himnos más hermosos del mundo. Este jueves 21 de junio, Ekaterimburgo verá en primera fila el choque de dos selecciones, y el canto de dos de las melodías más bellas del planeta.

A pesar del título no oficial y antes de seguir leyendo la siguiente nota debemos romper un mito: no existe ningún premio que reconozca a los mejores himnos del planeta. Sin embargo, lo que sí existe es el reconocimiento pasional de cada ciudadano del mundo, y nuestro himno es uno de los más celebrados.

Dado que no existe un galardón ni un título oficial, ¿cómo es que "La Marsellesa" sí es considerado el más bello del mundo? Para el historiador y profesor de la PUCP, Dr. Eduardo Torres Arancivia, quien es además propietario de la partitura más antigua del Himno Nacional del Perú "'La Marsellesa' es un himno que emociona a buena parte del mundo occidental por ser, aparte de una composición vibrante y emocionante, un canto al fin de una época (el antiguo régimen) y el inicio de un mundo de libertad e igualdad".

En el caso del himno peruano ─compuesto en 1821 por el maestro José Bernardo Alzedo─ la frase "Somos libres..." no existe en ningún otro himno de Latinoamérica. "Parece ser claro que a los peruanos les gusta mucho su himno, y esto se comprueba en el hecho de que no se ha cambiado su coro y su música desde 1821. Ese es un hecho. La frase inicial: 'Somos Libres...' es de una potencia inusitada", agrega Torres.

Si nos remitimos a la historia, ambos cantos tienen un contexto histórico acompañado de sangrientas batallas por liberarse de un yugo opresor: la tiranía española, en el Perú; y la amenaza austríaca, en el caso de la Francia revolucionaria.

 

INFLUENCIA ARGENTINA Y FRANCESA

El himno peruano no fue concebido como himno, sino como una marcha de guerra. Fue por eso que su nombre original fue "Marcha Patriótica de la Ciudad de Lima". Sin embargo, existe la posibilidad de haber encontrado inspiración en otros himnos, siempre cuidando su originalidad.

El historiador chileno José Manuel Izquierdo, gran estudioso del himno peruano encontró tres compases similares a la Marsellesa en la segunda estrofa del himno peruano ("De los libres al grito sagrado..."). "No debe sorprender: 'La Marsellesa' y sus ecos se esparcieron por todo el mundo de manera directa o indirecta (como en el caso peruano)", cuenta el Dr. Eduardo Torres.

Cuando compuso el himno peruano, José Bernardo Alzedo siempre consideró que tuviese un ritmo marcial, sin cambio de tiempo ni partes líricas. Por eso mismo, la idea inicial era que el coro ("Somos libres...") sean cantados por un coro grande de personas y las estrofas ("En su cima los Andes sostengan...") sean interpretados por una una soprano, o algún cantante lírico especializado.

"He ahí la razón de que todos podamos cantar el 'Somos Libres...' y que nos cueste cantar las estrofas (reservadas para una especialista). No ocurre eso con 'La Marsellesa', que es un canto accesible a todos", resalta Torres Arancivia.

Asimismo, ambos cantos comparten un mismo mensaje de lucha contra la tiranía, y dejando de lado la "estrofa apócrifa" ("Largo tiempo el peruano oprimido..."), tanto el Himno Nacional del Perú como "La Marsellesa" entonan referencias a vencer a la opresión, la libertad, a romper las cadenas, y por qué no decirlo, a la violencia y la venganza.

 

 

COMPARACIÓN

HIMNO NACIONAL DEL PERÚ (Estrofa II)LA MARSELLESA (Coro)


A su esfuerzo saltaron los grillos
y los surcos que en sí reparó,
le atizaron el odio y venganza
que heredara de su Inca y Señor.

Nuestros brazos, hasta hoy desarmados,
estén siempre cebando el cañón,
que algún día las playas de Iberia,
sentirán de su estruendo el terror.

 

¡A las armas, ciudadanos!
¡Formad vuestros batallones!
¡Marchemos, marchemos!
¡Que una sangre impura
inunde nuestros surcos!

Temblad, tiranos y pérfidos,
oprobio de todos los partidos
¡temblad! ¡Vuestros planes parricidas
recibirán por fin su merecido!

0 Comentarios