Hutchinson y APM terminals estudian retiro de concesión de Muelle Norte

Ello en caso en caso alguna decisión judicial o administrativa permita la participación de Dubai Ports (DPW) en dicho proceso.

 

Los operadores portuarios Hutchinson y APM Terminals (números 1 y 2 respectivamente en el ranking mundial) adelantaron su decisión de retirarse del concurso internacional para la concesión del Muelle Norte del Callao, en caso alguna decisión judicial o administrativa permita la participación de Dubai Ports (DPW) en dicho proceso.

Ambos operadores justifican dicha decisión en el hecho de que las bases de dicho concurso tienen como objetivo esencial promover la competencia intraportuaria.

Precisaron que en caso DPW lograra participar el proceso éste  se desvirtuaría por completo en tanto la referida empresa no califica para el mismo pues al contar ya con la concesión del Muelle Sur no podría manejar directa o indirectamente el Muelle Norte pues no puede competir consigo mismo.

Agregan ambos postores que desde el 2005, año en el que se inició el proceso de modernización del Callao con la entrega del Muelle Sur, quedó muy claro que el Estado peruano había escogido el esquema de Competencia Intraportuaria, como sucede en el 80% de los puertos del mundo que movilizan más de 2 millones de TEUS por año, como próximamente será el caso del Callao. Especificaron también que las autoridades peruanas definieron que dicho esquema es más competitivo que el monopólico al reducir los costos para los usuarios del puerto.

Asimismo, negando recientes versiones periodísticas, ambos postores afirmaron que no existe en la actualidad un monopolio natural en el Callao, pues desde la concesión del Muelle Sur existen dos operadores en competencia (DPW y Enapu); y que por ende, el concurso del Muelle Norte se hizo con el propósito de profundizar en dicho esquema y no retornar al esquema monopólico anterior con la sola existencia de Enapu.

Finalizan ambos postores, solicitando se respeten las decisiones de las autoridades, las bases del concurso y la estabilidad jurídica,señalando que los inversionistas nacionales y extranjeros deben respetar la institucionalidad de los países, y que además, ninguno de ellos, y menos un juez puede pretender dictar políticas de Estado y menos imponer un monopolio.

Indicaron que en caso el Estado peruano opte por implementar un monopolio en el Callao, los dos postores dejarían de lado sus intenciones de invertir en el primer puerto del país.