Reportaje | Perú pagó S/ 7.9 millones en pensiones a sus expresidentes desde 1995

Solo el 2016 la cifra superó los 750 mil soles.

Desde 1995, los expresidentes del Perú tienen derecho a recibir una pensión por haber ocupado el cargo de alto mandatario. | Fuente: Agencia Andina

Por Rocío Romero y Audrey Cordova

Tras dejar Palacio de Gobierno en Perú, los expresidentes reciben una pensión mensual y vitalicia. Desde 1995, gracias a la Ley N° 26519 promulgada por el entonces presidente Alberto Fujimori, los exmandatarios gozan de una renta equivalente a los ingresos de un congresista: 15 mil 600 soles. La ley ha permitido que el Estado desembolse 7 millones 972 mil 763 soles (más de US$ 2.4 millones) en los últimos 22 años, según los registros del Congreso de la República a los que accedió RPPData.

Este dinero representa hoy en el país más de 9 mil sueldos mínimos o el bono durante un año de 15 mil 945 beneficiarios del programa social Pensión 65. Solamente en el 2016 el dinero otorgado ascendió a 750 mil 880 soles.

Fernando Belaúnde Terry; Valentín Paniagua Corazao y su viuda Nilda Jara Gallegos; Alejandro Toledo Manrique, prófugo de la justicia peruana; Alan García Pérez y Ollanta Humala Tasso son quienes han cobrado las pensiones hasta el cierre del 2016.

El expresidente que más dinero recibió, según el ranking que elaboró RPPData, es el desaparecido Valentín Paniagua Corazao junto a su esposa. Él y su viuda cobraron 2 millones 993 mil 230 soles (US$ 900 mil) entre el 2001 y el 2016.

Toledo continúa en la lista como el segundo expresidente que más dinero recibió con 2 millones 278 mil 679 soles (US$ 690 mil), entre el 2006 y 2016. Siguen Alan García (*), investigado por el caso Lava Jato, con 2 millones 118 mil 530 soles (US$ 642 mil), entre los periodos 1998-2006 y el 2011-2016; Belaúnde con 486 mil 643 soles (US$ 147 mil), entre 1995 y el 2002; y finalmente Ollanta Humala con 95 mil 680 soles (US$ 28 mil) otorgados solamente el 2016.

Los excluidos

Pese a haber establecido este beneficio, Alberto Fujimori no recibe pensión porque ni bien abandonó su cargo como presidente el 2000 se convirtió en prófugo de la justicia y luego fue condenado a prisión por violación a los derechos humanos. El artículo 2 de la normativa indica que el beneficio no aplica para los expresidentes que han sido acusados constitucionalmente por el Congreso. Si no fuera por ese artículo, Fujimori hubiera recibido hasta el año pasado unos 2.3 millones de soles (US$ 716 mil).

Alejandro Toledo tampoco goza del privilegio debido a que el juez Richard Concepción Carhuancho le congeló la pensión en marzo por estar involucrado en presuntos cobros de coimas que efectuó la constructora Odebrecht. Alejandro Toledo tiene una orden de prisión preventiva de 18 meses por esta investigación y otra, con el mismo tiempo, por el caso Ecoteva.

Con Alan García otra es la historia. Desde abril del 2004 al 2006 sus pensiones se redujeron por pedido suyo a un poco más de 5 mil soles, a excepción de los meses de julio y diciembre donde hubo pagos adicionales. Sin embargo, entre el 2011 y el año pasado las pensiones otorgadas continuaron y acumularon solo en ese periodo 1 millón 185 mil 600 soles (US$ 359 mil). En enero del 2012 informó al Congreso mediante una carta que no haría uso “ni de las plazas administrativas ni del monto asignado por concepto de gasolina”.

Las cifras en América Latina

Perú no es el único país de América Latina que paga una pensión a sus exmandatarios. Argentina, México, Colombia, Bolivia y Chile desembolsan en total al mes unos 158 mil soles (US$ 47 mil) por este concepto.

Gracias a la Ley N° 24.018, un expresidente argentino recibe la remuneración de un juez de la Corte Suprema de Justicia, unos 39 mil soles (US$ 11.8 mil). México paga anualmente 35 mil soles (US$ 9.5 mil) que equivalente al sueldo de un secretario de Estado. Colombia otorga unos 31 mil soles al mes (US$ 9.5 mil), lo mismo que gana un senador, de acuerdo a la Ley N° 48 que fue modificada en 1999 por la Corte Suprema.

De estos cinco países, la pensión más baja es la de Bolivia con 8 mil soles (US$ 2.6 mil). La más alta es Chile con 45 mil soles (US$ 13.8 mil). Este último monto representa el sueldo de un senador y no se otorga en caso el expresidente trabaje para el Estado.

El siguiente gráfico detalla el ingreso mensual de los expresidentes de los países de América Latina que otorgan este beneficio y su comparación respecto al sueldo mínimo de cada uno.

En México, por ejemplo, la pensión de un exgobernador equivale a 75 veces el sueldo mínimo estipulado en ese país; en Colombia, 37; y en Chile, 34. En Perú, esta pensión es igual a 18 veces el sueldo mínimo.

******************************

(*) Según el área de Remuneraciones del Congreso de la República, solo disponen de información a partir de 1998 en su sistema SIGA-NÓMINAS. Incluye un monto devengado de 146 mil 122 soles que corresponden al periodo entre agosto de 1995 y diciembre de 1997.

Fotografías: Andina y USIL.

¿Qué opinas?