Cabina de Internet
La selva es la región del Perú con menos hogares con acceso a internet: 27%. | Fuente: Instituto Integración

La conexión a internet aún llega a pocos hogares peruanos

A diciembre del 2017 la conectividad a la red solo alcanzó al 1.7% de los hogares rurales y se contrajo 0.5 puntos porcentuales respecto al año anterior

El acceso a internet hace mucho dejó de ser un privilegio de pocos para convertirse en un derecho humano. De hecho, así lo ha declarado la Organización de las Naciones Unidas (ONU), desde junio de 2011, que ha señalado a la red como un medio para ejercer otros derechos fundamentales como el de opinión y expresión, además de promover “el progreso de la sociedad en su conjunto”.

En el informe “La reforma digital del Estado en trámite”, presentado en el I Foro Integración al Bicentenario, organizado por RPP el último 11 de mayo, el Instituto Integración destaca que si bien han existido ciertos avances de conectividad a internet en el caso peruano, aún existen problemáticas básicas que no han sido resueltas. La principal es la infraestructura. 

Lee el informe el informe “La reforma digital del Estado en trámite” aquí

“Mientras que en Europa toda la ciudadanía navega en internet de alta velocidad, en Perú aún intentamos resolver la implementación de la infraestructura que hace posible el internet a un precio asequible”, advirtió Carlos Huamán Tomecich, consultor en telecomunicaciones, al Instituto Integración.

Al cierre del 2017, solo el 29.5% de los hogares peruanos contaban con al menos una computadora y acceso a Internet, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI). Ya en el 2016 la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) había colocado al Perú como el último país en Sudamérica en este indicador.

Las brechas internas también son significativas, según las mismas estadísticas de INEI. Por ejemplo, el acceso a la red de los hogares de Lima Metropolitana ascendía al 57.6%, y tuvo un avance de 6.6 puntos porcentuales en un año. En el resto de zonas urbanas del país, la tasa fue de 25.1% y casi no hubo variación (0.1%).

En zonas rurales, la realidad ha sido muy distinta. A diciembre del 2017 la conectividad a internet solo alcanzó al 1.7% de los hogares y se contrajo 0.5 puntos porcentuales respecto al año anterior.

¿Por qué no está llegando a todos los peruanos? Huamán explicó a Integración las dos características que complejizaban la situación de la cobertura de este servicio en el Perú. La primera: la diversidad geográfica, que encarece los costos de despliegue de la red de fibra óptica, infraestructura que permite la conexión a internet. La segunda: la concentración poblacional de Lima Metropolitana: 10 millones de habitantes que ocupan solo el 0.5% del territorio nacional.

“Cuando se mide el costo para llegar a cada usuario en la capital, no hay problema. Pero cuando se piensa en Abancay, Puerto Maldonado o Cajamarca, además de que llegar es costoso, el número de clientes potenciales es muy bajo”, advirtió el experto. Por ello, las compañías de telecomunicaciones no encuentran un mercado rentable para invertir en sus propias redes y ofrecer el servicio.

El Estado peruano formuló la Red Dorsal Nacional de Fibra Óptica (RDNFO) para resolver esta falla de mercado. El proyecto se concesionó en el 2014 por 20 años y consistió en desplegar 13 500 kilómetros de red a 22 regiones del país, 180 capitales de provincia y 136 localidades. El Estado pagó 330 millones de dólares por esta obra, hoy terminada pero poco aprovechada. Algunos especialistas la han calificado de “elefante blanco”.

La RDNFO viene siendo subutilizada porque las compañías de telecomunicaciones que ofrecen el servicio de internet no están contratándola para llevarlo a más zonas. La tarifa que la Red Dorsal ofrece a estos clientes (empresas) es poco atractiva e inflexible.

A esto se suma que las 21 Redes Regionales que empezaron a adjudicarse en marzo de 2015 (otro proyecto del Estado que expande la infraestructura 29 mil kilómetros más y complementa a la red dorsal) han tenido demoras y hasta hoy ninguna ha sido entregada al Estado. Estas nuevas redes mejorarían las condiciones del mercado. Según el Ministerio de Transportes y Comunicaciones, esta obra está pensada para que 4 millones de peruanos, sobre todo de zonas rurales, tengan acceso a internet. Todavía son muchos a la espera.