10 avances tecnológicos que seguimos esperando...

Algunos de estos novedosos proyectos aún están en desarrollo y cuando estén disponibles podrían resultar muy útiles en el día a día.

Hasta ahora seguimos sin deslizarnos por el aire | Fuente: http://huvrtech.com

(N+1 / Nikolay Voronzov). Detrás de cada aparato, cada tecnología, cada idea innovadora, existen a veces fortuna y a veces todo lo contrario. Algunas veces, estas innovaciones llegan demasiado pronto y se desvanecen poco después de salir en el mercado, incluso antes de encontrar un comprador. Otras se convierten en eternas ideas-en-progreso y nunca llegan a convertirse en productos masivos, lo que causa que algunas personas esperen y esperen hasta que, finalmente, se aburran. Por supuesto, tampoco faltan aquellos inventos que no fueron más que engaños, con o sin fines de lucro.

El teléfono soñado: Ara

El proyecto de smartphone modular pasó de ser un concepto a un prototipo en poco tiempo. En un inicio se pensó que este smartphone tendría todas sus partes reemplazables, incluyendo el procesador y la pantalla. Pero en versiones más recientes, los desarrolladores abandonaron este concepto y optaron por concentrarse solo en los módulos de batería y algunos sensores periféricos.

A pesar de esta simplificación del diseño original, seguimos esperando la llegada de Ara. Aunque ya es en vano: en la segunda parte del 2016, a punto de lanzar el producto para el mercado de los desarrolladores, Google optó por paralizar todo el proyecto. Fin de la historia.

Project Ara: Part of it | Fuente: Google ATAP

El dron soñado: Lily

Lily es un dron que mostraba una imagen fresca y ofrecía nuevas soluciones: sus cuatro hélices eran a prueba de agua, seguía al usuario de manera independiente, contaba con su propia iluminación y tenía diferentes modos de filmación. Desgraciadamente, los prototipos no llegaron a fabricarse porque aparecieron nuevos competidores de mayor tecnología. La compañía detrás de Lily, a pesar de su sólido financiamiento, no pudo completar su producción y decidió devolver el dinero a sus clientes. Honestos.

Todos quedó en buenas intenciones. | Fuente: Lily

La futurista máquina de afeitar: The Skarp

Una máquina digna del siglo XXI, este invento prometía revolucionar las afeitadas y poner fin a los pelos encarnados y la irritación. Sin mayores preámbulos, esta máquina tendría un láser en lugar de la clásica lámina de afeitar: razón más que suficiente para cambiarse a la nueva tecnología. El proyecto recaudó 4 millones de dólares en Kickstarter, pero los administradores de la página de crowdfunding congelaron la campaña. ¿La razón? La cifra era demasiado alta para producir en serie un prototipo cuasi milagroso, cuya efectividad todavía era dudosa, su funcionamiento demasiado lento y no afeitaba bien a la primera. Así no vale.

Pese a su diseño vanguardista y a la utilidad que hubiera tenido, el proyecto que alguna vez fue esta máquina de afeitar nunca pudo desarrollarse. | Fuente: skarptechnologies.com

El auto soñado: Google self-driving car

Desarrollar productos electromóviles propios atrajo la atención de Google de manera inmediata. Así llegó Google self-driving car, el pequeño automóvil fácilmente reconocible, y algo parecido a un koala, que ha sido durante mucho tiempo el símbolo del auto del futuro aun por venir. Al principio, este vehículo carecía de timón y pedales, pero estas llegaron después, porque de otro modo no habría manera de realizar pruebas en las vías públicas, realizadas en la segunda parte del 2015. Los planes de producción en serie de este producto perdieron fuerza al aparecer otras empresas que ya venían desarrollando sus propios vehículos no tripulados. Recientemente, Google creó Waymo —actualmente la compañía ocupa de la comercialización de los vehículos no tripulados bajo el paraguas de Alphabet, en colaboración con otros fabricantes de automóviles.

El auto que Google nunca terminó de desarrollar. | Fuente: YouTube

El reloj soñado: Pebble 2

En su momento, la pequeña start-up Pebble hizo lo imposible: demostró a los productores y compradores de productos electrónicos que los relojes inteligentes no necesariamente deben ser las versiones en miniatura de un smartphone, y en vez de eso, pueden ser unidades completamente independientes. Sobre esta base, Pebble se apartó de la fastidiosa tendencia actual de reducir el tamaño de los dispositivos en función a la vida útil de la batería: gracias una pantalla de papel electrónico, la primera versión de su reloj inteligente podían durar hasta una semana con una sola carga. Pebble aguardó un gran éxito: tres campañas en Kickstarter dedicadas a distintos modelos de relojes inteligentes recaudaron más de 40 millones de dólares. Adicionalmente, la inclinación de los clientes hacia los dispositivos portátiles de ejercicio les hizo desarrollar características en ese sentido en el Pebble 2. Por desgracia, las ventas de Pebble se desplomaron con el auge de su competencia en Apple y Google y su historia acabó con su reciente venta al fabricante de monitores de ejercicio, Fitbit. Si bien los nuevos dueños prometieron mantener el server de Pebble en lo que resta del año, ya paralizaron la producción de los más recientes relojes (Pebble Time y Pebble 2). Son pocos los usuarios que tuvieron la suerte de conseguir el Pebble 2, el resto se quedó triste y en la incertidumbre de no saber qué harán cuando el primer modelo de Pebble deje de funcionar. Vamos, no es para tanto.

