Denuncian “fuga” Colegio de Topógrafos que estafó a estudiantes

Retiran bienes muebles en presencia de agraviados quienes reportaron el hecho a la fiscalía que no habría dictado orden de inamovilidad pese a denuncia

Trabajadores retiran bienes de inmueble desde el mediodía, por no existir orden de inamovilidad. | Fuente: RPP | Fotógrafo: Noemy Mamani

Encargados y trabajadores de la autodenominada “Escuela de Topógrafos”, ubicada en la Av. General Bolognesi, de la ciudad de Quillabamba, provincia de La convención, Cusco, acusada de haber estafado al menos 400 estudiantes realizan el retiro de bienes muebles entre sillas, mesas, computadoras y otros, del local institucional.

Wanner Ortega Sánchez, uno de los agraviados, informó a RPP Noticias, que el traslado se inició hoy al medio día y pese a haber comunicado el hecho a los representantes del Ministerio Público, hasta el momento no intervinieron, sólo aducen que el fiscal encargado estaría de vacaciones.

Los agraviados temen que los representantes de la institución que solo tiene el rango de Asociación Civil y no cuenta con resolución, ni autorización del Ministerio de Educación para brindar servicios, huyan y no se hagan responsables de los daños ocasionados a los estudiantes ,cuyos títulos profesionales no son válidos.

Al parecer los representantes legales de la institución no han dado explicaciones sobre el retiro de los bienes que son puestos en camiones.

La policía que llegó al lugar tampoco podría hacer nada dado que la fiscalía no ha dictado una orden de inamovilidad, pese a existir una denuncia interpuesta por los quejosos.

Según se reportó desde el mediodía del local institucional se han retirado sillas, mesas, computadoras y otros, que son puestos a bordo de camiones, uno de ellos de placa de rodaje C3S-808, de carrocería color azul y caseta blanca. Los salones se quedaron vacíos.

Como se recuerda la denominada “Escuela de Topógrafos”, brindaba títulos y hasta carnets de agremiación al colegio de Topógrafos del Perú, al parecer falsificados, los estudiantes que pagaban al menos 280 soles mensuales para concluir sus estudios, se percataron del hecho cuando empresas, a las que solicitaban trabajo, rechazaban sus documentos por no ser válidos.

Los afectados no descartan asumir acciones radicales para evitar posible “fuga”.

¿Qué opinas?