Google dedica doodle al dragón de Komodo: el sobreviviente del pleistoceno

El 'doodle' celebra el 37° aniversario del Parque Nacional de los dragones de Komodo en Indonesia.

Las madres pueden poner hasta 30 huevos que son enterrados. Luego de ocho meses las crías salen de su cascarón. | Fuente: National Geographic

En el Parque Nacional de Komodo (Indonesia) vive el lagarto más grande del planeta: el dragón de Komodo. Este lunes, Google dedicó un doodle por el 37° aniversario de este espacio que atrae anualmente a miles de turistas. 

El doodle nos invita a saber cuánto es lo que conocemos acerca de este peculiar animal de casi tres metros de largo, 160 kilos de peso y amante de la carne. Incluso se cuentan muchas historias, algunas fantásticas, de sus ataques a humanos. 

Un paraíso. El Parque Nacional de Komodo se encuentra limitado por la isla de Sumbawa al oeste y por la de Isla de Flores al este, y se halla en la parte sur de Indonesia. Fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1980 para proteger a los dragones. 

Actualmente, este parte tiene como objetivo preservar la biodiversidad marina y terrestre de la Isla de Komodo. Aquí hay más de 1,000 especies de peces, 260 de coralde arrecife y 70 de esponjas. Los dragones de Komodo se encuentran en peligro de extinsión, actualmente hay algo más de 3 mil de ellos, por lo que han sido calificados como una especie vulnerable por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza. 

Sobrevivientes del pleistoceno. Los dragones de Komodo pueden alcanzar una velocidad de 20 kilómetros por hora, además sus dientes son reemplazables como el de los tiburones. Estos dragones son contemporáneos de pleistocenos y dinosaurios.

“Diré ante todo que son horripilantes, unas lagartijas gigantescas (sin la agilidad y la gracia de las pequeñas), armados de una piel escamosa parecida a las de la boa constrictor y el cocodrilo, una lengua amarillenta y protuberante de unos cuarenta centímetros y unos ojos lentos, legañosos y glaciales que permiten entender a cabalidad y con escalofríos la expresión: “una mirada mefistofélica”, así los describió el Nobel peruano Mario Vargas Llosa en una columna de agosto de 2016 en el diario El País.

Su moridsco puede ser fatal porque su hocico tiene muchas bacterias venenosas. | Fuente: National Geographic | Fotógrafo: Stefano Unterthiner
¿Qué opinas?