Cerveceros italianos se rebelan por impuesto a su producto

Según datos de EFE, con las últimas subidas aprobadas por el Parlamento italiano, el incremento del impuesto especial sobre la cerveza llegará al 126,2% en 2015 con respecto a 2003.
Difusion

La Asociación de Industriales de la Cerveza y la Malta (AssoBirra) ha puesto en marcha una campaña en Italia para frenar la subida de las tasas gubernamentales sobre esta bebida, que
han aumentado un 89,9 % en los últimos diez años.

Con las últimas subidas aprobadas por el Parlamento italiano, el incremento del impuesto especial sobre la cerveza llegará al 126,2% en 2015 con respecto a 2003, según datos facilitados a Efe por
AssoBirra.

La organización ha lanzado una colecta de firmas a través de la página web www.salvalatuabirra.it, la plataforma social change.org y las redes sociales Facebook y Twitter con la etiqueta "#salvalatuabirra". En seis días la iniciativa ha conseguido, hasta el momento, 34.880 firmas.

En una entrevista con este medio, el director general de la organización, Filippo Terzaghi, lamentó "la falta de imaginación de nuestros legisladores, que van directamente a por nosotros y ponen
en peligro nuestra industria".

Terzaghi aseguró que este aumento de las tasas podría hacer que el consumo cayera entre un cinco y un seis por ciento.

"La cerveza es una bebida natural, de baja graduación alcohólica, que en Italia es fabricada por unos 500 productores, entre grandes marcas y pequeños cerveceros artesanales, que da trabajo a 150.000 personas, exporta el estilo de vida italiano al mundo y ayuda a la agricultura nacional", manifestó Terzaghi.

Por ello, el director de AssoBirra se preguntó "por qué se penaliza un sector que funciona, que crea riqueza".

"Nos sentimos discriminados. Somos la única bebida de baja graduación alcohólica en Italia con un impuesto especial", indicó.

Terzaghi señaló que "los italianos pagan tres veces más impuestos por una cerveza que los alemanes o los españoles" y recordó que la medida "no sólo afecta a nuestro sector, sino también al italiano medio, ya sea desempleado o millonario".

Por ello, pide que no se continúe tasando la cerveza y espera que el Gobierno italiano "dé marcha atrás".


EFE