La cotización del petróleo de Texas subió hoy un 8,54% en la Bolsa Mercantil de Nueva York, su mayor subida en un sólo día de los dos últimos años, y cerró a 93,57 dólares por barril debido a la escalada de la violencia en Libia.

Al concluir la sesión en la Bolsa Mercantil de Nueva York, los contratos de futuros del Petróleo Intermedio de Texas (WTI) para entrega en marzo habían sumado 7,37 dólares respecto a la jornada anterior

La escalada del precio del petróleo a raíz de la revuelta en Libia, que está afectando ya a la producción de ese importante suministrador de hidrocarburos a Europa, ha agitado el fantasma de la crisis de 2008.

Los ministros de la OPEP presentes hoy en Riad en una reunión extraordinaria del Foro Internacional de Energía (FIE) intentaron disipar esos temores y aseguraron que la situación actual del mercado petrolero dista mucho de parecerse a la de 2008.

"Quiero hacer hincapié en el hecho de que no estamos en 2008", dijo el ministro saudí de Petróleo, Ali I. Al Naime, en rueda de prensa.

"No hay escasez en términos de la oferta. Todos reconocen que los inventarios están en un nivel muy confortable" y que la OPEP, y en especial Arabia Saudí, tiene posibilidad de reaccionar", indicó.

Con este argumento aludió al hecho de que en la primera mitad de 2008 todos los productores de crudo en el mundo bombeaban al máximo de su capacidad y no tenían reserva para reaccionar frente a un eventual corte de producción. Ahora, ante las revueltas en Libia, dicen que pueden hacerlo, aunque de momento no lo ven necesario.

Está por ver si este mensaje enviado desde Riad logrará tranquilizar a los mercados, después de que la petrolera hispano-argentina Repsol YPF anunciara hoy que suspende su actividad en Libia y que la francesa Total y la italiana ENI decidieran reducir significativamente su producción.

EFE