Papa pide nuevo estilo de vida solidario y sobrio para salir de crisis

Benedicto XVI dijo que sólo con un estilo de vida sobrio, solidario y responsable se puede afrontar la grave crisis económica que afecta al mundo.

Benedicto XVI dijo hoy que la "grave" crisis económica que padece el mundo está enlazada con una crisis "estructural, cultural y de valores" y que sólo con un estilo de vida basado en la sobriedad, la solidaridad y la responsabilidad se puede construir una sociedad más justa y un futuro mejor.

El Papa hizo estas afirmaciones en el discurso que dirigió hoy al presidente de la Región del Lazio, Pietro Marrazo; al alcalde de Roma, Gianni Alemanno, y al Presidente de la Diputación de Roma, Nicola Zingaretti, a los que recibió en el Vaticano para el tradicional intercambio de felicitaciones por el año nuevo.

El Obispo de Roma afirmó que para salir de la crisis es necesario que se superen las divisiones y se diseñen proyectos estratégicos para los años futuros, inspirados en los principios y valores que forman parte del patrimonio de los pueblos.

El Papa Ratzinger subrayó que es necesaria una sinergia entre todas las instituciones para ofrecer respuestas a las crecientes necesidades de las gentes.

"Pienso en las familias, especialmente en aquellas con hijos pequeños que tienen derecho a un futuro tranquilo, y en los ancianos, muchos de los cuales viven en soledad y condiciones preocupantes. Pienso en la falta de viviendas, en la falta de trabajo y en el paro juvenil y en la no fácil convivencia entre grupos étnicos, en el gran problema de la inmigración y de los gitanos", afirmó.

El Pontífice señaló que la obligación del Estado es adoptar las políticas sociales y económicas, y la de la Iglesia estimular la reflexión y la formación de las conciencias de todos los fieles.

Según el Papa, "nunca como hasta ahora la sociedad civil entiende que sólo con estilos de vida inspirados en la sobriedad, la solidaridad y la responsabilidad, es posible construir una sociedad más justa y un futuro mejor para todos".

Benedicto XVI abogó por un estilo de vida "que reduzca el individualismo y los intereses particulares en aras del bien de todos, prestando especial atención a las personas más débiles, que no deben ser consideradas como un peso, sino como un recurso que hay que valorar". EFE