Qué es el caso Madre Mía y por qué Humala es el principal implicado

La Fiscalía investiga audios que revelarían una estrategia usada por el expresidente para desvincularse del caso iniciado en 1992.

Humala reconoció este miércoles los audios investigados por Fiscalía, pero rechazó la versión de que estos lo impliquen con situaciones ilícitas. | Fuente: Flickr Congreso

Ollanta Humala desmintió el miércoles que sus más de 100 audios investigados en Fiscalía lo impliquen en la presunta compra de testigos en el caso Madre Mía. Sin embargo, el diario El Comercio publicó este jueves que Jorge Ávila sí se retractó por dinero sobre las acusaciones que en 1992 presentó contra el expresidente.

¿Qué es el caso Madre Mía, quién es Jorge Ávila y qué tiene Humala que ver con esto? RPP Noticias te lo explica.

La base militar. Todo se remonta a 1992. Ollanta Humala era capitán del Ejército y estaba destacado en Huánuco como jefe de la Unidad Contrasubversiva. Su labor era dirigir la base militar Madre Mía (San Martín) para la identificación y captura de terroristas. 

El 17 de junio de ese mismo año, sin embargo, un ciudadano lo denunció ante la Fiscalía de Tocache. Este denunciante era Jorge Ávila, quien entonces aseguraba que Humala había ordenado un ataque contra él y sus familiares tras confundirlos con integrantes de Sendero Luminoso. Según dijo en ese momento, fue secuestrado y torturado, pero logró escapar. Su hermana, Natividad Ávila Rivera, y su cuñado, Benigno Sulca Castro, desaparecieron. 

La investigación y el proceso quedaron truncos por las contradicciones de los testigos. | Fuente: AFP

Proceso trunco. Este testigo clave explicó, además, que el denunciado había dirigido estas acciones bajo el seudónimo de ‘Capitán Carlos’. El relato de Ávila fue atendido por el Poder Judicial, que abrió proceso en 2006 por los delitos de homicidio calificado, desaparición forzada y lesiones graves. 

No obstante, el caso no pasó más allá del análisis y nunca se abrió juicio oral. La Sala Penal Nacional decidió archivarlo en 2009, luego de que varios otros testigos se desdijeron. El propio Ávila también varió su alegato y limpió de responsabilidad a Humala. Con todo esto, en última instancia, la Sala Penal Transitoria de la Corte Suprema ordenó retirar del proceso al principal acusado.

El caso volvió a conocerse cuando Humala era candidato, pero la investigación se archivó nuevamente. | Fuente: Andina

Olvido y reapertura. Con testimonios contradictorios, la investigación se estancó y la Fiscalía optó por archivarla. Sin embargo, en enero de 2011, cuando Humala candidateaba por segunda vez a la presidencia, el caso fue abierto nuevamente. 

¿La razón? Se desempolvó otra denuncia hecha años atrás por Gustavo Pacheco, quien era candidato al Congreso por Solidaridad Nacional. Pero la nueva acusación por desaparición forzada no trascendió, pues la Fiscalía de Tocache aplicó la sentencia de la Corte Suprema que desestimaba la acusación contra Humala por inconsistente.

El diario El Comercio reveló este jueves que la víctima y testigo Jorge Ávila recibió 4,500 dólares para cambiar su versión. | Fuente: El Comercio

¿Quién es Amílcar? En su reciente entrevista con El Comercio, Ávila sostuvo que Amílcar Gómez Amasifuén fue el intermediario de los 4,500 dólares que recibió para dejar de acusar al expresidente ante los fiscales. Gómez, suboficial del Ejército, es conocido por su participación en el levantamiento de Locumba.

Esta asonada, realizada en Tacna en el año 2000 contra el régimen de Alberto Fujimori, fue dirigida por Humala y su hermano Antauro. De ahí su cercanía. No obstante, Gómez fue exculpado del soborno. La Sala Penal Liquidadora, que le imputaba haber pagado 4,000 dólares a Ávila, lo absolvió junto a su primo Robinson Gómez Reátegui en agosto de 2011, cuando Humala ya era presidente.

¿Qué opinas?