Semana Santa: Los Penitentes, la tradición religiosa más llamativa de Cajamarca

Los penitentes, después de confesarse en la iglesias, caminan descalzos en la media noche de Semana Santa rumbo al cementerio general de Contumazá.

Los penitentes es una de las atracciones de la Semana Santa que se vive en la provincia de Contumazá | Fuente: RPP | Fotógrafo: Luis Asencio

La principal atracción por Semana Santa en la provincia cajamarquina Contumazá es la tradición de los penitentes, que consiste en el peregrinaje de hombres vestidos de blanco y descalzos hacia el cementerio de la localidad durante la medianoche del jueves y viernes.

Sobre sus hombros cargan un pesado tablón y tienen una barreta atada a cada pie. El penitente es una persona que va a la iglesia a confesar sus pecados, el párroco le otorga la penitencia respectiva y a partir de la medianoche en las calles se escucha el sonido de las barretas arrastradas. El penitente va hasta la tumba de un ser querido, amigo o familiar para pedirle perdón por los pecados cometidos.

En comparación a otras ciudades de la región, el cementerio general de Contumazá abre sus puertas en la noche de Semana Santa, con el propósito que la población visite a sus seres queridos.

Contumazá se encuentra en el extremo suroeste del departamento. Para llegar desde la ciudad de Cajamarca, primero se debe viajar al distrito de Chilete, ubicado en la carretera Cajamarca - Ciudad de Dios, lo que demanda dos horas de viaje. Después deben embarcarse hacia la provincia de Contumazá. La gente es apacible y cálida.

Esclavos

Antes de que los penitentes salgan a las calles, se desarrolla la ceremonia del desclavamiento del Señor del Santo Sepulcro, la misma que se replica en la iglesia principal de Contumazá.

En esta ceremonia los esclavos son los encargados de cargar el anda del señor del Santo Sepulcro y pasearlo por la plaza principal, pero los esclavos usan una indumentaria especial, van vestidos de blanco y cubiertos el rostro con un manto blanco (denominado capirote).

El anda pesa aproximadamente 400 kilos y lo deben cargar cuatro esclavos, quienes son rodeados por una compacta multitud, los mismos que llevan una vela en la mano.

El esclavo cuida también su integridad física, debido a que van a cargar una pesada anda por ello son fajados con una soga especial, hecha de cerda de caballo, es decir usan la cola del caballo para su confección, dicen que solo este tipo de soga permite la libre circulación de la sangre.

0 Comentarios
Valora la nota:Semana Santa: Los Penitentes, la tradición religiosa más llamativa de Cajamarca
¡Excelente!
Valoración Total
5/5
¿Qué opinas?