Los indicadores parciales disponibles sugieren que el crecimiento de agosto no mostraría una desaceleración tan acentuada como inicialmente se estimaba, informó el Banco de Crédito del Perú.

Según la entidad financiera, ello estaría principalmente ligado al comportamiento de los sectores primarios y al efecto estadístico de contar con mayor número de días laborables en agosto 2011  frente a agosto 2010.

Por su parte, las expectativas de las empresas siguen mostrando recuperación tras los niveles mínimos del año alcanzados en segundo trimestre, pero ésta aún es moderada y se mantiene cerca del tramo de incertidumbre.

"Esto se condiría con el menor crecimiento registrado en las importaciones de bienes de capital, que en agosto crecieron a su menor ritmo de los últimos cinco meses (19.9%) y que se habría acentuado en septiembre, cuando preliminarmente crecieron sólo 6.3%", señaló el BCP.

Indicó que el dinamismo de indicadores vinculados al consumo, junto con una menor velocidad de variables ligadas a la inversión, grafica una situación en la que el panorama de riesgos, sobre todo los vinculados al sector externo, aún sugiere sesgos a la baja.

Así, se observa que hasta agosto la economía peruana habría mantenido un ritmo de crecimiento acumulado de 7.4%, con una desaceleración en los últimos meses menos intensa de lo que se preveía.

Sin embargo, sobre todo por el flanco externo, los riesgos a la baja  persisten, de manera que, en caso de necesidad, es destacable que exista margen para la implementación de políticas contracíclicas, tanto por el lado fiscal como por el monetario.