Mariana Enríquez ganó el Premio Herralde de novela con la obra "Nuestra parte de noche". | Fuente: EFE

La escritora argentina Mariana Enríquez ganó la 37° edición del Premio Herralde de novela con la obra "Nuestra parte de noche", en la que consolida una mirada propia con el género fantástico y el terror siguiendo la estela de Julio Cortázar. Ella dijo que el terror le permite "pensar mejor la realidad" y los temas que le interesan literariamente.

Juan Pablo Villalobos, uno de los miembros el jurado, considera esta novela "continuadora de una tradición que podríamos denominar 'la Gran Novela Latinoamericana'" y la sitúa en "una estirpe de obras tan disímiles, pero igualmente ambiciosas y desmesuradas como 'Rayuela', 'Paradiso', 'Cien años de soledad' o '2666'".

En "Nuestra parte de noche", un padre y un hijo atraviesan Argentina por carretera, desde Buenos Aires hacia las cataratas de Iguazú, en la frontera norte de Brasil, en plenos años de la junta militar, con controles de soldados armados y tensión en el ambiente.

En ese marco realista, Mariana Enríquez construye una historia fantástica en la que el lector encuentra casas cuyo interior muta, pasadizos que esconden monstruos inimaginables, rituales con sacrificios humanos, andanzas en el Londres psicodélico de los años 60, enigmáticas liturgias sexuales.

INFLUENCIAS: DE BORGES A DEL TORO

En nombre del jurado del Premio Herralde de Novela, Gonzalo Pontón Gijón dijo que la novela desborda las convenciones del género al que se adscribe para "elevarse a la categoría de novela total, abierta a grandes asuntos como la inmensidad de la relación entre un padre y un hijo, los lazos terribles del amor y de la amistad, la enfermedad como condición de vida, las máscaras del ritual, la cara oculta de la historia y de la política".

Mariana Enríquez, que recibirá 18.000 euros de premio por el galardón que concede la editorial Anagrama, siente la influencia de Jorge Luis Borges, Neil Gaiman o Charlie Feiling. También podría haber paralelismos con el Guillermo del Toro de "El laberinto del fauno", "aunque menos luminosa" y, sobre todo, con "El espinazo del diablo", admite.

La novela, que supera las 600 páginas, era mucho más extensa, señala la autora, a la que le costó "decidir cuáles eran las partes donde mis obsesiones resultaban un exceso y un desborde".

TRABAJO LITERARIO

Mariana Enríquez (Buenos Aires, 1973) es periodista, profesora y subeditora del suplemento "Radar" del diario "Página/12", y en su trayectoria ha escrito novelas, relatos de viajes, perfiles como "La hermana menor", acerca de la escritora Silvina Ocampo.

Su debut literario se produjo cuando tenía 19 años con la novela "Bajar es lo peor", en la que abordaba cuestiones de interés para la juventud como el alcohol, el rock y las drogas, un libro que por azar publicó Planeta y se convirtió en un superventas.

En los últimos años ha alternado la escritura de novelas como "Este es el mar" (2017) con cuentos como el volumen "Las cosas que perdimos en el fuego" (2016) o libros de no ficción como "Alguien camina sobre tu tumba: Mis viajes a cementerios" (2013). (EFE)

¿Qué opinas?