Pebble fabricó un reloj que superó expectativas, pero no pudo contra los gigantes Apple y Google | Fuente: YouTube

Asistente soñado: Zooids

El año pasado nos trajo muchas sorpresas en tecnología, pero una de ellas realmente parecía hacer realidad nuestros sueños de ciencia ficción: un enjambre de pequeños automóviles autónomos que trabajan en interfaces de entrada-salida. Se llaman Zooids y son robots que pueden trabajar de manera individual o en conjunto a modo de “legos” obedientes, interpretando información. En calidad de construcciones de entrada, por ejemplo, pueden recrear la forma de una “ronda” que se desliza en diferentes formas y posiciones. Además, estos robots pueden mover objetos físicos, lo que refuerza su parecido con los microrobots de Disney o los susuwatari japoneses, más conocidos “duendes de polvo”, de Hayao Miyasaki. Por desgracia, esto es todo lo que se sabe del desarrollo del producto, que se presentó en una conferencia de robótica, y todavía se sabe si tendrá alguna posibilidad viable de ser desarrollado en el futuro. A este sí lo esperamos con ansias.

¿Mini robots que pueden alcanzarte objetos? Parece sacado de una mala ficción, pero el proyecto existe. | Fuente: Mathieu Le Goc et al., / Uist 2016

El skate soñado: HUVr

Durante los tiempos del aniversario de “Volver al futuro”, la humanidad entera se acordó de las hoverboards, o skates voladores, lo que despertó las ideas más extraordinarias para hacerlos realidad: levitación magnética, motores de reacción, una serie de 36 rotores y hasta un soplador de aire de fabricación casera. Todos estos proyectos tenían algo en común: no se parecían ni en un ápice al verdadero hoverboard de Marty McFly. Sin embargo, un hoverboard que se presentó al gran público en 2014, sí parecía ser idéntico al skate que todos esperaban. Esta vez, el clip que lo presentaba fue protagonizada por Christopher Lloyd, Moby y Tony Hawk. Para tristeza de muchos, ya se reveló que el video no fue más que una broma pesada y ningún skate volador existe todavía en la realidad. Una lástima.

No fue más que una broma... | Fuente: YouTube

Autobús soñado: TEB-1

Cuando todavía creíamos que se trataba de un concepto que pocos se tomarían en serio, TEB-1 dio la sorpresa durante el verano pasado cuando su diseño de autobús-portal de tamaño natural apareció ante el público en Qinhuangdao, China. El aparato, de 60m, se podía desplazar de manera independiente, dejando pasar por debajo dos carriles de autopista. Este vehículo exótico tiene una capacidad de llevar a bordo 1200 personas. Para mala suerte, seis meses después de esta gran presentación, todavía se desconoce el futuro del proyecto. Para no creerlo.

Pese a que en un comienzo pareció una buena idea, ahora los únicos prototipos de este innovador vehículo se oxidan en algunas calles chinas. | Fuente: CGTN

Sandalias soñadas: detectoras de metales

No es una broma: estos zapatos realmente existieron y fueron vendidos en la tienda on-line Hammacher Schlemmer por la modesta suma de 60 dólares. En la sandalia derecha se colocó una bobina, y en la canilla del usuario se instaló un control y batería. Estas sandalias eran capaces de detectar metales a una profundidad de 5 cm, dando una señal de vibración y parpadeo de luces LED. Este invento resultó preciso para buscadores de tesoros en la arena o amantes de zapatos vanguardistas. Hoy, lastimosamente, estas sandalias no se encuentran por ninguna parte.

Puede parecer una broma, pero estas sandalias sí se vendieron muy bien. | Fuente: Hammacher Schlemmer

El tren soñado: Hyperloop

El concepto de un tren al vació, es decir, el Hyperloop, fue introducido por Elon Musk en 2013. En teoría, un tren de este tipo se desplaza por tubos cuyo interior se mantiene a baja presión, y puede alcanzar velocidades de 1200 km/h. Son varias las compañías que actualmente se encuentran trabajando en la creación de este sistema de transporte. Algunas de ellas, incluyendo SpaceX, aseguraron que construirán una sección de prueba para el 2016. A pesar de ya estar bien entrados en el 2017, el público solo ha visto unas hermosas recreaciones en 3D y las pruebas de unos vagones que se desplazan por un campo electromagnético, todavía en exteriores. Nos gustaría creer que todo les va a salir bien a los desarrolladores del Hyperloop, aunque hasta el momento el proyecto sea más un deseo que una realidad.

Este innovador método de transporte aún solo es una bonita idea. | Fuente: YouTube
¿Qué opinas?