AFHS: Francesca descubre a su hija en brazos de Leonardo

Reyna le cuenta de su amorío a su madre Emperatriz y Lucho escucha todo y les cuenta a Pepe y Tito su desgracia pero les pide silencio. El problema es que Teresita escucha todo.

Am

Teresita le reclama a Tito que se haya metido con Lucifer pero este le dice una frase lapidaria: “Me olvide de darte las gracias. Gracias a ti estoy con Lucifer”. “Has escrito tu sentencia de muerte, ahorita le digo a mi mamita que te bote de la casa”, dice Teresita. Pero Nelly no le hace caso. “Vamos a buscar perfiles”, le propone. “Las hermanitas Camacho salen a matar”, dice.

Isabela sigue pensando cómo entregar a Leonardo a la policía. “Yo no te puedo entregar a la policía”, le dice, “pero mi papá sí sabrá qué hacer”. “Cosita si alguna vez sentiste algo por mí…”, dice Leonardo que le pide algo de comer. Isabela le pide que se meta al baño para que nadie lo vea. Baja y le pide a Monserrat que le suba un plato de comida, una botella de champagne y dos copas. Cuando la doncella le deja la charola, ella le da de comer en la boca.

Reyna le cuenta su amorío con el yunguyano quien le ha regalado un collar que le muestra orgullosa además de presumir que tiene tierras que ha puesto a sus pies. Lucho escucha todo. “Me trata como una reina, todo el tiempo me dice cosas hermosas, lindas”, dice. Emperatriz pregunta por el collar y dice que toda la energía del yunguyano está en la joya. “Ese es el hombre que has esperado toda la vida. Dile adiós a Lucho y vete con el yunguyano”, le aconseja y sale del cuarto.  Lucho entra a la habitación. “¿Por qué escondes ese collar?”, le dice y luego se lo arrebata. “Sé que tienes a otro. Escuché cuando le decías a tu madre que había un yunguyano en tu vida. ¿Por qué me haces algo así?”, le reclama sollozando. “Qué ejemplo les estás dando a tus hijos”, añade. “Él me regaló el collar porque le hice el favorcito”, responde Reyna que sale de la habitación. “Chúpate esa Lucho Gonzales, ahora sabes lo que sentía cuando salías de viaje”, dice sonriendo.

Fernanda bebe su jugo de pera. Le cuenta a Peter que Mike la engañó. “No sé qué te sorprende tanto Peter, ya lo hizo una vez”. Le comenta que Andrea está de por medio y acepta que ella pudo haber tenido mucha culpa de todo. “No me porte bien con Mike. Fui engreída, caprichosa. Me puse tan terca que no escuchaba lo que la gente que estaba a mí alrededor me decía. Estoy pagando las consecuencias de mis errores”, reflexiona. “Ese muchacho no le conviene y si se fue por algo será”, dice Peter. “Ya llegará el verdadero amor de su vida”, añade. Fernanda le envía con Peter su carta de renuncia a Mike. “No tome nada que le dé Joel”, le aconseja.

Peter se encuentra con Joel en la calle. “Cómo sigue Fernanda, ah?”, pregunta mientras come un litro de helado. El mayordomo le da una bofetada. Mike está en su oficina y llega Peter. “¡Al fin te tengo en mis manos maldito gringo atrasador!”, dice Peter tomándolo de las solapas. “Terminé con Fernanda para no engañarla. Esta vez no fue mi culpa. Fue culpa de los dos, de Fernanda y de mí. Ahora que estás más calmado me vas a escuchar”, le dice.

Pepe y Tito siguen pensando en Iván, Robert y sus amigos. “A lo mejor si conversamos bien las cosas podemos conservar la amistad”, dice Tito. Llega Lucho con cara larga. “Mi mujer me saca la vuelta!”, exclama. “Un infeliz se aprovecha de la inocencia de Reyna”, añade. Pepe y Tito le preguntan qué piensa hacer. Pero Lucho sigue angustiado y les pide que no digan una palabra para que la familia no se entere. Lo que no saben es que Teresita ha escuchado todo. Baja y se encuentra con Charo. “¡Reyna tiene un amante!”, le dice. El problema es que también la escucha Nelly.

Monserrat sube la botella de champagne al cuarto de Isabela pero eso pasa a su lado Francesca. Pensando que su hija se ha dedicado al alcohol por su traición, abre la puerta del cuarto y se encuentra a Isabela besando apasionadamente a Leonardo.

Valora la nota:AFHS: Francesca descubre a su hija en brazos de Leonardo
¡Excelente!
Valoración Total
5/5