Las empresas pueden llegar a perder anualmente hasta US$ 500 mil por no hacer frente a sus equipos de impresión inactivos, así lo señaló Jorge Cortés, gerente de ventas de Stansa.

“Si vamos al balance mensual en cantidades de dinero, hemos tenido experiencias de empresas de gran tamaño, que por falta de capacitación de parte de sus técnicos, escases de repuestos y de partes han registrado pérdidas por costos de inoperatividad que oscilan entre US$ 1.000 y US$ 1.500 mensuales por equipo. Las escalas son diferentes y dependen del tamaño de la empresa”, señaló Cortés.

Asimismo, indicó que para una empresa mediana las pérdidas por inactividad de equipos pueden oscilar entre US$ 500 y US$ 600 mensuales. Para una empresa pequeña puede ser entre US$ 200 y US$ 250.

Considerando que las empresas tienen más de un equipo de impresión, se tratan de pérdidas superiores a los US $ 200 mil para pequeñas y medianas empresas.

“Un equipo inoperativo significa pérdida de dinero. Si te vas a la calle el costo por impresión puede costar entre 30 céntimos o S/.1. Si la máquina está inoperativa se proyecta un costo de impresión extra. Adicionalmente a eso súmale los fax en cola, la falta de información, la imposibilidad de hacer escaneos. Ese tipo de inoperancias restan productividad a las empresas”, enfatizó.

Cortez señaló que el principal problema en Lima respecto a los equipos de impresión es el atasco de papel por papel húmedo, debido al clima de la ciudad. Adicionalmente, el segundo problema es la mala manipulación de los usuarios. “Los usuarios por desconocimiento rompen algunas piezas, a pesar de haber leído los pasos a seguir”, indicó.

Según el especialista, la mejor manera de hacer frente a costos extras no previstos, provenientes de errores en equipos, es emplear de manera correcta la herramienta de Service Desk.

“El Service Desk es un servicio de monitoreo remoto y soporte en línea que nos permite identificar las necesidades y problemas  que pueden tener nuestros equipos de impresión de manera online. Un servicio así, permita que, al reconocer problemas de manera remota se puedan brindar alternativas de solución inmediatas sin que la empresa pierda tiempo excesivo con maquinarias detenidas”, culminó Cortés.