El lunes continúa juicio contra grupo punk ruso que actuó en catedral

Chicas fueron detenidas por ofrecer una actuación contra el presidente ruso, Vladímir Putin, en el altar de la Catedral de Cristo Salvador de Moscú.
EFE

La segunda vista judicial contra tres miembros del grupo punk ruso Pussy Riot, que fueron detenidas por ofrecer una actuación contra el presidente ruso, Vladímir Putin, en el altar de la Catedral de Cristo Salvador de Moscú, arranca mañana en el Tribunal Jamóvnicheski de la capital rusa.

Durante la preliminar vista judicial, que transcurrió a puerta cerrada, el tribunal ordenó prolongar por otros seis meses el arresto de las tres mujeres, que permanecen en prisión preventiva desde marzo.

De esta forma, las jóvenes (consideradas presas de conciencia por Amnistía Internacional) continuarán en custodia hasta mediados de enero del próximo año, informan las agencias rusas.

El pasado 21 de febrero, las componentes de Pussy Riot penetraron en el altar del principal templo ortodoxo ruso desde donde profirieron gritos de "¡Santa María, expulsa a Putin!" e intentaron tocar las guitarras, pero fueron sacadas de la iglesia por los guardias.

La Iglesia rusa reaccionó indignada ante la profanación del lugar sagrado y pidió un severo castigo contra las mujeres, que podrían ser condenadas a varios años de cárcel.

Varios famosos tanto en Rusia como en otros países, entre ellos Sting, Red Hot Chilly Peppers y otros, se sumaron a la campaña de apoyo a las tres mujeres alegando que la medida impuesta por las autoridades es desmesurada.

La persecución de la oposición rusa se intensificó justo tras las numerosas protestas por la victoria de Putin en las presidenciales de marzo y de su partido en las cuestionables legislativas de diciembre.

EFE